Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

"Cada hospedaje tiene su público, no somos competencia desleal"

Rafael Sanz gestiona un piso familiar en teruel

Rafael Sanz en su piso de Teruel, desde el que se ve la torre mudéjar del Salvador.
Rafael Sanz en su piso de Teruel, desde el que se ve la torre mudéjar del Salvador.
Jorge Escudero

Rafael Sanz, que se gana la vida con su tienda de mascotas, gestiona un piso de él y su mujer en el centro histórico de Teruel, en una ubicación privilegiada. Por eso durante las fiestas de La Vaquilla suele reservarlo para la familia y los amigos. Este julio lo ha tenido desocupado algunos días pero para agosto no le quedan fechas libres. En Semana Santa, los puentes festivos o las Bodas de Isabel tiene asegurado que cuelga el cartel de completo. La ocupación media al año calcula que ronda entre seis y ocho días mensuales.

Los ingresos de esta actividad suponen un añadido a la economía familiar. Sanz explica que en un principio pensaron arrendarlo de forma continuada, pero optaron por el alquiler turístico porque "aunque supone más faena" se saca más dinero y "este bien familiar no está parado". En su caso ellos son los que reciben a los viajeros y les facilitan toda la información que precisan. Sin embargo, lo que es la limpieza y lavandería la tienen externalizada. "Cada vez que entra un visitante nuevo hay que limpiar y cambiar toda la ropa. Como nosotros no podíamos hacerlo decidimos contratar a una empresa y aunque es un gasto también te compensa que en las páginas los comentarios valoren positivamente el estado y mantenimiento del piso. Es nuestra forma de buscar la excelencia", apunta Sanz.

Más del 90% de los inquilinos que pasan por él son españoles, aunque también ha recalado aquí gente de Alemania, Argelia, Francia e Italia. Rafael Sanz corrobora las estadísticas que existen sobre esta clase de alojamientos y asegura que los clientes más frecuentes con los que ha tratado son familias con hijos. Para él es crucial estar presente y activo en las redes y las páginas especializadas. Se mueve en Booking.com, Airbn y Tripadvisor y le está funcionando bastante bien.

Controlar el estado del piso

Otro punto que destaca Sanz es que estos breves alquileres le permiten supervisar mejor el estado de su piso y no llevarse disgustos después de varios meses sin pasar por él. En este aspecto subraya que ha tenido "mucha suerte" con los clientes y la mayoría suelen dejar todo impecable. "Muchas familias hasta hacen las camas el último día y friegan el suelo como si estuvieran en su hogar. Cuando les dices que no hace falta te contestan que no pueden evitarlo", pone como ejemplo,

Está convencido de que su oferta no resta clientela a los hoteles. "Cada uno tenemos nuestro público, son nichos de mercado diferentes y complementarios. Hay gente que opta por una vivienda turística por necesidades personales, como llevar a sus mascotas, tener más intimidad y unos horarios libres –dice–. Además, gracias a estas viviendas las vacaciones son más accesibles y también se beneficia el comercio local, porque los ocupantes hacen un gasto en los establecimientos de la zona". Personalmente confiesa que él no es usuario de VUT y que cuando sale de vacaciones prefiere ir a un establecimiento hotelero. "Soy el ejemplo de que hay mercado para todos", concluye.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión