Despliega el menú
Aragón

Los inmigrantes suponen hasta el 40% de la población en algunos municipios agrícolas

Aragón ganó 1.915 extranjeros en 2016 pese a que el censo global de la Comunidad apenas ha variado. Rumanos, marroquíes y chinos encabezan la lista de vecinos por país de origen.

Datos sobre inmigración en pueblos aragoneses.
Datos sobre inmigración en pueblos aragoneses.

La mano de obra extranjera en el campo aragonés es fundamental y así lo demuestra que en algunos municipios agrícolas de Aragón, el porcentaje de población nacida fuera de España llegue al 40%. En el último año, la inmigración ha vuelto a aumentar y, aunque la Comunidad apenas ha variado su población total, los extranjeros han crecido en 1.915.

De los 242 empadronados que tiene Villarreal de Huerva, 101 son inmigrantes y la gran mayoría, rumanos. Muchos trabajan en las tres granjas de gallinas que hay en este pequeño pueblo de la comarca Campo de Daroca. Los huevos ayudaron a asentar vecinos en un lugar donde, seguramente, sin este revulsivo, habría continuado, como tantos otros, perdiendo población. Y lo hizo hasta el punto de que la población inmigrante casi igualó a la nacional.

En Ricla hay 3.027 habitantes y, de estos, 1.202 son de origen extranjero. La mayoría de origen rumano y muchos de los cuales trabajan en el campo. En este caso, los datos del Instituto Aragonés de Estadística a 1 de enero de 2016 también confirman que esta localidad roza el 40% de población no nacida en España. Y se nota en las calles, pero también en los comercios –algunos especializados en productos de estos países– y en el colegio, donde hay 200 escolares y cuatro de cada diez alumnos son de padres extranjeros.

Aunque en los últimos años había habido una pérdida de extranjeros, ya que algunos decidieron regresar a sus lugares de origen por la crisis, si se comparan los datos a 1 de enero de 2016 con los de una década antes, el incremento ha sido exponencial. En 2006, Villarreal de Huerva contaba con 48 inmigrantes en un padrón de 590 (8,14% del total) y Ricla tenía 665 extranjeros para una población total de 2.652, lo que significaba que los no nacidos en España eran una cuarta parte –exactamente, el 25,08%–.

Un plan de convivencia pionero

Esta misma semana, La Almunia ha presentado su plan de integración de inmigrantes, una iniciativa pionera que surge para mejorar la convivencia intercultural. La localidad tiene un 20% de extranjeros de una decena de nacionalidades, una realidad que no es nueva, pero que es la primera vez que se lleva a estudio. Zita Chioreanu –o Rita, como se presenta– es la concejala de Bienestar Social del Ayuntamiento.

Nacida en Rumanía, Zita lleva 18 años en la localidad de Valdejalón. "Había una peculiaridad y tenía que reflejarse en el papel", comenta la edil. "Estamos valorando distintas medidas para poner en marcha. El objetivo es, sobre todo, la integración de la segunda generación de inmigrantes, los hijos de extranjeros que han nacido aquí, y mejorar la educación porque la discriminación empieza donde hay bolsas de pobreza", añade la socialista. La alcaldesa, Marta Gracia, destaca que fomentarán la formación de adultos, la mediación intercultural y las iniciativas de acción social.

En otros municipios, como Caspe, se plantean seguir el ejemplo de La Almunia. El alcalde, Jesús Senante, detalla que tienen 2.500 extranjeros censados de 56 nacionalidades, las mayoritarias marroquí, rumana y pakistaní.

Bajo Aragón-Caspe, a la cabeza

En las comarcas agrícolas, el peso de la inmigración es más alto. Bajo Aragón-Caspe, Valdejalón, Bajo Cinca y Campo de Cariñena son, en este orden, las comarcas que más extranjeros tienen –en todos los casos el 20%–. En las provincias de Huesca y Teruel, los municipios con más inmigrantes son Zaidín (26,08%) y Allueva (37,93%), respectivamente.

Los inmigrantes suponen hasta el 40% de la población en algunos municipios agrícolas

Por nacionalidades, el colectivo con mayor peso en Aragón es el de rumanos (hay 49.462 para un total de 132.813 extranjeros). Le siguen marroquíes (17.964), chinos (5.021) y argelinos (4.995).

Según el avance que el Instituto Nacional de Estadística ha publicado recientemente de las cifras de población a 1 de enero de 2017, la población residente en España creció por primera vez desde 2011 y ganó 88.867 personas. En este dato tienen mucho que ver los procesos de adquisición de nacionalidad española. Por su parte, la inmigración también aumentó y lo hizo en un 21,9%. El saldo migratorio –diferencia entre inmigraciones y emigraciones– fue positivo por segunda vez consecutiva desde 2010 a nivel nacional.

Siempre atendiendo a los datos del INE, Aragón perdió 1.495 habitantes, lo que en términos relativos es una bajada mínima (-0,11%). Todas las regiones españolas presentaron en 2016 un saldo migratorio positivo, al igual que la comunidad aragonesa, que ganó 1.915 extranjeros en el último año.

Etiquetas
Comentarios