Aragón

La Federación crítica con Amancio Ortega pide donaciones para defender la sanidad pública

Las asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública rechazan que las comunidades autónomas reciban donaciones de particulares.

La Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública pide donaciones en su web
La Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública pide donaciones en su web

La Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública de Aragón (ADSPA) sembró esta semana la polémica al criticar la millonaria donación de la Fundación Amancio Ortega para la compra de equipamiento de diagnóstico y tratamiento oncológico. En un comunicado emitido el martes, ADSPA se sumaba al argumentario esgrimido por otras asociaciones regionales homólogas y manifestaba que Aragón "no tiene que recurrir, aceptar, ni agradecer la generosidad, altruismo o caridad de ninguna persona o entidad".

Tanto ADSPA como el resto de entidades que se han manifestado en la misma dirección y rechazan semejante aportación filantrópica al sistema público de salud pertenecen a la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública y se sustentan, en parte, en base a las donaciones. De hecho, en su página web, la Federación apela a la ciudadanía a hacer aportaciones que serán utilizadas para "defender y luchar" por un sistema sanitario público y de calidad: "Te pedimos que nos ayudes económicamente porque la defensa de la sanidad pública necesita medios que cuestan dinero y porque cualquier aportación, por pequeña que sea, puede favorecer una causa que es de todos/as".

Sin embargo, la asociación aragonesa rechaza las donaciones directas a la Comunidad por parte de cualquier persona o entidad y más aún del "mayor accionista de una de las mayores empresas y fortunas personales del Estado" porque, según manifiestan, aspiran a una "adecuada financiación" del sector "mediante una fiscalidad progresiva que distribuya los recursos priorizando la sanidad pública".

Asociaciones de pacientes y profesionales se han desmarcado estos días del posicionamiento de ADSPA y se han mostrado esperanzados ante el anuncio de la compra de nuevos equipos orientados a conseguir diagnósticos y tratamientos oncológicos más eficaces. "La sanidad pública se tendría que financiar con dinero público, es lamentable que tengamos que recibir dinero de externos, pero si hay una donación y eso supone comprar mejor material no vamos a poner el grito en el cielo", reflexionaba este jueves el portavoz del área de Sandiad del CSI-F antes de añadir: "Criticamos que haya externalizaciones por sistema, que para hacer mamografías en tiempo tengamos que mandarlas a la privada mediante conciertos, pero no que nos den dinero para poder prestar el servicio en la sanidad pública. ¿Cómo vamos a protestar por que nos den dinero?".

Adquisición de equipos

En total, la fundación del empresario gallego repartirá 320 millones de euros entre todas las comunidades y la donación a Aragón permitirá la adquisición y renovación de equipamiento tecnológico sanitario por valor de diez millones de euros.

La Comunidad destinará la mayor parte de este dinero (5,4 millones) a mejorar el diagnóstico del cáncer de mama en todo el territorio aragonés. Se comprarán ocho mamógrafos nuevos y se actualizarán otros cinco, permitiendo que todos los sectores sanitarios de la Comunidad cuenten con un mamógrafo digital con tomosíntesis. Se adquirirán también 16 ecógrafos de alta gama y se renovarán los equipos de cribado de mama en las tres unidades móviles que existen. Además, habrá dos nuevos mamógrafos intervencionistas.

Asimismo, se instalará una nueva resonancia magnética en el centro de especialidades Inocencio Jiménez, se actualizará una ya existente en el Miguel Servet y se añadirá un acelerador lineal de radioterapia a la compra de otros dos que ya había iniciado el Gobierno de Aragón.

Cáncer de mama

La decisión de destinar más de la mitad del dinero a la detección precoz del cáncer de mama va en consonancia con que este es el tumor más frecuente en mujeres en Aragón y se han encontrado tumores malignos en 4,2 mujeres de cada 1.000 que han participado hasta ahora en el programa de detección precoz del cáncer de mama de la Comunidad. Este programa consiste en una mamografía gratuita cada dos años y se ofrece a todas las mujeres de entre 50 y 69 años. Supone, de hecho, más del 80% de las mamografías que se realizan cada año en la Comunidad y distintos sindicatos y organizaciones han denunciado en alguna ocasión retrasos de más de seis meses en las citaciones para realizar estas pruebas.

Etiquetas
Comentarios