Despliega el menú
Aragón

Aragón, un país de montañas

El mundo animal, de cerca y en familia

Acercarse al ámbito rural aragonés y entrar en contacto con su fauna es una atractiva propuesta para una excursión estival.

Niños en un paseo a caballo.
Niños en un paseo guiado a caballo en plena naturaleza.
Caballos Albarracín

«En la granja de Pepito, ía ía oo…» es una popular canción infantil que define bien una de las actividades de mayor aceptación entre el público menudo durante el verano. Las vacaciones, el buen tiempo y los días más largos convierten las granjas en escuelas y centros de aprendizaje que registran una gran demanda estos meses, donde las principales lecciones son el amor por los animales y el respeto por el entorno natural.

Precisamente esos fueron los valores que movieron la apertura de la granja Riorcal (www.riorcal.com), en Santa Cruz de la Serós, según cuenta Lola que, junto con su marido, lleva más de once años trabajando en esta explotación agrícola y ganadera que recibe la visita de muchas familias a lo largo del año, las cuales buscan pasar unas horas o, incluso, una jornada entera en la granja. En ella, los niños podrán alimentar a los animales, beber leche recién ordeñada, montar en burro, recoger los huevos de las gallinas o ver cómo se bañan los cerdos, entre otras actividades.

Es posible conocer una granja de cerca en otros espacios rústicos aragoneses, como la Casa Rural Masía Pelarda (www.masiapelarda.com), localizada en el municipio turolense Puebla de Valverde, donde se ofrecen otras muchas propuestas de ocio; o a través de las actividades del albergue rural ‘El tío Carrascón’ (eltiocarrascon.com), en Cerveruela, provincia de Zaragoza.

Los animales también forman parte de la oferta de entretenimiento de Granja Aventura (www.granjaaventura.com), en Barbastro. Este parque dirigido a toda la familia ofrece un recorrido por la naturaleza que atraviesa madrigueras, establos, pocilgas y gallineros con el objeto de conocer más de cerca a sus ‘inquilinos’. Otro tipo de especies más salvajes se dejarán ver (o no) en el parque faunístico Lacuniacha (www.lacuniacha.es), que en condición de semilibertad, residen en este enclave del valle de Tena y hacen las delicias de pequeños y mayores. Osos, ciervos, bisontes, linces y lobos se mueven junto con otras especies por los amplios recintos del bosque contiguo a Piedrafita de Jaca.

Entre patas y plumas

El escenario natural donde se desarrolla la actividad es fundamental para que la experiencia deje huella entre los visitantes, pero también es determinante para el correcto comportamiento de los animales. Así lo pone de manifiesto Andrés, experto monitor de la empresa turolense Caballos Albarracín (www.caballosalbarracin.com) que señala que la finca que envuelve la localidad de Moscardón, donde se ubica su centro de operaciones, es un bello paraje serrano de 50 hectáreas que permite que los caballos se muevan en libertad. Precisamente este respeto por su medio y su espacio es lo que distingue la actividad de ‘El mundo de los caballos’, que comienza con la búsqueda de la manada por la finca, mientras se explica cómo se comportan y cuáles son las necesidades de estos animales. «Se cepillan, se asean y damos un paseo», concluye Andrés, que destaca la reacción de los chavales cuando se dan cuenta de que el cuidado del caballo es responsabilidad suya.

El conocimiento previo de la especie es clave igualmente en la aproximación a las abejas y a la apicultura que llevan a cabo desde el Centro Apícola de Ejea de los Caballeros (www.abejasprepirineo.com), en la provincia de Zaragoza. Gracias a las enseñanzas de los monitores, niños y jóvenes descubrirán que las abejas no pican si no se les agrede y que su aspecto no se parece mucho al de la Abeja Maya, tal y como asegura Carlos, corresponsable del centro. Además, aprenderán a reciclar la cera que se fabrica en los panales, se familiarizarán con la actividad apícola y, por supuesto, catarán la miel extraída directamente de la colmena.

En verano también se ponen en marcha los talleres de apicultura de Casa Fumenal (www.casafumenal.es), un albergue en el valle de Lierp, próximo a la localidad pirenaica de Campo, que goza de un entorno privilegiado en el que conviven vacas, caballos, ocas, gatos, perros, gallinas, pavos reales… y donde todo aquel que quiera participar en el quehacer diario con los animales puede hacerlo de forma gratuita.

Este tipo de actividades didácticas dan para mucho más en Aragón y, en este repaso, no sería justo pasar por alto las ornitológicas, que ponen de manifiesto el rico y diverso catálogo de aves que contiene la geografía aragonesa. En este sentido, es recomendable la visita al Centro de Interpretación ARCAZ (www.vultouris.net), donde se encuentra una de las colonias de buitres leonados más numerosas que, además, cuenta con una impresionante vista de los Mallos de Riglos de fondo. Muy emocionante resulta contemplar a los buitres en Teruel, en la reserva donde se ubica el observatorio de Mas de Bunyol (www.masdebunyol.com), desde donde se puede observar a poca distancia el descenso de cientos de buitres a su comedero.

Por último, para quienes buscan una mayor inmersión en la realidad rural, se ofrece la oportunidad de llegar a ser pastor por un día. Esta es la propuesta de La Borda de Pastores de Ayés (www.labordadepastores.com), en Sabiñánigo, en la que es posible acompañar al pastor Vicente en su diligente tarea y a su rebaño. Esta y otras experiencias que se proponen desde el alojamiento contribuyen a acercarse a la ganadería ovina tradicional y a fomentar el contacto con la naturaleza. También José, junto con sus perros y sus ovejas, espera al visitante en el entorno de Casa Marquet (www.casamarquet.com), en La Ribagorza, para pastorear con él.

Más noticias en Unpaisdemontañas.

Etiquetas
Comentarios