Despliega el menú
Aragón

Los daños en los cultivos centran las novedades del Plan General de Caza

El Departamento de Desarrollo Rural y Sostenibilidad impulsa medidas contra las plagas de varias especies.

Las plagas de numerosas especies ocasionan daños en los cultivos.
Imagen de archivo de cultivos de la comarca de Valdejalón en los que se denunciaron daños de conejos.
Jesús Macipe

El Departamento de Desarrollo Rural y Sostenibilidad hizo público este lunes, a través del Boletín Oficial de Aragón, el Plan General de Caza para la temporada 2017-2018. Las principales novedades del texto van encaminadas a disminuir los persistentes daños agrícolas producidos por el jabalí, la cabra montéso el conejo de monte, cuya plaga afecta a 112 municipios de la Comunidad.

En esas particulares zonas, citadas en el anexo 2, el Ejecutivo autonómico permitirá la caza ordinaria de conejo (con perro y escopeta) durante 231 días al año. Concretamente, desde el segundo domingo de agosto hasta el 1 de abril. Además, tal y como adelantaron fuentes gubernamentales, “habrá controles poblacionales a lo largo del ejercicio”. Así, “en los cotos se podrácazar (sin perro) por la noche” y “en las madrigueras con hurón acompañado de red capillo y/o escopeta”.

En el resto de municipios -los que están al margen del anexo 2-, se mantienen los periodos hábiles autorizados en las anteriores temporadas: caza ordinaria entre el segundo domingo de octubre hasta el tercer domingo de enero.

Asimismo, según añaden las mismas fuentes, “para la captura en vivo y suelta de conejos en otro lugar (translocaciones entre cotos), se necesitará permiso del Instituto Aragonés de Gestión Ambiental (INAGA) o que tal circunstancia esté prevista en el Plan anual de aprovechamiento cinegético del coto”. Todo ello, “sin perjuicio de la necesaria autorización del INAGA de repoblación o suelta de conejos en el coto de destino”.

En referencia al jabalí, única especie en la que se permite el régimen de comunicaciones para las esperas o aguardos nocturnos de caza mayor, el nuevo Plan General de Caza especifica que, “con el fin de reducir al máximo los daños agrícolas, se disminuye de 48 a 24 horas el periodo mínimo de aviso para la realización de esperas”. Si son nocturnas, según remarcan desde el Departamento de Desarrollo Rural y Sostenibilidad, “deberán contar con la autorización del INAGA y con la conformidad -por escrito- del titular del coto o del propietario del terreno no cinegético donde vaya a efectuarse el control”.

La nueva orden incluye, además, un apartado orientado a equilibrar la proporción de sexos de las poblaciones de cabra montés en Teruel. En el mismo se autoriza, exclusivamente en esa provincia, “la caza de las hembras y de sus cabritos en la modalidad de batida en aquellos cotos de caza que lo incorporen en sus planes técnicos”.

Otros aspectos destacados

Al margen del incremento de la presión venatoria sobre determinadas especies, el Plan General de Caza 2017-2018 clarifica que “durante la caza del zorzal y del estornino pinto se permite el uso de perros, debiendo permanecer estos atados hasta el cobro de las piezas abatidas”.

Además, “por su escaso interés cinegético”, dejan de ser consideradas especies de caza la gaviota reidora y el avefría.

Etiquetas
Comentarios