Aragón
Suscríbete por 1€

Caspe: equilibrio (y Compromiso) sobre ruedas

Acaba de cumplir 26 años y lo ha ganado todo en la disciplina de ‘biketrial’; busca nuevas motivaciones para 2018, además de seguir desarrollando junto a su padre la empresa familiar Clean.

Abel Mustieles, sobre su bici de competición, delante de la empresa Clean Trials, que regenta junto a su padre.
Abel Mustieles, sobre su bici de competición, delante de la empresa Clean Trials, que regenta junto a su padre.
Laura Uranga

Si han visto alguna vez pruebas de velocidad por eliminación en ciclismo en pista, quizá se hayan topado con la extraña imagen de ver a un ciclista quieto sobre su bici, en equilibrio, para dejar que su rival le pase y preparar la estrategia del acelerón final desde atrás, con la ventaja visual. El ciclista Abel Mustieles (26 años recién cumplidos) no compite en velódromo, ni sobre el asfalto de las carreteras, sino en entornos naturales y dentro de la especialidad de trial; acumula tres títulos mundiales y otros tantos europeos. También sabe quedarse quieto mucho rato sobre su bici, hacerla botar, girar en redondo sin pedalear... un cúmulo de trucos que requieren de fuerza, habilidad y un equilibrio absoluto: las máquinas no tienen sillín, por cierto. Abel es de Caspe, vive en Caspe, entrena en Caspe y lleva Clean Trials, la empresa familiar relacionada con el ‘biketrial’... desde Caspe.

"La afición ?comenta Abel? me viene de mi padre, José Antonio, que competía en trial de moto. Iba mucho a Alcañiz, porque tenía un grupo de amigos pilotos y sus hijos llevaban bicis de trial. Cuando me compró mi primera bici yo tenía unos cinco años, y me gustó desde el principio: lo pasábamos muy bien. Poco a poco, la cosa fue a más, y nuestros padres fueron dejando las motos para acompañarnos a las primeras pruebas de bici".

Caspe: equilibrio (y Compromiso) sobre ruedas

A los diez años, Abel ya despuntaba en su categoría dentro del entorno nacional; además, ganó los Juegos Mundiales de la Juventud en Francia. "Suena más de lo que es ?aclara? porque no había muchos rivales en competición allá. En esos años, y los siguientes, lo mejor eran los viajes, dormir fuera, ir varios chavales compitiendo... la aventura. En España fui haciendo podios, ganando a veces... pero la cosa tomó forma en mi primer año junior, 2008, aún no tenía 18 años; gané el mundial , ya tenía ranquin de la Unión Ciclista Internacional y aparecieron los primeros patrocinios".

En élite (categoría absoluta) debutó en 2010, con una plata en el mundial celebrado en Canadá. El año grande de Abel sería 2013: se llevó el nacional, el europeo, la copa del mundo y mundial, siempre en la categoría de ruedas de veinte pulgadas.

Emprender en familia

Antes de montar Clean Trials en 2013, los Mustieles tenían una tienda multimarca, MG Bikes. La distribución en toda España de una marca francesa a partir de 2013 motivó la formación de Clean y el cierre de la tienda física. "Con el trial ?confiesa Abel? no se gana uno la vida si no entras en la rueda de las exhibiciones, cosa que no he hecho ni haré. Así que nos planteamos la empresa y viajamos a Taiwan a buscar proveedores; aquello es un mundo, pero mis resultados deportivos sirvieron para hacer buenos contactos. El mundo del trial es pequeñito, pero en este entorno sí me conocen por Asia. En 2014 ya corrí con mis propios cuadros Clean, y en 2015 armamos una bici propia".

De aquel prototipo se fabricaron cincuenta bicis y se vendieron todas... aunque el resultado no fue el esperado. "Se rompían, una tras otras. Gané el Mundial en Andorra con la bici rajada; de hecho, tapaba la raja para que no se viera… eso sí, respondimos como empresa, cambiamos todas las bicis y los clientes lo entendieron. En 2016 sacamos un modelo nuevo con un salto de calidad importante, todas las pruebas bien hechas y los detalles cuidados: funcionó".

En mayo de 2016 les contactó el grupo Excens, que tiene la marca Hebo, para un acuerdo de patrocinio. "Resultó que tenían una marca de motos de trial, TRS, y les faltaba una bici. No pensábamos en vender y rechazamos una primera oferta, pero la mejoraron y vendimos en octubre del año pasado, manteniendo el nombre y la marca, además de quedarnos a trabajar aquí con buenos salarios. Nos propusieron irnos a Barcelona, pero no, de eso nada; en un futuro no te digo, pero aquí tengo todo a tres minutos, familia, pareja, amigos, zonas de entrenamiento... estoy a gusto".

Caspe, volcado con Abel

Del glorioso 2013, Abel recuerda con especial cariño el recibimiento en Caspe. "Me hizo más ilusión que el título. Con un homenaje me basta, ¿eh? No hacen falta más, con los otros títulos incluso les dije que no montaran nada. Ese año hice el saque de honor en La Romareda junto a Andrés Blas, que había ganado el mundial de waterpolo con España. Ahora sigo compitiendo, este año va bien y tengo la copa del mundo a tiro, en el nacional quedé segundo pero los tres del podio llevábamos bici Clean, así que todo perfecto ?ríe? y el año que viene me pasaré a las ruedas de veintiséis pulgadas, que será un aliciente extra; competir ya no es lo primerísimo, aunque siga con ganas. Ahora me hace más feliz ver a chavales con bicis Clean por la calle".

El Compromiso de Caspe, un hito fundamental en el curso de la historia aragonesa

El 31 de mayo de 1410 se produjo un hecho inédito en la Corona de Aragón: moría sin descendencia el rey Martín, hijo menor de Pedro IV, que había sucedido en 1396 a su hermano Juan I, lo que dejaba vacante el trono de Aragón. Unos meses antes de la muerte del monarca, su único hijo Martín el Joven, rey de Sicilia, había fallecido en Cerdeña sin hijos legítimos, y en esos meses no se había llegado a designar un heredero; Martín tampoco tenía hermanos, lo que dejaba a la monarquía aragonesa, por primera vez en su historia, sin un sucesor decidido. Surgieron cinco candidatos. Eran Alfonso duque de Gandía, conde de Ribagorza y de Denia, que murió en marzo de 1412; Jaime de Urgel; el infante Luis de Anjou; Fernando de Castilla y Fadrique de Luna. Tras un largo interregno de veintiséis meses sin monarca, nueve representantes de los Parlamentos de Aragón, Cataluña y Valencia tomaron la iniciativa y con el respaldo del papa Benedicto XIII, se llegó al llamado Compromiso de Caspe, hecho público el 28 de junio de 1412, que restablecía la monarquía aragonesa en la persona de Fernando I.

Caspolinos en lucha por la recuperación del antiguo cauce del Guadalope

La Asociación de Amigos del Castillo del Compromiso de Caspe inició hace año y medio una campaña de concienciación para que se lleva a cabo una recuperación del antiguo cauce del río Guadalope, desviado tres kilómetros de su curso natural hace algo más de medio siglo por la construcción del embalse de Mequinenza; se trata de un impulso renovado a una vieja aspiración que ya tuvo anteriormente otros defensores en el ámbito público. El tramo en conflicto discurre a lo largo de seis kilómetros largos, en los que se ha acumulado suciedad y escombros, especialmente en la zona de La Palanca: el objetivo es recuperarlo como cauce y acondicionar en ese entorno una zona de ocio, con senderos para caminantes y bicicletas. El presidente de la Asociación, Alfredo Grañena, se ha erigido en portavoz de esta pelea; bajo el seudónimo de Modesto, Grañena ya mostró su identificación con la causa hídrica cuando escribió el libro de la colección Tedero ‘ Cauvaca. El paraíso perdido’ (2016), en el que se recuerdan las expropiaciones, inundación y abandono precipitado del barrio rural de Cabo de Vaca (Cauvaca) en 1965, también a consecuencia del embalse de Mequinenza.

LOS IMPRESCINDIBLES

La raqueta de Irene Burillo

La caspolina, de brillante trayectoria júnior, ha cumplido este verano 20 años y compite regularmente en el circuito profesional ITF, segunda división del tenis mundial. Este año ha logrado un título de dobles en Hammamet (Túnez).

Manolo Royo, todo humor

El humorista, nacido igualmente en la localidad bajoaragonesa, es un clásico sobre las tablas en la oferta cómica de las fiestas pilaristas. Comenzó su carrera en el circo de los Tonetti y también ha brillado en televisión.

El Templo Romano

El Templo Romano de Caspe, conocido como el Mausoleo de Miralpeix, fue trasladado en 1962 a los Jardines del Compromiso para evitar que quedara bajo las aguas del embalse de Mequinenza. Data de finales del siglo II.

Ir al especial 'Aragón, pueblo a pueblo'

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión