Aragón
Suscríbete por 1€

"Es lo que he escogido y asumo las consecuencias"

Carlos Portalés ha decidido alcanzar la cima de Monte Perdido en soledad.

Carlos Portalés, en la ascensión a Monte Perdido.
"Es lo que he escogido y asumo las consecuencias"
C. P.

"Cada uno adopta una actitud y se responsabiliza de sus problemas. Es lo que he escogido y asumo las consecuencias. Llevar un compañero es un seguro de vida, eso está claro". Carlos Portolés, zaragozano de 48 años, pasó varios días en el refugio de Góriz este agosto para ascender a Monte Perdido por distintas vías, sin más compañía que su mochila.

Tiene experiencia en la montaña. En el Nepal sufrió la congelación de los dos dedos gordos de los pies y tuvo que bajar en helicóptero hasta Katmandú. "Estuve un mes convaleciente en la MAZ", recuerda.

No oculta que siempre le han atraído las actividades de riesgo. Hizo un paréntesis tras este incidente hasta que al final decidió volcarse en la escalada deportiva. "Me empezaba a sentir estancado, metido en tareas cotidianas, y necesitaba recobrarme, reconocerme otra vez en el espejo. Opté por un desafío, que luego tiene la recompensa de saber que has alcanzado algo por ti mismo", explica este ‘coatch’, que da charlas y cursos.

Lleva un par de años saliendo solo. "Alguna vez me he pegado un buen susto", reconoce. "El otro día me encontré con tres montañeros y me echaron la bronca. Me dijeron que dónde iba solo, que por esa vía no va casi nadie, y que si me pasaba algo, nadie me podría auxiliar".

Dice ser consciente del riesgo que asume en solitario. "Se multiplica por cuatro". Pero asegura que toma algunas medidas de precaución extraordinarias. "Siempre que salgo pienso que puedo verme obligado a hacer noche y por lo tanto llevo ropa apropiada, material por si tuviera que hacer algún destrepe un grado superior para superarlo, luz y pilas de repuesto. Si te quedas sin luz en la noche te quedas inmóvil. Por supuesto, alimento, y sobre todo líquido".

No lleva, sin embargo, dispositivos especiales para dar una alerta vía satélite, en caso de no disponer de cobertura de móvil (algo bastante frecuente en el Pirineo), "aunque debería".

Necesita "exponer, segregar adrenalina y luego sentir la satisfacción de la misión cumplida", resume. "Te encuentras a ti mismo y te permite reflexionar. Pero siempre dentro de mis posibilidades, un paso por detrás de mi límite, porque sino no valoraría mi vida, y no es el caso".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión