Despliega el menú
Aragón

Aragón afronta el verano con el riesgo de incendios más elevado de los últimos años

Para que esta situación revierta debería volver a llover con intensidad en los próximos días. El Sistema Ibérico, valle del Ebro, Somontano y Prepirineo son las áreas más sensibles.

Un helicóptero soltaba ayer agua para sofocar el incendio declarado durante la madrugada en Yesa.
mmm
DPZ

Los montes de Aragón son un polvorín. Los expertos coinciden en que el calor extremo continuado de las últimas dos semanas, la primavera más cálida de las últimas décadas, la falta de lluvia y la acumulación de combustible vegetal forman un cóctel explosivo que aumenta el riesgo y la magnitud de los incendios. La posibilidad de que prenda un fuego es más elevada en toda la Comunidad en general y especialmente, aseguran desde el Gobierno aragonés, en el Sistema Ibérico, el valle del Ebro, el Somontano y el Prepirineo.

"No cabe demasiado optimismo. Nos encontramos ante una situación de riesgo general incluso más alta que aquel fatídico verano de 2012", advierte desde el Colegio de Ingenieros Técnicos Forestales de España su vocal, José Ramón González Pan. La sequedad muy marcada y el déficit hídrico notable anuncian "un verano bastante duro". La escasez de precipitaciones tiene algo bueno, que no ha crecido en exceso la vegetación, pero la prolongada sequía provoca una secuela peligrosa. Como las plantas tienen poca agua "no desarrollan su parte área, se caen, y se convierten en lo que llamamos un combustible fino muerto", explica.

Este veterano ingeniero técnico forestal, que trabajó más de 20 años en el servicio de prevención del Ministerio de Medio Ambiente y dirigió el programa del Área de Defensa Contra Incendios Forestales, habla en nombre del colectivo aragonés, ya que en estos momentos la plaza de decano está vacante. Recuerda que la crisis hizo que se resintiera la gestión forestal y la limpieza de los montes.

"En las condiciones actuales, si un fuego no se apaga o controla en los primeros momentos y supera las cinco hectáreas es muy fácil que acabe convirtiéndose en un gran siniestro de más de 500 hectáreas", asegura Antonio Villoro. Con más de dos décadas de experiencia y desde el año 2000 como Agente de Protección de la Naturaleza (APN), este ingeniero técnico forestal ha estado en primera línea en innumerables ocasiones, aunque este es el primer verano que no va a combatir las llamas, ya que ejerce como representante sindical de UGT.

En la región, en los últimos 15 años, el 90% de la superficie forestal se ha quemado en solo el 1% de los incendios, que ocurrieron casi todos en días de máxima alerta. De estos grandes fuegos se producen una media de uno o dos al año. Además, según los datos del departamento de Desarrollo Rural y Sostenibilidad de la DGA, el 80% de los casos se quedan por debajo de una hectárea.

Respuesta en 25 minutos

¿Cuánto tiempo se tarda en llegar a apagar las llamas? Una pronta intervención de los primeros medios resulta fundamental. Aunque los tiempos de llegada están condicionados por el lugar y la hora, la DGA asegura que el actual operativo, con ocho patrullas helitransportadas, garantiza que en 25 minutos se puede alcanzar cualquier punto de Aragón con un alto riesgo de incendios. De este intervalo, 10 minutos se emplean en la preparación previa, consulta del lugar, embarque o encendido de motores y 15 minutos como máximo de vuelo. "Las cuadrillas forestales con un APN al mando y las autobombas forestales tienen tiempos más dilatados –aseguran desde el Ejecutivo autonómico–, pero en cualquier caso, su número y reparto por la comunidad (62 y 39 respectivamente) también garantizan un buen tiempo de llegada".

Las lluvias caídas a principios de mes son claramente insuficientes para suavizar las condiciones de incombustibilidad en los montes. Esta semana se prevén chubascos y tormentas, pero ¿con qué intensidad??

Etiquetas
Comentarios