Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Fomento desbloquea la autovía de Castellón, cuyo primer tramo podría estar listo en 2021

Saca a información pública el proyecto entre El Burgo y Fuentes de Ebro, que requiere 81 millones y 36 meses de obra. El resto del desdoblamiento hasta Valdealgorfa sigue pendiente de la declaración de impacto desde hace dos años.

Íñigo de la Serna, este jueves en Luxemburgo.
De la Serna advierte de desvíos permanentes de tráficos en los puertos por el paro de la estiba
Efe

El Ministerio de Fomento ha desbloqueado finalmente la construcción de la autovía de Castellón (A-68) y lo hará en el único tramo que está en condiciones de ser licitado, los 17,7 kilómetros entre El Burgo y Fuentes de Ebro. Con este objetivo, sacó ayer a información el proyecto de construcción de este primer tramo, que requiere una inversión de 81,2 millones de euros y un plazo de obras de 36 meses. Es decir, habrá que esperar al menos hasta principios de 2020 para ver duplicado uno de puntos más peligrosos de la red viaria de Aragón.

Otra cosa muy distinta es la suerte que corre el resto del desdoblamiento de la carretera de Castellón (N-232) a su paso por Aragón, los 89 kilómetros entre Fuentes de Ebro y Valdealgorfa. El estudio informativo entre salió de nuevo a información pública a mediados de 2013, pero sigue pendiente de la preceptiva declaración de impacto ambiental desde hace casi dos años. Su ejecución requerirá redactar los proyectos y luego licitar las obras, con un coste estimado inicialmente en 500 millones.

Las exigencias de los municipios del corredor de Castellón se centran en el desdoblamiento entre El Burgo y Fuentes de Ebro, conscientes de que solo requiere voluntad política por parte del Gobierno del PP. Así lo hicieron constar en un manifiesto firmados por los alcaldes a finales del año pasado.

El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, ha dado el primer paso con la publicación del proyecto, por lo que aún está a tiempo de cumplir el compromiso adquirido con la DGA de sacar a concurso las obras en el próximo otoño. Lo que ya resulta imposible es que las máquinas estén trabajando antes de fin año.

Tampoco será un sorpresa, puesto que el Gobierno incluyó una partida mínima en los presupuestos de este año, 440.930 euros, que únicamente da para sacar a concurso los trabajos.

Instituciones y particulares tendrán ahora un mes de plazo para presentar alegaciones al proyecto del primer tramo de la autovía de Castellón, que implica la duplicación de las variantes de El Burgo y Fuentes de Ebro por su margen derecha y su conexión. Para garantizar la accesibilidad, se remodelarán los cinco enlaces existentes en la N-232 y se levantarán 19 estructuras. Con este fin, hará falta expropiar 654.271 metros cuadrados, aunque otros 86.876 m2 se verán afectados por servidumbres de paso. En total, habrá que desembolsar 4,6 millones en indemnizaciones.

El proyecto recoge también la supresión de la actual intersección con giro a la izquierda para acceder a los polígonos industriales. Eso sí, se construirán unos viales de conexión desde el enlace de El Burgo Este.

La última mejora, de 2010

La última mejora se remonta a 2009 y 2010, cuando el Ministerio de Fomento puso en servicio las dos citadas variantes. Como ya se preveía su desdoblamiento, todas sus estructuras se ejecutaron pensando en ello.

El tramo intermedio entre las variantes es prácticamente llano, por lo que el Ministerio de Fomento ha optado por "elevar su rasante" (es decir, construirlo en talud) porque discurre por una "zona de susceptibilidad alta de riesgo de inundaciones".

La mala calidad de los terrenos obligará a llevar al vertedero 481.665 metros cúbicos de materiales inadecuados para construir la autovía. De hecho, solo un 6% de los materiales procedentes de las excavaciones de desmonte y de las demoliciones de firmes de la obra se considera aprovechable para su uso como relleno, tal y como especifica la memoria del proyecto.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión