Aragón
Suscríbete por 1€

El placer (y la imprudencia) de salir solo a la montaña

Por cada nueve grupos que suben al Aneto, hay un montañero solitario. Un reto, una aventura, que aumenta el riesgo y complica el rescate.

Un montañero en el paso de Mahoma, de regreso de la cima del Aneto.
Un montañero en el paso de Mahoma, de regreso de la cima del Aneto.
Montaña segura

El caso de Mikel Crespo, el joven vasco muerto en el pico Balaitus (3.144 metros) a principios de mes por una caída de 150 metros, cuyo cadáver se encontró tres días después gracias a un amplio despliegue de los grupos de rescate, ha reabierto el debate sobre los montañeros solitarios. Tenía experiencia, pero con solo 20 años no respondía al perfil de quienes se arriesgan a salir sin compañía: personas curtidas, de más de 45 años, conscientes del plus de riesgo que asumen, y más numerosas de lo que parece.

Las encuestas realizadas por la campaña Montaña Segura entre los excursionistas en los últimos años indican que en un 5% de los casos el aficionado iba solo, porcentaje que aumenta en rutas de mayor nivel. En el caso del Aneto, al 10%, y en el de Monte Perdido, al 15%. Curiosamente, al cruzar estos datos con los rescates, resulta que son auxiliados en menor proporción (un 7%).

Sin embargo, la Guardia Civil siempre desaconseja ir solo y recomienda, ya no ir dos, sino tres: si uno se accidenta, otro va a pedir ayuda y el tercero se queda a asistirlo. Es por la propia seguridad del excursionista y porque se complica el auxilio cuando no se sabe dónde buscar, poniendo incluso en peligro al rescatador. Ocurrió con el zaragozano José María García, perdido en el valle de Bujaruelo. El operativo de búsqueda acabó trágicamente, con el fallecimiento de un militar de la UME. El cuerpo del montañero lo encontró por casualidad un pastor seis meses después.

Lo mismo opinan los clubes de montaña. "No lo podemos prohibir, pero lo desaconsejamos. Un accidente lo puedes tener igual si vas con 50, pero en compañía se puede anticipar el socorro", señala Manolo Bara, presidente de Peña Guara. Cuando se le pregunta qué impulsa a salir en solitario, responde: "Hay motivaciones personales. Yo he salido solo y tengo compañeros que lo hacen. Es una actividad placentera, la soledad frente a la grandeza de la montaña. Pero hay que conocer tus capacidades y sobre todo que lo sepa tu familia, que ellos también sean conscientes del riesgo que asumes".

"No podemos convencerlos"

Tras el accidente del joven vasco, Montaña Segura colgó en su página web algunas recomendaciones. Su coordinadora, Marta Ferrer, señala: "Difícilmente podremos convencerlos", porque a veces lo hacen por el placer de disfrutar de la montaña sin compañía". No se trata tanto de disuadirles como de que sigan unas pautas para mejorar su seguridad.

Los consejos pasan por escoger una actividad menos compleja de lo habitual, dejar dicho dónde se va, no cambiar de planes sin avisar y valorar cada cierto tiempo si se está yendo sobre lo previsto. Desde 2016 se utiliza la ‘Declaración de intenciones de montañeros solitarios’, una hoja en la que se reflejan datos como la hora de comienzo y llegada, a quién avisar en una emergencia o el equipo que se lleva (teléfono móvil con batería, localizador satélite, Arva, GPS, silbato, ropa impermeable...). No obstante, se advierte de que los ‘grupos’ de uno son poco seguros, pues ante un accidente la capacidad de reacción, asistencia y aviso se limita al grado de autonomía que permita al accidentado.

Los guardas de los refugios de montaña están acostumbrados a ver llegar a personas solas, normalmente gente "curtida" y de más de 45 años. "Vienen bastantes y suelen tener mucha experiencia", comenta David Castillo, del albergue de Cap de Llauset, que se encuentra entre quienes asumen este riesgo. "Soy guía y sé que hay que tomar medidas de seguridad. Pero también sale gente sin formación. Hay de todo".

Luis Muñoz, guarda de Góriz, dice que en el refugio se preocupan especialmente por este tipo de usuarios. Están muy atentos a su regreso. "Les pedimos que nos digan qué actividad van a hacer y a qué lugar. Si le pasa algo, por lo menos sabremos dónde buscar", explica. "Nos generan más inquietud. Sabemos que si les surge un problema, tendrán más complicado salir de allí".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión