Despliega el menú
Aragón

Aragón celebrará elecciones autonómicas si Lambán pierde las primarias del PSOE

La dimisión del presidente iría acompañada de la disolución del Parlamento, permitida desde hace una década. El líder del partido intentará la unión de los sectores antes del cónclave para evitar la ruptura.

Dos años desde la investidura. Lambán fue investido presidente de Aragón en julio de 2015 (en la imagen, el acto que se celebró en La Aljafería y al que acudió Pedro Sánchez). Su mandato dura hasta 2019, pero el nuevo Estatuto le faculta a adelantar relecciones. En caso de perder las primarias, podrían ser este diciembre o en enero de 2018.
Aragón celebrará elecciones autonómicas si Lambán pierde las primarias del PSOE
José Miguel Marco

De primarias internas solo para militantes a elecciones autonómicas en las que se tendrían que pronunciar todos los aragoneses mayores de 18 años. Aragón afrontará elecciones autonómicas en menos de seis meses si su actual presidente, Javier Lambán, pierde la secretaría regional del partido en las primarias que celebrará el PSOE en septiembre. Será la primera vez en la historia de la Comunidad que se adelante la cita con las urnas, competencia que no se incorporó al Estatuto de Aragón hasta 2007.

Todas las fuentes consultadas apuntan a que Javier Lambán asumiría casi de forma automática que no puede seguir en el cargo de la DGA una vez se consumase esa hipotética derrota ante un rival interno y perdiese la secretaría general del PSOE-Aragón. A la inestabilidad actual que genera a la DGA Podemos en el Parlamento habría que sumarle el rechazo de su propio partido y quizá al desmarque de CHA para alejarse de la debacle. Ante este panorama, hay coincidencia generalizada en el PSOE en que el Gobierno aragonés sería ingobernable y que no habría más margen que disolver las Cortes.

Las primarias se celebrarán en el mes de septiembre, así que la disolución de las Cortes podría llegar –como tarde– en octubre y la celebración de las nuevas elecciones entre diciembre de este año y enero de 2017.

Este escenario -que es asumido por una parte relevante del PSOE– no haría de Aragón la única Comunidad en situación de crisis. Desde el PSOE estiman que la convocatoria anticipada de elecciones se puede replicar también en Castilla-La Mancha y en la Comunidad Valenciana, con las dimisiones de Emiliano García Page y Ximo Puig en el caso de que también perdiesen sus primarias. García Page ya ha lanzado un aviso expreso sobre que estudia disolver las Cortes este mismo año con la excusa de los presupuestos y Puig no lo descarta.

En el caso de Aragón, fuentes del PSOE apuntan a dos únicos posibles rivales de alguna entidad contra Lambán, que serían promovidos en ambos casos por la dirección federal del partido. Son la ejeana Susana Sumelzo o, en el caso de que finalmente no acepte, el alcalde de Utebo, Miguel Dalmau. Estas mismas fuentes coinciden además en que Sumelzo tiene más posibilidades que Dalmau de batir en las urnas ante los militantes a Lambán. En cualquier caso, la realidad actual del PSOE es que casi cualquier candidato con el apoyo expreso de Ferraz y de sectores concretos del PSOE-Aragón(una parte de la ciudad de Zaragoza, el PSOE oscense y los críticos de Teruel), tiene opciones reales de ganar al candidato que promueva oficialmente Aragón y forzar una dimisión que dejaría vacante la presidencia de la DGA.

De momento, a falta de que los ‘sanchistas’ pongan algún otro nombre sobre la mesa, tanto Sumelzo como Dalmau tienen un problema añadido en lo que se refiere a la estabilidad institucional. Ninguno de los dos son diputados autonómicos, que es el requisito que exige el Estatuto para que alguien pueda optar al debate de investidura en las Cortes. De esta manera, no cabe la opción de que Lambán solo dimitiese sin disolver el parlamento y el nuevo líder fuese elegido por el actual parlamento. En estas segundas elecciones, el PSOE concurriría ya con su nuevo secretario general al frente.

Es "compatible"

El PSOE federal, aunque es consciente de los riesgos, argumenta que forzar una derrota de sus barones no les debería llevar obligatoriamente a dimitir. "Una cosa es el liderazgo del partido y otra el de las instituciones", afirmó su portavoz, Óscar Puente, quien asegura que el objetivo único es "renovar" el partido, sin poner en riesgo "la estabilidad".

Etiquetas
Comentarios