Despliega el menú
Aragón

Aragón genera menos energía, aunque consume cada vez más

La Comunidad registró en 2016 su nivel más bajo de producción energética de los últimos 10 años y la eólica sustituyó al carbón.

Molinos de viento en la localidad zaragozana de La Muela
Molinos de viento en la localidad zaragozana de La Muela
Guillermo Mestre

Aragón ha sido siempre una comunidad exportadora de energía. La electricidad que generan las centrales hidroeléctricas, los parques eólicas y las centrales térmicas sale en un 35% de media cada año hacia otras partes del territorio nacional. Una tendencia que no ha cambiado en los últimos años, aunque sí la forma en la que se produce esa energía.

Durante 2016 la energía eólica volvió a recuperar su puesto como principal tecnología generadora de electricidad en Aragón, frente al carbón, que era la estrella de los últimos años. Así se recoge en el último Informe sobre el Sistema Eléctrico Español, publicado esta semana por Red Eléctrica de España.

En Aragón se generó el curso pasado un total de 14.266 gigavatios-hora (Gwh), de los que los aragoneses consumimos un 73% (10.435 Gwh). En su generación intervino como principal agregado la energía eólica (con un 29,6% del total), seguida de la hidráulica (23,4%) y el carbón (23,2%).

Pese a que de forma general Aragón se ha mantenido en niveles parecidos a los últimos años, el 2016 siguió con una senda que a largo plazo puede marcar tendencia: cada vez se genera menos energía, aunque año tras año se consume más.

El curso pasado la generación volvió a caer y se bajó por primera vez en más de una década de los 15.000 Gwh generados, mientras la demanda de electricidad creció de nuevo, ahora un 1,3%, como lleva haciendo desde que se dejaran a un lado los peores años de la crisis.

Del parón de las renovables al parón del carbón

Esta tendencia de menos generación se da también de forma general en España, donde por primera vez desde el año 2003 el país tuvo que importar más energía eléctrica de la que exportó a otros estados, y se debe principalmente al descenso de la producción de energía mediante el carbón (casi tres veces menos ahora que en 2008) y de las centrales de ciclo combinado, infrautilizadas en los últimos años y muchas de ellas con rumores de cierre, como pasó recientemente con la conocida como central 'Peaker' de Escatrón.

A estos factores se han sumado en los últimos años otros como la paralización de la construcción de nuevas renovables tras la retirada de las primas en 2012, la crisis del carbón en los últimos años o, de forma más concreta, la sequía para la hidroeléctrica en los últimos meses.

“Con respecto a la eólica, si bien se han dado peores resultados en los últimos años, este descenso solo se debe a la falta de recurso eólico, porque la potencia instalada en parques ha sido la misma. No se han construido más, pero tampoco se ha parado de trabajar”, señala el aragonés José Miguel Villarig, presidente de APPA Renovables, principal asociación que representa al sector y que ha liderado denuncias contra el Estado a raíz de su regulación en los últimos años, calificada varias veces como lesiva por las empresas, más allá de por la retirada de primas, por “la escasa planificación con la que se han ido tomando las decisiones a la hora de regular, incluidas las recientes subastas, planeadas sin la existencia de plan energético a años vista”, comenta Villarig.

En 2014 y 2015, y en parte debido a esta situación de las renovables, fue el carbón -y en concreto la térmica de Andorra- el mayor generador de energía de Aragón. Una situación a la que ahora vuelve a darse la vuelta en un marco en el que precisamente la continuidad de la central sigue debatiéndose prácticamente semana tras semana.

Fuentes del sector energético explican no obstante que, pase lo que pase con la central, Aragón debería volver a incrementar su producción de energía en los próximos años gracias a las renovables. Principalmente, por las dos subastas ganadas por la empresa aragonesa Forestalia, cuyo desarrollo será fundamentalmente en Aragón, instalando más de 1.200 Mw en parques eólicos. Una suma importantísima si se tiene en cuenta que ahora mismo Aragón es la quinta autonomía con más molinos, con un total de 1.820 Mw instalados, y que con esa suma se podría consolidar con la segunda.

Además, más allá de los proyectos de Forestalia, la DGA también ha avanzado en los últimos meses para desbloquear la instalación de nuevos parques eólicos, paralizados desde que el concurso eólico de 2011 fuera recurrido en los tribunales por numerosas empresas. El Ejecutivo aragonés lanzó el verano pasado un decreto que abría vías para que se tramitaran todos los proyectos eólicos que se hayan presentado con el objetivo de poner fin de una vez a un bloqueo que había acarreado cinco años sin que se instalara un nuevo molino de viento en la Comunidad.

Etiquetas
Comentarios