Despliega el menú
Aragón

Más del 40% de las casi 6.400 hectáreas de zona industrial de Aragón están sin ocupar

La Comunidad cuenta con 355 polígonos, la mayor parte construidos con ayudas institucionales.  Mientras hay áreas al 100% de ocupación, otras, como la de Gargallo o Aniñón, están vacías.

Las parcelas, que cuentan con todos los servicios, siguen vacías frente al pueblo de Aniñón.
Más del 40% de las casi 6.400 hectáreas de zona industrial de Aragón están sin ocupar
Macipe

De las 6.366 hectáreas de superficie industrial listas para edificar –excluyendo los viales y accesos– que hay en Aragón, el 43% están sin ocupar. La fiebre por construir polígonos en época de bonanza económica con ayudas institucionales llevó a que haya 355 zonas industriales repartidas por toda la Comunidad. Y también a que, salvo los que se concentran en las tres capitales de provincia o en las cabeceras de comarca, muchos polígonos sigan manteniendo gran parte de sus parcelas, cuando no todas, libres en algunos casos puntuales.

Según los datos que pueden obtenerse en la web del Instituto Aragonés de Fomento (IAF), 3.642 hectáreas están ocupadas. Aunque la mayor concentración de áreas industriales está en el entorno de la capital aragonesa, en el medio rural, hay casi un polígono por cada dos pueblos.

La distribución es desigual y, mientras que hay polígonos, como el de Binéfar, en Huesca, que están casi al 100% y ya están trabajando en su ampliación para acoger la llegada de nuevas empresas, otros permanecen durmiendo el sueño de los justos.

El Ayuntamiento de la cabecera comarcal de La Litera acaba de modificar su plan urbanístico para dar cabida a la llegada de un gran matadero de porcino impulsado por un grupo italiano, que prevé una inversión de unos 70 millones de euros y la creación de 1.600 empleos.

Otro caso es el de Calatayud, donde todas las parcelas de los dos polígonos –el de la Charluca y Mediavega– están vendidas. En estos momentos está en obras una nueva fábrica de pañales, que empezará a funcionar en breve. Según informan desde el departamento de Desarrollo Económico del Ayuntamiento de Calatayud, la web Calatayud Emprende se creó para impulsar la creación de nuevas empresas.

Nuevos proyectos

El polígono de actuación industrial promovido por la entidad pública empresarial del suelo (Sepes) de Tarazona va tomando pulso, aunque sigue manteniendo 92.000 metros cuadrados de superficie libre. De las 147 parcelas existentes, 29 están sin ocupar. Desde el Ayuntamiento turiasonense informan de que en los últimos años se ha trabajado "intensamente" en la captación de tejido productivo y se sigue trabajando para asentar nuevos proyectos. El otro polígono, el de Cunchillos, promovido por particulares, está lleno.

En Ejea de los Caballeros, hay suelo libre en el polígono municipal Valdeferrín Oeste, con 641.858 m2 de superficie. La alcaldesa, Teresa Ladrero, informa de que acaban de vender 32.000 m2 y han encargado el proyecto para ampliar el polígono en 185.000 metros más, debido a dos solicitudes de ampliación para esa zona nueva.

Por su parte, el Ayuntamiento de Illueca también continúa dando pasos para la creación de un nuevo polígono industrial. Esta semana se licitará la redacción del plan parcial de este nuevo espacio de 85.000 metros cuadrados. "Hemos tenido conversaciones con varias empresas que necesitaban entre 10.000 y 20.000 metros cuadrados y que no hemos podido seguir avanzado en ellas ante la falta de suelo industrial con la que nos encontramos en Illueca", explica el alcalde, Ignacio Herrero. El nuevo polígono se plantea en la zona próxima al cementerio municipal y a los pies de la variante de la A-1503. "Queremos tener todos los trámites administrativos realizados para que cuando llegue el momento de instalar una nueva empresa, podamos comenzar a urbanizar sin mayor demora", añade Herrero.

Un 100% de suelos vacíos

En el otro lado de la balanza están muncipios como Aniñón, en la comarca Comunidad de Calatayud, donde todas las parcelas están vacías. Las ayudas institucionales permitieron costear una inversión de unos 700.000 euros, que tras conseguir todos los servicios en 2013, no se ha inaugurado. Este caso no es el único.

En la provincia de Teruel también hay algunos casos que llaman la atención. Pueblos como Gargallo, Galve o Jarque de la Val –con 102, 159 y 74 empadronados, respectivamente– también crearon sus polígono industrial propios, aunque siguen libres y en ninguno de los tres casos se ha ocupado ni un solo metro cuadrado –siempre según la base de datos del IAF–.

Etiquetas
Comentarios