Aragón
Suscríbete por 1€

El goteo de rescates en montaña no cesa, con 14 auxilios durante el fin de semana

De los 12 heridos, la más grave es una mujer que sufrió una caída en el pico de los Infiernos. La mayoría son lesiones de tobillo, y dos montañeros se quedaron enriscados.

En el Moncayo. Un vecino de Zaragoza de 60 años, que pasó toda la noche en un barranco de Añón del Moncayo tras sufrir una caída y lesionarse el tobillo.
En el Moncayo. Un vecino de Zaragoza de 60 años, que pasó toda la noche en un barranco de Añón del Moncayo tras sufrir una caída y lesionarse el tobillo.
Guardia Civil

Catorce rescates, 12 personas heridas (siete trasladadas a distintos hospitales y el resto atendidas en centros de salud), y tres ilesos. Es el balance de un nuevo fin de semana plagado de percances en la montaña, la mayoría en el Pirineo, pero también en la sierra de Guara y el Moncayo. Aunque la mitad son lesiones de tobillo, por caídas o tropiezos, tres personas que realizaban actividades de alta montaña, en Monte Perdido, el pico Marboré o el de los Infiernos, sufrieron heridas de mayor consideración. El accidente más grave ocurrió en este último lugar. Una mujer, con un fuerte golpe en la cabeza por una caída, fue trasladada en el helicóptero del 112 a un hospital de Zaragoza.

El viernes ya se realizaron dos intervenciones para evacuar a dos barranquistas accidentados en Alquézar y en Broto: una mujer alemana de 32 años, que se lesionó el tobillo en un salto en el barranco del Vero; y un hombre de 32 años, vecino de Huesca, al que se le salió un hombro en el barranco del Forco.

Un tercer barranquista, una francesa de 56 años, sufrió una caída el sábado en la Peonera y la llevaron al hospital con una lesión en el hombro. Eran las 11.40 y se trataba solo del primero de los cuatro accidentes que atenderían a lo largo de ese día los grupos de montaña de la Guardia Civil, con apoyo de los helicópteros de Huesca y Benasque y de los médicos del 061.

El accidente más grave del sábado ocurrió en el ascenso al pico Marboré (Torla) a las 14.30, cuando una zaragozana de 60 años se cayó en una zona muy escarpada. Presentaba lesiones en la cabeza y las piernas y una fractura en un brazo. Solo pasaron unos minutos cuando la Guardia Civil recibió un nuevo aviso para atender a un montañero valenciano de 58 años que se lesionó el tobillo en la ascensión al Aneto.

Se equivocaron de rápel

Los otros dos avisos del día se produjeron con un intervalo de 15 minutos. En el primero hubo que auxiliar a un vecino de Tarrasa de 42 años con una lesión en el hombro que se produjo en el descenso del barranco de Barbaruéns (Seira). Además, dos escaladores, de 37 y 39 años, de Baracaldo y Tudela, que bajaban de la peña Ezcaurre (Ansó), se equivocaron de rápel y quedaron enriscados en medio de la pared. El helicóptero dejó cerca a los especialistas del grupo de Jaca y a un médico, que los subieron hasta lo alto de la pared para poder ser recogidos allí por la aeronave.

Este domingo hubo otras seis llamadas de emergencia entre las 10.00 y las 18.00. La primera para auxiliar a un francés de 32 años que no podía bajar desde el refugio de Góriz por un fuerte dolor de rodilla. Además, un senderista se lesionó el tobillo en los Llanos del Hospital (Benasque) al tropezar. La misma herida motivó la evacuación de una mujer en un barranco de Rodellar. Más grave fue el accidente de una montañera que cayó bastantes metros en el pico Infiernos y tenía un fuerte golpe en la cabeza; y el de un montañero de 60 años al que le cayó una piedra cuando escalaba y le provocó varias lesiones. Afortunadamente llevaba casco. Además, se buscó a un hombre que se había desorientado en la sierra de Guara, pero a última hora había sido localizado.

Pasó la noche en un barranco

No solo hubo accidentes en la provincia de Huesca. Un vecino de Zaragoza de 60 años pasó la noche en el Moncayo después de que el sábado por la tarde cayera por un barranco de unos tres metros en la localidad zaragozana de Añón de Moncayo. Agentes del Equipo de Rescate de Tarazona acudieron a pie hasta el lugar. Al llegar, ya estaba acompañado de tres agentes de los grupos rurales de la Guardia Civil. Pasó la noche allí, siempre acompañado, y fue trasladado en helicóptero al hospital Miguel Servet de Zaragoza con una posible fractura de tobillo.


Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión