Aragón
Suscríbete por 1€

El Gobierno aragonés prepara ayudas para paliar los efectos de la sequía

Las condiciones previstas establecen ayudas para hacer frente a los intereses generados por préstamos que estarán comprendidos entre un mínimo de 6.000 euros y un máximo todavía a fijar.

Situación de los campos de cereal de invierno de la zona turolense de Jiloca, ayer.
Asaja cifra en 110 millones las pérdidas por la sequía en el cereal de secano aragonés
Heraldo

El Gobierno aragonés prepara una orden de ayudas para paliar las afecciones económicas causadas por la prolongada situación de sequía a las explotaciones agrícolas y ganaderas de la Comunidad.

El objetivo de esta iniciativa, asegura el Ejecutivo regional en un comunicado, es que agricultores y ganaderos afectados por esta situación climática puedan acceder en condiciones preferentes a préstamos con los que hacer frente a la pérdida de rentabilidad de sus explotaciones y garantizar así su viabilidad.

Desde el departamento de Desarrollo Rural y Sostenibilidad autonómico se argumenta que a las afecciones causadas este año al conjunto del país por la ausencia de precipitaciones se suma el hecho de que varias comarcas aragonesas estaban ya afectadas por la escasa pluviometría de la campaña anterior.

Además, añaden las fuentes citadas, desde 2016 confluyen circunstancias de mercado cuya tendencia no evoluciona favorablemente y que pueden poner en riesgo la viabilidad de determinados subsectores agrícolas y ganaderos.

Las ayudas previstas se dirigen a sufragar parcialmente los intereses de los préstamos que se soliciten.

Estas ayudas además serán compatibles, dentro de los límites legales, con las convocatorias que se produzcan desde el Estado para facilitar el acceso a la financiación de las explotaciones agrarias mediante la subvención de los costes del aval del préstamo solicitado a través de la Sociedad Anónima Estatal de Caución Agraria (SAECA).

Condiciones

Las condiciones previstas por el Gobierno aragonés establecen ayudas para hacer frente a los intereses generados por préstamos que estarán comprendidos entre un mínimo de 6.000 euros y un máximo todavía a fijar.

El plazo será de un mínimo de tres años y de un máximo de cinco, incluido uno de carencia en el pago de la amortización del principal.

Los beneficiarios podrán ser personas físicas o jurídicas, que sean titulares de explotaciones agrarias inscritas en el Registro General de la Producción Agrícola (Regepa) o en el Registro General de Explotaciones Ganaderas (REGA).

Se exige como requisito que la explotación esté calificada como Explotación Agraria Prioritaria (EAP), a fecha fin de plazo de solicitud, o bien que en el Impuesto de la Renta de las Personas Físicas del último periodo impositivo al menos el 50 por ciento de los ingresos totales del beneficiario procedan de actividades agrícolas, ganaderas o forestales.

Además, será necesario que los beneficiarios hayan suscrito una póliza o contrato de seguro en las líneas del Plan de Seguros Agrarios Combinados y se comprometan a mantenerlo durante el periodo de vigencia del préstamo, así como que la explotación por la que se solicita la ayuda esté localizada en Aragón.

En el procedimiento de concesión de las subvenciones se dará prioridad a los jóvenes y a las mujeres, aunque también se primará el índice de profesionalidad, definido como el porcentaje entre los ingresos agrarios y los ingresos totales declarados en el Impuesto de la Renta de las Personas Físicas (IRPF).

Igualmente, se primará al nuevo agricultor que haya comenzado la actividad agraria con posterioridad a 2015 y no la haya desarrollado en los cinco años anteriores al comienzo de la misma.

Estas ayudas forman parte de las medidas que el departamento de Desarrollo Rural y Sostenibilidad se comprometió a adoptar en la reunión de la mesa de las Producciones Agrarias que tuvo lugar el pasado mes de junio.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión