Despliega el menú
Aragón

El Ecomuseo de Aínsa, de los pocos en albergar un ejemplar de quebrantahuesos

Este espacio es también singular por ser el parque zoológico más pequeño de Aragón y por encontrarse dentro de la torre de un castillo del siglo XI.

Huesos es un quebrantahuesos que vive en Aínsa desde agosto.
El Ecomuseo de Aínsa, de los pocos en albergar un ejemplar de quebrantahuesos
Ecomuseo Fauna Pirenaica

Se llama Huesos y ha llegado hace unos meses a su nuevo hogar, el Ecomuseo de Aínsa. Este ejemplar de quebrantahuesos es de los pocos que se pueden observar en España en cautividad y se encuentra en el parque zoológico de la localidad oscense.

Pero esto no es lo único que hace de este un lugar singular. El museo es, además, el más pequeño de estas características de Aragón, y se sitúa dentro de la torre de un castillo del siglo XI, en castillo de Aínsa.

De unos 250 metros cuadrados de superficie, el Ecomuseo de la Fauna Pirenaica del Castillo de Aínsa alberga una colección de aves rapaces incapacitadas para vivir en libertad, que se exhiben al público con fines estrictamente educativos.

Actualmente, en este albergue viven seis ejemplares de rapaces. El último en llegar ha sido Huesos, un quebrantahuesos de dos años que fue trasladado al ecomuseo en agosto. Es el primero de estas características en llegar a Aínsa en los 20 años que las instalaciones llevan en funcionamiento. El resto de aves son dos águilas culebreras, un milano negro y dos búhos reales.

El visitante tiene acceso a todos estos ejemplares en una visita guiada por un profesional, que aporta información sobre las rapaces a su paso. El recorrido se realiza a través de un túnel de observación con cristales, permitiendo observar a las aves sin causarles molestia.

La Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos gestiona este Ecomuseo, situado en plena comarca de Sobrarbe, la zona de los Pirineos con mayor número de quebrantahuesos y muy prolífica en rapaces. En 2016, pasaron por él 13.000 visitantes, entre turistas aficionados a las aves y acciones con fines educativos.

Según los datos facilitados por la fundación, antes del cierre del actual ejercicio y sólo durante los meses de julio y agosto, se ha producido un incremento del 30% en las visitas respecto al mismo periodo del año pasado.

En el centro se realizan también labores de educación ambiental y de sensibilización sobre la conservación del quebrantahuesos. Además de en Aínsa, esta especie solo se puede observar en cautividad en los zoos de Barcelona y de Jérez o en el Centro Món Natura, en el Pirineo de Lérida.

Etiquetas
Comentarios