Aragón

Aragón es una de las pocas autonomías que consigue reducir sus emisiones

La Comunidad consiguió rebajar sus emisiones de efecto invernadero un 0,7%. La proyección indica sin embargo que, como toda España, no se cumplirán los objetivos marcados.

El tráfico produce el 40% del CO2.
El tráfico produce el 40% del CO2.
Afp Photo

Aragón fue una de las pocas comunidades españolas que en el último conteo del Ministerio consiguió rebajar su nivel de emisiones. Una mejoría que organizaciones ambientalistas califican como positiva a priori, aunque pierde algo de brillo cuando se advierte que la 'buena' posición de Aragón en materia contaminante se debe más bien a que destaca en medio de un mapa nacional donde las emisiones han vuelto a repuntar una vez más.

En total Aragón emitió en 2015 -último año inventariado- 16,4 millones de toneladas de gases de efecto invernadero, apenas un 0,7% menos que el año anterior, aunque suficiente para colocarse como una de las cinco autonomías que han conseguido mejorar. Las otras son la Comunidad Valenciana (-0,2%), Murcia (-1,9%), Canarias (-2,9%) y Cataluña (-4%) que es la región que mejor comportamiento tiene en este aspecto. Por contra, el resto de autonomías han visto crecer sus emisiones, estando lideradas por Asturias donde han subido casi un 20% de un año para otro.

Estas emisiones se miden en toneladas equivalentes de CO2, pero en ellas no se contabiliza únicamente dióxido de carbono sino también otros gases como el metano o los óxidos de nitrógeno que pueden ser más perjudiciales tanto para la salud como para el cambio climático.

Estos últimos datos llegan después de que los años de la crisis lograran algo inesperado: la falta de actividad y consumo hizo que por primer vez España en su conjunto y Aragón en particular consiguieran rebajar sus emisiones. Para hacerse una idea, y tras casi treinta años de la puesta en marcha del protocolo de Kioto, solo en 2013 y debido a este parón económico Aragón consiguió emitir menos GEI a la atmósfera que en 1990, el año en el que se inició la lucha global contra el cambio climático y que sirvió de base para las mediciones.

Tras los años de crisis más dura, en 2014 las emisiones en Aragón volvieron a repuntar, y por eso la mínima rebaja del último año contabilizado se ve más como algo puntual que como un cambio de tendencia. "Las organizaciones preocupadas por el cambio climático tenemos claro que la mejora de los últimos años viene dada por algo coyuntural, no porque se hayan tomado medidas efectivas", explica Cecilia Foronda, directora de Cambio Climático de la fundación Ecología y Desarrollo (ECODES).

De hecho Foronda señala que estos años 'buenos' han coincidido precisamente con "los menos beneficiosos en materia de promoción de energías renovables", haciendo referencia por ejemplo a los impuestos sobre el autoconsumo o el parón en el sector que produjo el recorte de primas.

La energía y el sector agrario, fundamentales en Aragón

Y es que la energía tiene un papel fundamental en la emisión de Gases de Efecto Invernadero. Muestra de ello es que en Aragón hasta un 28% de las emisiones proceden de la producción, transporte y procesado de la energía. Aquí se incluyen por ejemplo las emisiones de la Térmica de Andorra y de otros procesos industriales, que no obstante han ido cayendo en los últimos años, primero por el cierre de la central de Escucha en 2011, y ahora por la crisis que también se está viviendo en la capital de la comarca minera.

A la energía le siguen como sectores con más emisiones el transporte (17%), la industria (11%) y también el sector agroganadero, que proporcionalmente tiene más peso en Aragón que en el conjunto de España. De hecho, solo la gestión del estiércol por su emisión de metano a la atmósfera supone casi un 15% del total.

 

Hacia una nueva Ley contra el Cambio Climático

Y en este marco, esta semana en Madrid han comenzado las ponencias de expertos para la elaboración de una nueva Ley de Cambio Climático y Transición Energética. Una norma de cuya redacción y ejecución dependen buena parte de las opciones de España para cumplir con los objetivos fijados por la UE y el último acuerdo de París.

A España, dentro de su papel como miembro de la UE, le tocaría reducir sus emisiones en un 26% en 2030 con respecto a 2005. Una meta que ahora se ve lejana, dado que hasta las propias proyecciones del Ministerio predicen que el país contaminará más llegado ese año que ahora.

"La nueva Ley va a resultar fundamental, pero es necesario que sea una norma transversal, que no solo sea responsabilidad del Ministerio de Medio Ambiente, sino también de Industria, Fomento y otros sectores implicados, además de tener un presupuesto cerrado", explica Foronda, que opina que en los últimos años la preocupación del Ejecutivo por el Cambio Climático ha sido "muy pequeña".

Además de esperar una mayor implicación política, Foronda ahonda también en la cada vez mayor concienciación de los ciudadanos y las empresas, que participan en programas como 'Comunidad #PorelClima', de Ecodes, que propone pequeños y también grandes cambios al alcance de cada uno para contaminar menos.

En Aragón, por su parte, la Estrategia Aragonesa de Cambio Climático y Energías limpias data de 2009 y está pendiente de actualización. Sin embargo, la reciente subasta energética que resultó beneficiosa para la empresa aragonesa Forestalia supondrá la instalación en los próximos años de nuevos proyectos eólicos y renovables que pueden ayudar a mejorar los datos de emisiones. Un campo donde Aragón no obstante ya está un peldaño por encima de la media nacional, produciéndose el 21% de la energía de forma limpia, frente al 15% de toda España.

Etiquetas
Comentarios