Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Los niños aprenden sobre patrimonio con unos talleres lúdicos de Tarazona Monumental

Esta iniciativa se viene realizando con éxito ya desde hace unos años para aprovechar el tiempo libre de los niños con la llegada de las vacaciones estivales.

El claustro de la catedral es el escenario donde se desarrolla esta iniciativa para niños.
El claustro de la catedral es el escenario donde se desarrolla esta iniciativa para niños.
N. B.

La Fundación Tarazona Monumental no descuida la formación de los pequeños turiasonenses ni siquiera en verano. Con la idea de seguir fomentando su aprendizaje en torno al patrimonio, ha realizado en julio unos juegos y talleres lúdicos en el claustro de la catedral.

Esta iniciativa se viene realizando con éxito ya desde hace unos años para aprovechar el tiempo libre de los niños con la llegada de las vacaciones estivales. “Una manera de invertir ese tiempo es que hagan actividades lúdicas donde aprenden técnicas artísticas y desde un planteamiento divertido, así juegan y aprenden”, indica el gerente de Tarazona Monumental, Julio Zaldívar.

Y es que los niños son los mejores transmisores del patrimonio. “Tenemos que divulgar y dar a conocerlo no sólo entre los mayores. Con los niños durante el año trabajamos a través de los colegios y en verano, a través de estos talleres”, explica Zaldívar.

En este primer turno, los talleres se han centrado en el arte mudéjar. “Han conocido cómo era su cultura, han interpretado sus ropas y formas de vestir, o también han aprendido cosas de la gastronomía mudéjar, que hoy en día se sigue aplicando en nuestra cocina”, cuenta el gerente.

Los niños realizaron un colgante con forma de estrella mudéjar, hicieron un mural imitando las cerámicas vidriadas, una maqueta del cimborrio, un juego de geometría, y también una representación teatral sobre la reconstrucción de la catedral tras la Guerra de los dos Pedros, además de preparar hummus.

“Estamos en el escenario ideal para hacer este taller ya que gran parte del templo está hecho en ladrillo mudéjar”, dice Julio Zaldívar para quien es muy positivo este tipo de iniciativas ya que “es una inversión de futuro, se crea una base y cuando sean mayores van a saber mucho más de patrimonio que nuestra generación por ejemplo”.

Las plazas son limitadas a quince alumnos, pero dada la gran acogida que están teniendo este año, la Fundación ha decidido ampliar un poco el número de participantes, pero “sin llegar a estar masificados” porque en ese caso, sería complicado avanzar. Los días 22, 23, 24 y 25 de agosto volverán a realizarse estos talleres pero con otro contenido.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión