Despliega el menú
Aragón

Somontano, un ejemplo de la dieta mediterránea

Estudiantes del Instituto Agronómico Mediterráneo de Zaragoza conocieron la realidad empresarial del sector agroalimentario de la comarca.

Los estudiantes visitaron las instalaciones de la bodega Blecua donde se les explicó la elaboración artesanal de su vino.
Los estudiantes visitaron las instalaciones de la bodega Blecua donde se les explicó la elaboración artesanal de su vino.
CEDER

La Comarca del Somontano es un buen marco para mostrar cómo se elaboran algunos de los productos agroalimentarios básicos de la dieta mediterránea como el aceite de oliva o el vino. Una comarca con unos cultivos tan arraigados es la mejor aula para dar a conocer el proceso de transformación y comercialización a un grupo de universitarios extranjeros que han sido alumnos de uno de los cursos de verano sobre agroalimentación impartido por el Instituto Agronómico Mediterráneo de Zaragoza.

La pasada semana estudiantes de Estados Unidos, Brasil, la India, Argentina y el Reino Unido visitaban diferentes enclaves de la comarca. La visita contó con la colaboración del Centro de Desarrollo Rural (Ceder) del Somontano, que ejerció de anfitrión, y acompañó a profesorado y alumnado a algunos de los rincones emblemáticos de la oleicultura y viticultura de la zona. En palabras del director del citado instituto, Javier Sierra, «si hablamos de productos del mediterráneo, hablamos de vino y aceite y, por eso, hemos venido al Somontano».

El viaje arrancó en Barbastro donde los alumnos conocieron la bodega Blecua de Viñas del Vero, una de las señas de identidad de la Denominación de Origen Somontano. Allí se les explicó la elaboración minuciosamente artesanal de uno de los vinos más afamados de la bodega líder en ventas de la D. O. altoaragonesa.

Y del vino, al aceite. Para conocer el oro líquido del Somontano se optó por visitar una de las almazaras más antiguas, el Torno de Buera, que data del siglo XVIII y que con ayudas del Ceder se transformó en un centro de interpretación del aceite. La visita terminó con una excursión turística en la medieval Alquézar.

El director Javier Sierra valoraba la buena respuesta que tuvo entre sus alumnos este curso de verano sobre la dieta mediterránea y la cadena de valor en el mercado agroalimentario: «Han venido de distintos países por un doble motivo: por conocer España y nuestro sector agroalimentario ya que somos el octavo exportador mundial y tenemos un liderazgo clave en fruta, el aceite, el vino o los productos del cerdo. Esta gente viene de las principales universidades de Estados Unidos, por lo que el motivo de encuentro es claro ya que el Instituto es un organismo internacional que busca encontrar espacios de cooperación medioambiental o agroalimentaria entre el norte de África y el Mediterráneo».

Sierra destacó las posibilidades de mercado que puede tener esta visita en un futuro cercano ya que estos alumnos serán «exportadores de aceite de oliva en la India, líderes de empresas en EE. UU., posibles periodistas agroalimentarios y científicos».

Más información en el Suplemento Heraldo del Campo

Etiquetas
Comentarios