Aragón
Suscríbete por 1€

Ruta a La Muela de Montalbán y sus espectaculares miradores

Desde la localidad de Montalbán, cocapital de la comarca de Cuencas Mineras, realizamos un recorrido circular por el macizo de La Muela, disfrutando de las vistas que ofrecen sus espléndidos miradores.

Mapa de la ruta a La Muela de Montalbán.
Mapa de la ruta a La Muela de Montalbán.
Cartografía Prames

La Muela de Montalbán es una de las calladas sierras turolenses, donde las calizas se arremolinan para dejar pasar a un río Martín incipiente, pero ya con carácter, que trae las esencias de la sierra de San Just, y al que se abrazan los montalbinos que veneran estos montes, de los que cada vez dependen menos. En esta ocasión caminaremos por tierras de las Cuencas Mineras, entre pequeños bancales, corros de tierra robados al inclinado terreno, con sus abrigos espaldados donde seguro se cobijaban del frío, del calor, de las aguas y de todas las inclemencias, aquellas gentes que cuidaban de sus cuatro espigas, de sus cuatro ovejas, para, con gran esfuerzo, sacar adelante la casa, la hacienda y la familia.

Partimos de la gasolinera de Montalbán, capital histórica de la comarca, para cruzar el río Martín, que brioso pasa por su vega para ir a dar lección a otra parte, acompañado del GR 262, acondicionado recientemente como Sendero Turístico de Aragón, y que con sus 86 km se lo recorre de principio a fin. Nos vamos aproximando hacia la sierra, que orgullosa nos muestra la peña Chimila, su avanzadilla.

En poco más de media hora llegamos a la fuente de Valdemiguel, donde comienza el circuito. Dejamos la pista y nos metemos en el sendero, que comienza a subir decidido a ir mostrándonos los más bellos rincones de los pacos de estos montes. El primero es la fuente, donde se estancan las aguas que bajan por un estrecho y alto barranco, adornado por vegetación que ama la humedad. Luego tenemos el mirador geológico, una panorámica creada tras millones de años de historia en estas tierras.

Refugio de bandoleros

Un frondoso bosque de pino de repoblación es la solución que dieron hace décadas a estas laderas, plagadas de pequeños corros sustentados por trabajosos bancales y que, poco a poco, fueron abandonados por sus gentes en busca de algo mejor. Junto a muchos de ellos, yacen las ruinas de pequeños cobijos de piedra seca, con los que nos gustaría establecer un diálogo que nos permitiera arrancarles sus secretos, olvidados en las penumbras de los nuevos pinos.

Seguimos, y nuestros pasos se topan con un cruce, que nos abre un corto itinerario hacia otro mirador, el de Montalbán, que muestra esa depresión del Martín, que aboca a sus gentes a buscarse junto a él la vida. Retrocedemos sobre nuestros pasos, y nos acercamos a ver la cueva del Greñicas, temido bandolero del siglo XIX, que algo de bueno tendría, porque no es posible que una persona albergue tanta maldad como se le atribuye.

De nuevo a nuestro sendero del circuito, para subir más y más a lo alto de estas curiosas lomas que conforman la llamada Muela de Montalbán. A pesar de estar fuera del circuito, hemos hecho propósito de llegarnos hasta su máxima altura, marcada por un vértice geodésico. Pero antes de eso, nos topamos con el tercer mirador del día, el de Morrón Royo, que también se asoma a los abismos de la sierra, mostrándonos el jovial discurrir del Martín.

Hasta la cima

De vuelta al circuito, en pocas decenas de metros, encontramos una mal señalada entrada al sendero cimero, bajo enormes cables y torres de luz. Un sendero, que aunque a tramos lo disimule, provisto de hitos, nos sube en poco más de un cuarto de hora, hasta lo alto de este monte, que con sus 1294 metros supone el punto máximo del conjunto de la sierra. Se trata de una planicie vegetada, aunque permite la vista a sus 3600. Descendemos para retomar de nuevo el sendero, e ir bajando ya decididamente por su cómodo discurrir entre pinos, que nos deja en una pista, y luego en otra mayor, para cerrar el circuito, y volver al pueblo repitiendo recorrido en el último kilómetro.

Tipo de recorrido: circular.

Distancia: 14,2 km.

Dificultad: por distancia, nivel medio.

Desnivel +/-: 700 m.

Horario: 4 h 50 min, sin paradas, en condiciones de verano.

Época recomendada: primavera, verano (evitando días más calurosos), otoño.

Acceso: desde Zaragoza, por la N-232 y, pasado El Burgo de Ebro, por la A-222 hasta el cruce con la N-211, y por ella hasta Montalbán. Desde Teruel, por la N-240 hasta pasar Utrillas y luego por la N-211 a Montalbán, o por la autovía A-23 y luego por N-211.

Más noticias en Unpaisdemontañas.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión