Aragón
Suscríbete por 1€

El Salud cambia el tipo de agujas para administrar insulina tras las quejas de los diabéticos

Sanidad saca a concurso la compra de nuevo material por la deficiente calidad del producto suministrado hace un año.

El Servicio Aragonés de Salud ha iniciado ya los trámites administrativos para cambiar las agujas para pluma de insulina, tras las continuas quejas recibidas de enfermos de diabetes por la mala calidad del material con que tenían que pincharse. El Salud ha publicado la licitación para la compra de una nueva partida de agujas de mejor calidad que las recibidas el año pasado.

El proceso comenzó a mediados de julio con la orden publicada en el Boletín Oficial de Aragón (BOA) por el que se sacaba a licitación un nuevo contrato para el suministro de agujas para pluma de insulina. El presupuesto base fijado fue de 692.002 euros.

Ayer, el BOA publicaba una aclaración a la descripción de los materiales aparecida el pasado mes de julio. El Departamento de Sanidad recordaba a las empresas licitadoras que la punta de las agujas debe ser como mínimo tribiselada (haciendo referencia a que el número de biseles –cortes oblicuos en la punta de la aguja– debe ser, al menos, de tres, aunque puede ser mayor).

Esta característica, que puede parecer un tema técnico menor, es de vital importancia, ya que determina la calidad de una aguja sanitaria. De hecho, esta aclaración incluida en el nuevo contrato fue ayer muy bien recibida por los diabéticos, que llevan quejándose durante meses del mal estado de las agujas que han tenido que usar desde el año pasado para administrarse la insulina.

Dolor y hematomas

"El material era un horror para los que tenemos que pincharnos tres veces o más al día –explicó ayer José Antonio Saz, asesor médico de la Asociación de Diabéticos de Zaragoza, Adezaragoza–. Las agujas no tenían punta. Provocaban mucho dolor y hematomas".

Según recordó Saz, las quejas por el tipo de jeringuillas comenzaron el verano pasado. Y ante el aumento de las críticas por parte de los enfermos, apuntó Saz, el Salud analizó el producto y comprobó que las agujas tenían un solo bisel y que se despuntaban y doblaban con facilidad. Por ello, requirió a la empresa adjudicataria que enviara un nuevo lote de inyecciones. Y entre tanto, se buscó a otra empresa distribuidora para que abasteciera el producto. Durante los últimos meses, el material sanitario que han utilizado los diabéticos aragoneses ha sido el enviado por esta segunda compañía.

Finalmente, Sanidad decidió en julio suspender el contrato con la adjudicataria y volver a sacar a concurso el contrato de suministro.

Dudas sobre las dosis

Saz recordó ayer la importancia de poder contar con agujas de calidad. "No solo por el dolor que causan si no tienen buena punta y están afiladas –dijo–, sino porque pueden no ser apropiadas para suministrar la insulina. "Muchos diabéticos tienen que pincharse hasta cuatro o cinco veces cada día y con el material anterior no siempre teníamos la garantía de que las dosis fueran las correctas", apuntó Saz.

Hay que recordar que el número de diabéticos puede rondar los 100.000 en la Comunidad de Aragón. De esta cifra, Adezaragoza calcula que entre 20.000 y 25.000 necesitan insulina y deben pincharse varias veces al día. Es a este grupo al que más afecta la calidad de las agujas.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión