Despliega el menú
Aragón

Erla: Antonio Aramburo, el tenor superlativo

Figura poco conocida del ‘bel canto’, fue coetáneo de Gayarre; la coral de Erla lleva su nombre como mascarón de proa.

Jesús Sánchez y María Elena Martínez junto al busto de Antonio Aramburo
Jesús Sánchez y María Elena Martínez junto al busto de Antonio Aramburo
Laura Uranga

Nació en Erla en 1840, y murió en Montevideo en 1912. El tenor Antonio Aramburo (no confundir la ‘u’ final en el apellido del escritor guipuzcoano... aunque el erlano también hizo patria, sin mayuscular) tiene desde abril un andador en Zaragoza que honra su nombre y profesión: ‘Tenor Aramburo’ pone en la placa que linda con el instituto Pablo Gargallo, en el barrio de San José. Su pueblo natal, que durante mucho tiempo no supo de la grandeza profesional de este singular artista, se ha apresurado a honrar su memoria: plaza, busto conmemorativo, señalamiento de su casa natal y, desde hace dos décadas, una coral que luce orgullosa su nombre en el membrete de la correspondencia.

El matrimonio formado por María Elena Martínez y Jesús Sánchez –Jesús también fue alcalde de Erla– forma parte de la coral desde su formación. El nombre de Tenor Aramburo viene de una serie de condicionantes. "A mediados de los noventa, la Diputación Provincial de Zaragoza –recuerda Jesús– estaba interesada en que se formase una coral aquí como parte de su programa cultural. Por aquél entonces vino al pueblo un médico, Vicente García de la Puerta, que había investigado sobre Aramburo y preguntó sobre sus raíces aquí. Conocíamos el apellido, nos pusimos a investigar... y la historia apareció con detalle. No había trascendido mucho como erlano: de hecho, en el País Vasco lo consideraban de allá. Su casa familiar se había vendido hace más de un siglo, y todos atribuíamos su origen a la familia que la ocupaba".

Erla: Antonio Aramburo, el tenor superlativo

Un carácter

Aramburo cantó en la Scala de Milán, en el Teatro Real de Madrid, el Liceo barcelonés o la ópera de La Habana. "Dicen –argumenta Jesús– que era más grande que su coetáneo Gayarre, que tenía más tesitura incluso... pero debía gastar mal genio. Se retiró a Montevideo, montó una escuela de canto y allí murió". La rabieta más famosa de Aramburo ocurrió con ‘El trovador’ en el Teatro Real: los reyes Alfonso XII y María Cristina habían confirmado su asistencia... y no fueron. Cuando Aramburo lo supo, se fue por un lateral, caracterizado y todo: no cantó el tercer acto.

La coral contrató desde un principio como directora y arreglista a Beatriz Larque, de Luna, que lleva varias formaciones y que sigue al frente de los destinos artísticos del grupo erlano, compuesto por cuarenta personas. "Beatriz –explica María Elena– es profesora de canto y hace un gran trabajo. Cuando pusieron el nombre de Tenor Aramburo al andador de Zaragoza cantamos en la inauguración junto a la Coral de Luna y la del Colegio de Abogados de Zaragoza: se encarga también de esas dos. De nuestros miembros, algo más de la mitad residimos en Erla. Hay cuatro registros: tenor, soprano, contralto y bajo. Vamos de los 50 a los 80 años, de Alicia –sonríe– a Sole… había chicas más jóvenes que se fueron del pueblo, pero cuando vienen de visita se animan a acompañarnos". Han participado en numerosos intercambios artísticos y salen a actuar una media de tres veces al año. Ha estado en Magallón, La Almunia, Zuera, Calatayud, Ejea, Tauste, Boquiñeni, Muel, Alagón, Sos, Uncastillo... además, interpretan el himno de Erla compuesto por el talento ejeano Sergio Jiménez Lacima; la letra es una combinación de los cuatro finalistas del concurso hecho a tal efecto.

LOS IMPRESCINDIBLES

La Torre del Señorío

Una de las más notables de la provincia de Zaragoza; data del siglo XV y está adosada a la parroquia de Santa María. Es prototipo local de las edificaciones que combinaban fines de residencia y defensa.

Hiedra en Año Nuevo

El 1 de enero de cada año, los quintos de la localidad decoran las calles con arcos de hiedra y plantan el mayo, que es un chopo ya crecido. La fiesta se acaba en la madrugada con una recena.

Celestino Compaired

Nacido en Erla en 1858, fue el mejor otorrino español de su tiempo. Ejerció en la Clínica El Refugio de Madrid y atendió a la monarquía: se ocupó especialmente del Infante Don Jaime, heredero al trono.

- Ir al especial 'Aragón, pueblo a pueblo'.

Etiquetas
Comentarios