Aragón
Suscríbete por 1€

Las mezquitas de Aragón exigirán un certificado de penales a los imanes

El delegado en Aragón de la Comisión Islámica en España (CIE) ha anunciado la puesta en marcha de un plan de medidas preventivas para asegurar que los imanes sean una "válvula de seguridad frente a la radicalización de jóvenes musulmanes".

Imagen del comienzo del Ramadán en una mezquita del barrio Oliver de Zaragoza.
Imagen del comienzo del Ramadán en una mezquita del barrio Oliver de Zaragoza.
Asier Alcorta

Un imán bien preparado y formado, con un nivel aceptable del conocimiento de El Corán así como de las leyes, los deberes y las obligaciones del país en el que reside (sea autóctono o no), puede convertirse en una "válvula de seguridad frente a la radicalización de jóvenes musulmanes" a través de Internet u otras vías. Así lo indica el delegado en Aragón de la Comisión Islámica en España (CIE) Fawaz Nahhas, quien a partir de septiembre convocará en una reunión a representantes y juntas directivas de las 70 mezquitas que hay en Aragón para implementar una serie de pautas que garanticen la "máxima precaución" en el nombramiento de estos ministros de culto. Entre ellas, la exigencia de presentar un certificado de antecedentes penales (y no solo de delitos sexuales) a quienes quieran dirigir la oración en estos lugares de culto y el impulso de una ley interna que obligue a comunicar a la Comunidad Islámica y consultar con el resto de mezquitas la llegada de cualquier imán que venga nuevo o sea de fuera. 

En Aragón se estima que hay 70 mezquitas para el culto de cerca de 54.000 musulmanes. Trece de ellas se encuentran en la capital aragonesa, que cuenta con una población de al menos 26.000 fieles. Estos lugares de culto se reparten por diferentes barrios de la ciudad, como Delicias, Oliver, Arrabal, Almozara, Actur, Casco Viejo, Las Fuentes, San José y Torrero, pero solo siete de ellas cuentan con un imán fijo. "A la mayoría de las mezquitas no les llega la recaudación semanal para poder pagar un imán (que cobra alrededor de 750 euros mensuales), de manera que cuando viene un imán voluntario cubre un problema para la comunidad religiosa", afirma Nahhas, quien añade que, por fortuna, en Aragón hay gente lo suficientemente preparada para dirigir la oración, si bien considera que haría falta un mayor compromiso por parte de la administración para hacer frente a este vacío.

"Nosotros tenemos un registro para saber las mezquitas que tienen imanes, y la mayoría no son fijos. El Gobierno de Aragón debería destinar un presupuesto para las minorías religiosas que dependen de la voluntad de los fieles", opina.

Para hacer frente a esta problemática, entre las medidas preventivas que contempla el plan anunciado por la Comunidad Islámica en Aragón figura también la formación de jóvenes que formen parte de asociaciones locales para evitar que un desconocido se ponga al frente de la oración en las mezquitas. Primero empezarán a impartir estas formaciones en Zaragoza y luego extenderán la iniciativa al resto de Aragón.

Colaboración con las fuerzas de seguridad

Además de esta medida y de la exigencia de un certificado de antecedentes penales, el presidente de la Comunidad Islámica en Zaragoza insiste en que "lo más importante" para ellos es la colaboración que mantienen con la Jefatura Superior de Policía de Aragón y otras fuerzas de seguridad. "No somos chivatos, pero sí que tenemos que ser conscientes y estar atentos a lo que pueda haber. Es nuestro deber porque la seguridad no es propia solo de un sector, sino que nos afecta a todos. Mañana mi mujer o mis hijos pueden estar en el lugar equivocado y convertirse en víctimas de un atentado, que es un acto atroz contra la vida y el sentido de la vida", zanja Nahhas.

Por su parte, fuentes de la Delegación del Gobierno en Aragón han informado de que la Comunidad no cuenta actualmente con un registro de imanes ni se prevé que lo haya a corto plazo, dada la libertad de religión absoluta que recoge la legislación. "No hay ningún control vinculado al credo, pero sí al historial delictivo que uno tenga", matizan.

A este respecto, desde la Comunidad Islámica en Aragón vuelven a subrayar la necesidad de trabajar juntos para evitar "malas sorpresas" como la sucedida en Ripoll. "Nosotros siempre advertimos a los responsables de que vigilen a cualquiera que se encargue de dirigir las oraciones o los discursos del viernes, pero a partir de ahora vamos a hacerlo de forma más oficial. La propia gente, los fieles aragoneses son también vigilantes y cuando ven que algún imán se sale del contexto correcto del Islam se encargan de pararlo y apartarlo de la dirección de la junta", asegura Nahhas, quien prevé que la mayoría de mezquitas de la capital aragonesa, "conscientes de la sociedad y de los tiempos en los que vivimos" se acojan a partir de septiembre a estas exigencias marcadas desde la CIE para garantizar el bien común.

No obstante, y aunque el compromiso por parte de la Comunidad Islámica a este respecto es "firme", Nahhas advierte de un hecho destacable que hay que tener en cuenta a la hora de saber qué papel juegan las mezquitas en la radicalización de jóvenes musulmanes. "La última generación de terroristas no frecuentan las mezquitas, son personas reclutadas a través de las discotecas, el mundo de las drogas y el crimen… no están reclutadas dentro de las comunidades islámicas de culto. El caso de Ripoll se hubiera evitado con más cooperación entre las fuerzas de seguridad de la Unión Europea y desde luego por nuestra parte va a haber la máxima precaución y transparencia, pero no somos la autoridad”, concluye.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión