Despliega el menú
Aragón

Electrodomésticos Español cierra sus puertas tras 38 años de servicio

La jubilación de los hermanos Joaquín y Manuel, que han ofrecido a sus empleados mantener el nombre comercial de la empresa, pone fin a una trayectoria de casi cuatro décadas que les ha convertido en una referencia del sector en Aragón.

Manuel y Joaquín Español posan a las puertas de Electrodomésticos Español, ubicada en Sagasta 32, que el próximo 31 de agosto cerrará sus puertas.
Manuel y Joaquín Español posan a las puertas de Electrodomésticos Español, ubicada en Sagasta 32, que el próximo 31 de agosto cerrará sus puertas.
Toni Galán

Sin un cartel identificativo, "no teníamos dinero ni para eso", vio la luz hace 38 años Electrodomésticos Español. Un humilde local ubicado en la avenida de Goya número 2, de unos 150 metros cuadrados, acogió el nacimiento de un proyecto que el próximo 31 de agosto, situado ahora en paseo de Sagasta 32 y con 950 metros cuadrados distribuidos en dos plantas, cerrará sus puertas para siempre. Tras casi cuatro décadas de servicio, la jubilación de los hermanos Español pone fin a una brillante trayectoria que les ha colocado como una de las referencias en el mundo de los electrodomésticos en Aragón.

Hijos de maestros, una profesión que todavía hoy permanece muy presente dentro del ámbito familiar, Joaquin y Manuel se lanzaron en 1979 a una "arriesgada inversión", donde el apoyo de sus padres, especialmente de Emilia, su madre, resultó fundamental. "Era muy valiente. Nosotros queríamos alquilar ese local, pero ella nos animó para comprarlo. Accedimos gracias al dinero que tenía ahorrado nuestra familia y, poco a poco, fuimos pagando las letras", relata con una sonrisa Joaquín, que entonces, a pesar de su edad (28 años), ya contaba con experiencia en el mundo de los electrodomésticos, donde, compaginando sus estudios de Magisterio, se inició junto a su hermano de 26.

Los inicios, a pesar de contar con desbordantes dosis de ilusión, no estuvieron exentos de dificultades. Largas jornadas de trabajo para hacerse un hueco dentro de un sector que, en aquella época, no contaba con las grandes áreas de la actualidad. "Nos dedicábamos a vender toda la mañana y al mediodía nos íbamos con una furgoneta a repartir. Por la tarde seguíamos vendiendo y, a última hora, si nos quedaba algún reparto, lo llevábamos", explican. Entre ventas y distribuciones, un improvisado bocadillo servía para calmar el apetito."Debíamos sufragar los costes que tenía la tienda", matizan.

Tras casi un año en estas condiciones, a los 10 meses incorporaron un repartidor a la plantilla. Fue el inicio de un crecimiento que les llevó a expandirse por distintos puntos de Zaragoza. Al mismo tiempo, Electrodomésticos Español llegó a contar con varias tiendas repartidas por la ciudad: a la inicial en avenida de Goya se sumaron otra en la calle Santander y una tercera de mueble cocina en la calle del Perpetuo Socorro.

Un sinfín de anécdotas

A lo largo de 38 años, Electrodomésticos Español aglutina multitud de anécdotas de todo tipo. "Recuerdo vender a una señora un televisor pequeño, de 15.000 pesetas. Cuando fuimos a cobrar la primera letra nos dijo textualmente: 'Tengo tres hijos. Con el dinero que yo gano comerá mi marido, mis hijos y después, yo. Si queda algo, les pagaré el televisor'. Evidentemente no vimos un duro", rememora Joaquín. A su lado, Manuel también echa la vista atrás. "Un albañil de Alcalá de Ebro nos compró electrodomésticos para un chalet. Se le mandó todo y cuando fuimos a cobrar no dábamos con él, tenía el móvil apagado... El tipo cogió todo y se marchó a Brasil. Poco después, lo reconocí en el programa 'Españoles por el mundo' de TVE, nos estafó alrededor de un millón de pesetas", recuerda.

Contratiempos que han acompañado a la empresa durante todo este recorrido. Y a los que, basándose en los principios de "profesionalidad y comunicación", han conseguido superar. Una adversidad que tuvo su punto más álgido en 2007 con el estallido de la crisis económica. "Siempre hemos salido de allí donde nos habíamos metido. Tratábamos de ser muy cercanos con nuestros clientes. Hacíamos un traje a medida a la hora de adquirir un producto: le orientábamos y aconsejábamos en base a nuestra experiencia", afirma Joaquín, actual presidente de la Asociación de Comerciantes de Electrodomésticos, cargo del que también dimitirá próximamente, al tiempo que lamenta la "frialdad" del comercio online. "Quizá nosotros no hemos terminado de entrar en el mundo de la tecnología porque somos una generación diferente", añade Manuel.

Para el recuerdo quedará también su particular publicidad radiofónica. '¿Qué dices? ¡Que te españolices!', inspirada en una campaña similar creada por Fagor Electrodomésticos. "Casi siempre hemos estado en comunicación con la radio, ha sido el medio donde más anuncios hemos hecho. Hasta el pequeño Francho, mi hijo, ha grabado varios", puntualiza Joaquín con gesto alegre. Una felicidad que ni siquiera ha sido capaz de truncar una grave enfermedad por la que tuvo que pasar por el quirófano hace un escaso mes y medio.

Una mezcla de sensaciones

El próximo 31 de agosto bajará la persiana una de las empresas con más historia en Zaragoza, aunque todavía queda una opción de que el nombre no desaparezca. Joaquín y Manuel han ofrecido a los empleados mantener el nombre comercial, apoyándose en el carácter y la denominación que durante 38 años ha distinguido su profesión. "Somos una de las empresas más antiguas de electrodomésticos. Nos marchamos con dolor porque nos hubiera gustado que alguno de nuestros hijos hubiera continuado el negocio, pero felices por ver hasta dónde hemos llegado. Todo tiene su fin. Queda la posibilidad de que esto continúe con nuestros trabajadores, pero nosotros nos vamos felices, orgullosos y agradecidos. Es hora de disfrutar de la familia, de los nuestros. En definitiva, de la vida", concluyen los dos hermanos antes de fundirse en un emotivo abrazo a las puertas de Sagasta 32. Allí, donde ahora sí luce un cartel que anuncia la "liquidación total por jubilación" de Electrodomésticos Español, está previsto que próximamente se instale una clínica de Diagnóstico por Imagen.

Etiquetas
Comentarios