Despliega el menú
Aragón

Lupiñén-Ortilla: las grullas llegaron para quedarse

El municipio de Lupiñén-Ortilla tiene desde hace un lustro muchos habitantes nuevos... y alados; antes estaban de paso y ahora han decidido echar raíces en la zona.

El alcalde Fernando Omiste, en el Centro de Interpretación de la Alberca de Alboré.
El alcalde Fernando Omiste, en el Centro de Interpretación de la Alberca de Alboré.
Laura Uranga

El Centro de la Naturaleza Alberca de Alboré está en Montmesa, una de las cuatro poblaciones que componen el municipio de Lupiñén-Ortilla (la cuarta, más pequeña, es Nuevo) y que tienen en el cercano embalse de La Sotonera un auténtico centro de recreo para las grullas. La alberca que da nombre al edificio está ahora integrada en el embalse, y se ha convertido en residencia permanente para muchos de estos visitantes alados que antes se limitaban a la parada y fonda en la zona.

Fernando Omiste, alcalde del municipio y natural de Montmesa, cita al centro como una referencia local muy importante. "Está edificado en las antiguas escuelas, yo estudié aquí de pequeño... todo tiene su reflejo en imágenes e iconos, desde las plumas a los picos y los nidos. Estamos en una zona ZEPA para aves, protegida; estamos luchando para que se equipare en atribuciones con la de Gallocanta, la que lleva más fama en Aragón: lo que ocurre aquí todavía no se sabe demasiado, aunque hemos hecho nuestra tarea en el entorno colegial de toda la zona, y ahora hay un hotel rural, el Mirador de las Grullas, para dotar de servicio a los visitantes con interés ornitológico. También hay unas jornadas especiales en los primeros fines de semana de marzo que organiza Pablo Vallés, responsable del museo".

Lupiñén-Ortilla: Las grullas llegaron para quedarse

El espectáculo natural tiene una parte de problema: las aves hacen su agosto el año entero en los sembrados. La idea es matizar la cohabitación entre estos singulares visitantes y la gente del lugar, para que el palo a la economía local no sea tan severo. "Las grullas –apunta Omiste– venían y se iban, pero desde hace cinco años han empezado a quedarse. El primer año había 250, este año hemos contado 11.000. Pasan por aquí cuando bajan en noviembre hacia el sur y vuelven a finales de febrero, hasta finales de marzo".

Este año, debido a la abundancia de días con viento sur, ha habido menos trasiego diario de grullas por la alberca. El tope ha sido de 7.000 aves al día, mientras que el récord absoluto se registró el 3 de marzo de 2015, cuando un total de 82.000 grullas partieron desde la zona de Alboré. En 2017 se ha celebrado además la octava edición de la Marcha Cicloturista BTT de Las Grullas, que organizan la comarca y el Club Atletismo Huesca junto con el ayuntamiento. Hay dos recorridos, uno familiar de algo menos de 20 kilómetros y otro general que se acerca a los 50, con una limitación de 400 inscripciones para evitar las masificaciones.

Entre los naturales de Lupiñén más señalados por su trayectoria profesional hay que citar necesariamente a Antonio Santos, responsable del cartel del festival Periferias en su próxima edición; será la decimoctava, y se celebrará a finales de octubre en Huesca. Pintor, grabador y escultor, Santos dirigió durante años en Cuenca la galería de arte El Mirador y ha expuesto en pinacotecas de toda España, además de ilustrar clásicos y cuentos infantiles. En el año 2004 recibió el segundo Premio Nacional de Ilustración. Su conexión con la temática de este año en Periferias, ‘Palabras’, viene determinada sobre todo por su vinculación con el universo literario, detalle al que el festival dedicará una de sus exposiciones.

Indicadores de desarrollo

El municipio va sustentando su economía en pequeñas empresas, más allá de la tradicional actividad agrícola y ganadera. En Montmesa, además del mentado hotel rural, esta el obrador Antiga y la manzanilla artesanal. En Lupiñén destacan las bodegas Roico (propiedad de los hermanos Hereza, que trabaja en dos variedades de tinto y una de rosado) y los productos locales de la Cooperativa de San Ginés. También destaca en Lupiñén la escuela, con 23 alumnos, que concita las ilusiones de futuro. De la mano del emprendimiento, la cultura y la comprensión del entorno, el alcalde Fernando Omiste aspira a fijar nuevas metas para el municipio.

LOS IMPRESCINDIBLES

La iglesia de Montmesa

La iglesia parroquial de San Miguel Arcángel está cerrada desde 2013 por reformas. De primitiva construcción románica, se recreció la nave y se levantó la torre mudéjar encima del ábside; en el XVIII se añaden las naves laterales.

El frontón de Ortilla

Data del siglo XVII y está situado en una amplia plaza a la que da nombre, junto a la iglesia de San Gil Abad, de origen románico. Ha sido reformado en varias ocasiones, pero su antigüedad no tiene parangón en la zona.

La romería de Lupiñén

El primer domingo de mayo tiene lugar una romería a la ermita de San Pedro desde Lupiñén. Unos días después, el 15 del mismo mes, se celebra la festividad de San Isidro Labrador, lazo de unión del pueblo con Madrid.

- Ir al especial 'Aragón, pueblo a pueblo'

Etiquetas
Comentarios