Despliega el menú
Aragón

Jorge Isiegas llega para quedarse

El zaragozano está empeñado en ser el torero de la Comunidad. Viene de triunfar en Valencia y Madrid.

Isiegas, en la plaza de toros de las Ventas.
Isiegas, en la plaza de toros de las Ventas.
J.I.

Jorge Isiegas (Zaragoza, 1995) no se conforma con ser torero. Quiere ser el torero de Aragón, de la tierra que lo vio nacer antes de que, por motivos laborales, su padre emigrara a Madrid y él ingresara en la Escuela Taurina. Tenía 14 años y un futuro que forjar entre tentaderos y novilladas por los pueblos de la Sierra. Allá donde debutó con picadores en septiembre de 2015 y comprobó la dureza de esta profesión. Apenas media docena de compromisos precedieron a su presentación en la Misericordia, el 8 de octubre 2016. La afición le esperaba, e Isiegas, nieto del Octavio que sonó en los años 40, respondió cortando una oreja en un encierro de los Maños. Se proyectaba así una carrera que ha tomado vuelo esta temporada.

Comenzó el año cortando un rabo en el festival de Ricla; confirmó su buen momento en Garlin (Francia); y este verano ha demostrado que llega para quedarse. El 20 de julio, en una tarde dramática en la que sus compañeros de terna (Jesús Chover y Ángel Sánchez) resultaron heridos, rozó la puerta grande de Valencia. Solo 48 horas después, firmó una brillante actuación en el certamen de novilladas nocturnas de las Ventas.

“Después de cuatro meses sin torear, en Valencia me tocó la complicada papeleta de matar cuatro novillos. Tanto Jesús como Ángel fueron corneados y tuve que llevar el peso del festejo. A base de actitud, pude cortarle una oreja al quinto y hubiera salido a hombros de no fallar con la espada en el sexto”, recuerda Isiegas, que sintió el apoyo del público valenciano antes de viajar a la capital de España para completar su semana clave.

“Con el segundo (un excelente novillo de Guadajijra) estuve muy a gusto. Le di el espacio que reclamaba, enlacé tandas de cinco o seis muletazos y, por suerte, la faena conectó con los tendidos”, explica el zaragozano, que volvió a marrar con los aceros. “Si llego a matar a la primera, hubiera salido a hombros porque después le corté una oreja a un sobrero de Couto de Fornilhos”, valora, sobre una actuación que, a buen seguro, le catapultará a la final del certamen.

“Esa cita tendrá lugar el 12 de agosto y espero formar parte de ella”, adelanta el joven novillero, que tiene firmados alrededor de 10 contratos más. “Este domingo toreo en Millas (Francia); el día 20 en Cella (mano a mano con Jesús Enrique Colombo) y el 27 en Mont de Marsan (Francia)”, añade, en referencia a una temporada diseñada por su apoderado, Ignacio Zorita.

Desde que unieron sus caminos en noviembre de 2016, Isiegas ha incrementado el número de tentaderos. Además, tal y como él mismo reconoce, la figura del empresario aragonés le ha ayudado a corregir defectos. “Es muy sincero conmigo y me aporta el grado de confianza que necesito”, confiesa el joven novillero, que ya mira de reojo la próxima Feria del Pilar. “Estoy deseando reencontrarme con mis paisanos para devolverles el cariño que me vienen demostrando. Siento que la Comunidad está ilusionada con mi progresión, y yo solo espero estar a la altura de las expectativas creadas”, concluye.

Etiquetas
Comentarios