Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

La doble vara de medir de Echenique

Pablo Echenique, este miércoles en Zaragoza.
Pablo Echenique en Zaragoza.
Oliver Duch

El secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, no ha tenido ningún reparo en aplicar una doble vara de medir en su vida política y personal. Su imagen como azote de la corrupción y de la inmoralidad de los "señores de la chistera", en alusión a los empresarios a los que llegó a acusar de "explotar a la gente", ha quedado en entredicho tras la sanción impuesta por la Seguridad Social por una infracción muy grave al haber contratado irregularmente a su asistente personal.

El discurso de moralidad al que Pablo Echenique habitúa a sus seguidores en las redes sociales y a los políticos y periodistas en los plenos de las Cortes hace agua por su particular manera de entender las relaciones laborales cuando le tocó contratar a su trabajador. Y no tuvo empacho en censurar públicamente lo que él mismo había hecho desde 2011 nada más prescindir de su asistente personal, justo cuando lo habían ascendido a secretario de Organización y se enfrentaba a la última campaña electoral nacional. "Es una vergüenza que tengamos a cuidadoras sin pagarles la Seguridad Social", escribió en la cuenta oficial del partido en Twitter el 13 de mayo de 2016.

La estrategia que ha mantenido desde que este diario desveló su fraude a la Seguridad Social el pasado verano es la de descargar toda la responsabilidad en el trabajador, aludiendo a que pensaba que la relación era entre autónomo y cliente y, por tanto, no le correspondía darle de alta en la Seguridad Social. Pero no fue capaz de aportar ni una sola factura por los servicios prestados en las dos comparecencias que tuvo ante la Inspección de Trabajo, el 28 de noviembre de 2016 y el pasado 24 de enero.

Además, la situación irregular no solo se redujo al año transcurrido desde su vuelta del Parlamento Europeo, en marzo de 2015, hasta su acceso a la cúpula estatal de Podemos, en abril de 2016. De hecho, ya estuvo pagando en negro a su asistente personal entre septiembre de 2011 y junio de 2012, periodo por el que no ha sido sancionado al haber pasado más cuatro años y haber prescrito la infracción.

Echenique tampoco ha tenido inconveniente en aludir a su "elevado nivel de dependencia", reconocida por la Administración y por la que es perceptor de la prestación económica de cuidados en el entorno familiar, y la "injusticia" que supone para miles de familias en sus mismas circunstancias "la interpretación tan restrictiva de la ley".

También aludió a que pagaría la multa si la considerase justa pese a suponer una "importante parte" de sus "modestos ahorros". Según su declaración de bienes al acceder a su escaño en las Cortes, disponía de 57.225 euros en el banco y en dinero virtual (bitcoins) en la primavera de 2016.

Pero el secretario de Organización de Podemos-Aragón no ha tenido ningún problema en airear sus contradicciones antes incluso de militar en el partido, utilizando la retranca que caracteriza a este investigador del CSIC reconvertido en político. Así lo hizo en 2013 en su blog, donde confesó que además de "cascao", como se refiere a su condición de discapacitado, había sido "neoliberal" e incluso defendido la guerra de Irak en su "etapa de Ciudadanos".

En ese momento, se preguntaba cómo miles de personas con escasos recursos eran capaces de votar al PP, al PSOE o a UPyD tras haber hecho su particular viaje contestatario. "Creo que no hay que ser muy duro con mi yo pasado y de, hecho, con nadie que haya sucumbido a la propaganda", decía en referencia a la labor de los medios de comunicación, "el instrumento de propaganda de la élite que los posee y controla".

Eso no quita que vendiera precisamente su mayor "impacto mediático" como uno de los pilares de su candidatura para liderar el partido en Aragón, en 2015. Para entonces, ya llevaba un año en la filas del partido como impulsor del Círculo de Zaragoza y del nacional sobre Discapacidad y su proyección era meteórica tras pasar unos meses en el Parlamento Europeo.

Tampoco le supuso ningún problema su viraje interno en Podemos, pasando de ser un verso libre de Aragón a miembro destacado del aparato. Y de estar enfrente a Pablo Iglesias, quien lanzó a la actual presidenta de las Cortes, Violeta Barba, para disputarle el liderazgo del partido en Aragón, a ser su máximo colaborador justo un año después como secretario de Organización, relevando al errejonista Sergio Pascual.

Y muchos menos reparos tuvo de hacerse una foto hace poco más de mes y medio con las empleadas domésticas tras defender su grupo, con su ausencia en el hemiciclo, una proposición no de ley de la formación morada en apoyo de los derechos de las personas que desempeñan "el trabajo doméstico y de los cuidados". Mientras, la Inspección de Trabajo continuaba con su expediente sancionador por, precisamente, conculcarlos.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión