Despliega el menú
Aragón

Aragón, un país de montañas

Comarca de Bajo Aragón-Caspe, tierra de frontera

En cuatro de los seis municipios que la conforman, además del castellano, se habla una variedad dialectal del catalán.

Embalse de Mequinenza, conocido popularmente como el Mar de Aragón.
Embalse de Mequinenza, conocido popularmente como el Mar de Aragón.
HA

La comarca de Bajo Aragón-Caspe es tierra de frontera, por eso en cuatro de los seis municipios que la conforman, además del castellano, se habla una variedad dialectal del catalán.

El terreno es seco, como corresponde al bajo índice de lluvias que se reciben, sin embargo la sequedad se ve compensada por los ríos que surcan esta tierra. El Ebro atraviesa la comarca dando lugar a dos embalses: en primer lugar, el llamado Mar de Aragón, embalse de Mequinenza, que con una capacidad de 1.500 m3 y 500 kilómetros de costa interior se alza como el mayor de la Comunidad. Y en segundo lugar, el embalse de Ribarroja, en la parte más oriental del territorio.

Enclaves naúticos

Ambos embalses, cada uno con sus características específicas, cuentan con diversas especies piscícolas y son enclaves únicos para la pesca deportiva y para la práctica de deportes náuticos. Prueba de ello, la Copa de Paddle Surf Mar de Aragón, de carácter nacional, que se ha celebrado recientemente. Como curiosidad, cabe destacar el tamaño de los proverbiales siluros, que llegan a medir hasta dos metros.

La rica huerta de la comarca presume de de variedad de hortalizas y verduras -los tomates secos fritos son una de las especialidades de la zona-. El cordero, el cerdo y las aves de corral son las carnes más utilizadas. Las olivas, y el aceite que de ellas se obtiene -que cuenta con denominación de origen- son también un ingrediente esencial de la cocina de la zona. También se pueden degustar diversas variedades de pescados obtenidos de los embalses. Para postre, además de la fruta fresca (entre ella el melocotón también con denominación de origen), existen muestras de repostería tradicional en cada localidad.

El territorio ha sido escenario del paso de la Historia, de múltiples y diferentes culturas que han dejado un valioso y rico legado.

En la comarca existe cierta dispersión geográfica. Su número de habitantes se acerca a los 15.000, distribuidos entre sus seis municipios: Caspe -capital de la comarca-, Chiprana, Maella, Fabara, Nonaspe y Fayón.

Etiquetas
Comentarios