Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

La moda de las clases particulares 'on line'

En cuanto a las presenciales, física y química, inglés o matemáticas son las más comunes.

Para recibir clases basta con un ordenador y una conexión a internet
Para recibir clases basta con un ordenador y una conexión a internet
C. I.

?Sin ataduras, ni horarios, ni contrato, ni un mínimo de horas pactado… ¡y ahora también a kilómetros de distancia! Las clases particulares de toda la vida continúan estando a la orden del día? y ?suponen una importante fuente de ingresos para estudiantes y jóvenes de todo Aragón. Sin embargo, hasta las actividades más tradicionales acaban viéndose arrolladas por las nuevas tecnologías.

El portal ‘Tus clases particulares’ ofrece más de 14.000 profesores en toda España, de los cuales unos 3.300 se ubican en Aragón -3.000 en Zaragoza, 200 en Huesca, 100 en Teruel-. Además, de forma paralela, más de 5.400 profesores se ofrecen a través de la plataforma ‘on line’ de la mano de la aplicación ‘Classgap’. En este caso no se incluye lugar de residencia ya que se trata de clases en directo desde el ordenador, más económicas y con posibilidad de una prueba gratuita.

Sin embargo, los propios usuarios reconocen que esta modalidad ?está en proceso de adaptación. Inés, vecina de Zaragoza de tan solo 20 años, es estudiante de Magisterio en la Universidad de Zaragoza. Gracias a su doble nacionalidad (francesa y española) hace tiempo que se saca un dinero extra enseñando su idioma nativo. “En una ocasión probamos con una clase por internet pero no funcionó, el trato es más lejano y no es cómodo. La verdad es que prefiero darlas de forma presencial”, explica.

En su caso, en casi tres años que lleva como profesora particular ha logrado tener una agenda de trabajo de lo más completa. “Yo me suelo desplazar hasta los domicilios, cobro 12 euros la hora y trabajo toda la tarde cuatro días a la semana, además de preparar para intensivos o pruebas de nivel”, explica.

A pesar de la inestabilidad de este trabajo extra, asegura que para el perfil universitario todo son ventajas: “Cuando estoy de exámenes puedo cambiar mis clases y organizarme de otra manera, igual que los padres pueden cancelarme sin ningún compromiso. Todos ganamos”.

María García, licenciada en Química por la UZ, también ha probado esta metodología, ideal, indica, “para personas que tienen problemas de tiempo o ?necesitan un repaso antes de un examen”. “El funcionamiento es sencillo, o bien te anuncias como profesor, o buscas anuncios de gente que lo anda buscando. Además?,? te puntúan según velocidad de respuesta y te valora?n el resto de usuarios”, explica la zaragozana.

Además de impartir clases de química, ofrece matemáticas y física para alumnos desde primaria hasta bachiller. “El periodo de más demanda es de septiembre a octubre, una vez tienes esas clases cerradas? funcionas ya todo el año hasta que llega el verano”, asegura.

En cuanto a las presenciales, física y química, inglés o matemáticas son las más comunes, aunque existen opciones más originales como equitación, canto lírico, yoga, mindfulness o fotografía. Además, este tipo de servicios también se incluyen en otros portales como Milanuncios, el CIPAJ o Mundoclases.

Otro zaragozano, Borja Juan (27), lleva más de 8 años dando clases particulares de piano, tanto clásico como moderno así como de lenguaje musical, improvisación, armonía o composición. “Tengo desde niños de 5 años hasta mayores de 65”, afirma. En su caso, internet supone una forma de llegar a otro tipo de personas que de otra manera este tipo de clases no llegarían.

En este caso como estudiante, otro zaragozano, David Moreno, acudió a este portal para recibir clases de japonés. “Ahora mismo estoy en trámites para empezar en verano con clases presenciales, en estos momentos la oferta de este idioma en Zaragoza es nula y más aún con una persona nativa, que es lo que yo buscaba”, explica.

“Me oferté como profesora y me salió un reportaje”

Cuando Julia Mancho colgó su anuncio como profesora de fotografía, jamás pensó que podría llegar a conseguir trabajar en una boda: “Me oferté como profesora y me salió un reportaje, fue lo primero que me pasó. Luego empecé con mi actual alumna y damos clases de forma semanal”.

En su caso, lejos de decidir en qué casa se imparte cada clase, tienen la posibilidad de acudir a espacios comunes y al aire libre. “Ahora que hace buen tiempo vamos al Parque Grande, aunque también damos teoría en casa y hablamos de cuestiones más técnicas como qué es la exposición, diafragma y todas esas cosas”, concluye.?

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión