Despliega el menú
Aragón

El río Aguas Vivas se queda seco… pero no solo por la sequía

Su caudal se desvía en Almonacid de la Cuba para usos agrarios, mermando su cauce a su paso por Vinaceite, Almochuel y Azaila. Los regantes aseguran que también influyen otros factores, como la sobreexplotación de los acuíferos.

El río Aguas Vivas se queda seco… pero no por la sequía
El río Aguas Vivas se queda seco… pero no por la sequía

La grave sequía que afecta a los ríos de la margen derecha del Ebro por el déficit de lluvias de cerca del 50% -ha llovido menos de un 50% de lo normal en los últimos 15 años- indica que el estiaje de este año será largo. Fuera de esta situación de emergencia queda el río Aguas Vivas, ya que la imagen de su cauce seco la mayor parte del año es ya habitual en los pueblos de Vinaceite, Almochuel y Azaila desde hace unos años.

La plataforma Vialaz, que integra a vecinos de estas localidades, se creó en julio de 2015 para reivindicar que el cauce del Aguas Vivas, afluente del Ebro en la margen derecha, mantenga un caudal mínimo ecológico durante todo el año, ya que desde el pasado mes de mayo el río ha vuelto a secarse por el desvío de sus aguas desde Almonacid de la Cuba hacia al término de Belchite destinado a usos agrarios.

Sin embargo, en Vinaceite, Almochuel y Azaila el paisaje es otro. El abastecimiento de agua de estas tres localidades procede de un acuífero encontrado en la zona hace más de 25 años y apenas cuentan con recursos hídricos para mantener sus cultivos.

“¿Regar? Ni nos los planteamos. En Vinaceite se ha sembrado cereal en algunos campos pero como no ha llovido ni lo van a cosechar. En otras zonas cercanas solo hay tierra yerma que ni se ha regado ni sembrado. Lo de regar ya nos da igual, lo único que pedimos es que se mantenga un caudal mínimo en el cauce del río”, relata Daniel Pequerul, portavoz de la plataforma Vialaz.

“El río está fatal, pero no por la sequía. Aquí siempre la hay. Desde antes del mes de mayo, cuando cortaron el agua de raíz en Almonacid de la Cuba, ya no baja ni una gota. A finales de septiembre del pasado año pedimos el agua que le correspondía a los regantes, el cupo del año, y no es que no llegase el agua a la huerta para regar, es que no llegó ni al término de Vinaceite. Es deprimente”, añade.

Los vecinos que defienden esta causa han llevado a cabo varias movilizaciones para reclamar a la Confederación Hidrográfica del Ebro, organismo encargado de la gestión de la cuenca hidrográfica del Ebro, que el Aguas Vivas no quede sin agua a su paso por estas poblaciones.

“Vamos a poner en marcha nuevas acciones: estamos barajando la posibilidad de convocar otra manifestación y estamos preparando un escrito dirigido al Justicia de Aragón, y otro al Ministerio de Medio Ambiente. En Aragón, nos hemos dirigido a todas los organismos e instituciones implicadas y no nos hacen caso”, lamenta Pequerul.

El portavoz señala que “el 6 de septiembre del pasado año mantuvimos una reunión con el presidente de la CHE y con varios miembros de la Comisaría de Aguas y de planificación hidrológica. Pero después de más tres horas no sacamos nada en claro. Es un sentimiento de impotencia porque la ley está de nuestra parte, el sentido común también, pero aquí nadie se inmuta. La respuesta de la CHE fue que se estudiará la situación en 2021, cuando se revise el del Plan Hidrológico Nacional 2015-2021”.

La plataforma de Vialaz esgrime que “la legislación española establece clara y nítidamente que un río no puede quedar seco, ni siquiera mediante una concesión de aguas. Según el Artículo 26.1 (Ley 10/2001, de 5 de julio, del Plan Hidrológico Nacional) '…los caudales ambientales… tendrán la consideración de una limitación previa a los flujos del sistema de explotación, que operará con carácter preferente a los usos contemplados en el sistema…' y tal y como recoge el Artículo 17.2 (Real Decreto 907/2007, de 6 de julio, por el que se aprueba el Reglamento de la Planificación Hidrológica): 'Los caudales ecológicos o demandas ambientales no tendrán el carácter de uso, debiendo considerarse como una restricción que se impone con carácter general a los sistemas de explotación'”.

“No estamos contra nadie, solo defendemos nuestros derechos y vamos a seguir exigiendo que la institución que debe mantener ese caudal mínimo cumpla con la ley. El río Aguas Vivas desemboca en La Zaida, no en Almonacid, donde ahora termina”, argumenta Pequerul.

Por su parte, desde la  Comunidad de Regantes de Belchite se defiende que el cauce "tiene agua varios kilómetros río abajo después de las tomas de agua que realiza la Comunidad de Regantes de Belchite (con todos los permisos, autorizaciones y medios de control exigibles)". Así lo avala un acta notarial levantada el 13 de septiembre de 2016 y fotos tomadas el 19 de junio de 2017 en el paraje denominado 'Pozo de los Chorros', dos kilómetros aguas abajo de Almonacid de la Cuba, y en el paraje llamado 'Paso López', a siete kilómetros aguas abajo del citado municipio.

Imagen del río Aguas Vivas en el paraje denominado 'Pozo de los Chorros', dos kilómetros aguas abajo de Almonacid de la Cuba, el pasado 19 de junio. 

En opinión de esta Comunidad de Regantes, "si río abajo el caudal del Aguas Vivas se reduce, la causa más probable es la sobreexplotación, a veces sin autorización, que se hacen de los acuíferos de la cuenca y del propio Aguasvivas, por personas sin identificar, pero que tienen sus explotaciones agrícolas o ganaderas en los municipios que precisamente integran la plataforma Vialaz".

Etiquetas
Comentarios