Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

“Me multan porque mi hija no quiere ver a su padre maltratador”

Ana Sarmentero recibe una multa de 200 euros, porque su hija de 12 años no quiere ver a su padre en el punto de encuentro.

Ana Sarmentero, víctima de violencia de género, ha recibido una multa porque su hija no quiere ver a su padre en el punto de encuentro.
Ana Sarmentero, víctima de violencia de género, ha recibido una multa porque su hija no quiere ver a su padre en el punto de encuentro.
P. F.

Cuando M. tenía 9 años protegió a su madre de su padre que le amenazaba con un machete. Es solo una de los muchos episodios de violencia doméstica que esta niña ha contemplado en su vida. Ahora tiene 12, sus padres están divorciados y él fue condenado en 2015 por violencia de género. Él tiene en vigor una orden de alejamiento de su mujer y un régimen de visitas para ver a sus dos hijas cada quince días en un punto de encuentro de Zaragoza. La madre, Ana Sarmentero, les lleva pero M. no quiere entrar. "Mi hija le tiene pánico por las situaciones que ha vivido y no quiere verle. Y ahora me multan a mí con 200 euros por no cumplir con el régimen de visitas. Yo la llevo cuando toca, pero no la puedo obligar. Es absurdo y profundamente injusto que me multen", denuncia Ana Sarmentero.

Ana recibió el fallo judicial de la multa hace unos días. "La actitud de la madre vulnera abiertamente el cumplimiento de las diversas resoluciones que se vienen dictando. El auto del 10 de febrero de 2016 fijaba un régimen de visitas con las hijas de sábados y domingos de fines de semana alternos (de 11.00 a 19.00), con supervisión de la primera y última media hora. No se ha cumplido ninguna de estas visitas con la hija mayor. Pero tampoco las más restrictivas y totalmente supervisadas acordadas por el auto del 21 de marzo de este año, que consistían para M. en acudir solo la última media hora. La madre no cumple solamente con llevar a su hija. Su responsabilidad de cara al juzgado va más allá y se sitúa en el cumplimiento del régimen fijado", recoge el auto del juzgado de primera instancia número 5 de Zaragoza del 29 de mayo. Ana va a recurrir la multa.

El régimen de visitas aprobado por los jueces ha ido cambiando. Durante un tiempo le suspendieron las visitas al padre por acudir bebido y en mal estado al punto de encuentro. Desde marzo de este año, las visitas son tuteladas (siempre con otra persona presente) en un punto de encuentro de dos horas de duración cada 15 días. La hermana pequeña, de 9 años, acude los sábado de 10.00 a 12.00. Y a M. le corresponde estar con su padre de 11.30 a 12.00.

M. no ve a su padre desde enero de 2016. "Desde que nos separamos he cumplido con el régimen de visitas, aunque él es una persona violenta y con adicciones reconocidas. Ha ido bebido en muchas ocasiones al punto de encuentro y ha amenazado a las trabajadoras. Yo llevo siempre a mis dos hijas. La pequeña tiene mejor relación con él y quiere entrar. La mayor se niega a estar con él", explica Ana.

J. A. L. M. fue condenado en mayo de 2015 por un delito continuado de amenazas en el ámbito familiar. "Hija de puta, disfruta de los cuatro días que te quedan", le dijo, entre otras cosas, como recoge la sentencia. También ha amenazado en numerosas ocasiones a la actual pareja de su exmujer. El juzgado de lo penal número 3 de Zaragoza acaba de ampliar la orden de alejamiento de su exmujer y su pareja hasta diciembre de 2017.

"No es un caso aislado"

"Vamos a recurrir la multa, porque en este caso y muchos otros los jueces están primando el interés del padre sobre el del menor y la madre. Esta niña ha vivido situaciones muy duras. La psicóloga del IAM que le trata recomienda que no vea al padre, pero hasta ahora no se está teniendo en cuenta su opinión", señala Altamira Guelbenzu, la abogada de Ana Sarmentero.

Altamira Guelbenzu comparte la opinión de diversos colectivos (como la Fundación Mujeres o la Asociación Somos Más contra la Violencia Machista en Aragón) que piden revisar las custodias compartidas y los regímenes de visitas para los padres maltratadores. "No estoy de acuerdo con la custodia compartida impuesta. Últimamente las mujeres están siendo cuestionadas y se les acusa falsamente de instrumentalizar a los hijos. Los jueces deberían tener más en cuenta el interés y las opiniones de los hijos de las víctimas de violencia de género", asegura esta abogada.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión