Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Más de 210 familias han pedido ayuda profesional tras sufrir violencia por parte de sus hijos

Según el Espacio Ariadna, centro aragonés de asistencia que cumple tres años, los casos tardan en salir a la luz.

La Fiscalía tramita en Aragón cada año 170 casos de padres que, en una de las decisiones más difíciles de la vida, denuncian a sus hijos por violencia doméstica. Más que los golpes o los insultos, las víctimas confiesan que duele más no saber cómo reparar una relación que suele llevar tiempo deteriorándose.

Hace tres años echó a andar en Aragón el Espacio Ariadna, un centro de la Fundación para la Atención Integral del Menor (FAIM) que trata de atender y reconducir estas situaciones. En este tiempo, han trabajado con 211 familias (un 30% de los casos siguen en proceso), con una media anual de cien casos en tratamiento.

Es muy difícil trazar un perfil del tipo de hogar o de menor en el que la situación se vuelve insostenible. Lo que sí que se sabe es que el número de casos va en aumento, aunque tal vez por lo mismo que ocurre con la violencia de género: que cada vez se denuncia más."Todas estas situaciones tienen grados", explica Pedro Coduras, gerente de FAIM. "Nuestro trabajo consiste en gestionar el malestar que lleva al chaval a cometer estas agresiones, intentar entender qué problema hay y evitar la escalada de violencia", añade. En esto, los psicólogos y terapeutas reconocen que las familias piden ayuda demasiado tarde. Porque, ¿quién cuenta que su hijo le pega o que no se atreve a llegar a casa después de trabajar?

Denominadores comunes

"Un denominador común en todos los casos es la existencia de una emoción no elaborada que se manifiesta a través de la ira". Uno de los terapeutas del grupo resume así uno de los detonantes que a menudo va acompañado de otras complicaciones.

"En muchos casos, hay situaciones detrás como que se trate de una familia monoparental, que haya habido un divorcio o en casos de adopción", explica Nuria Guerra, psicóloga de Espacio Ariadna.

En general, suelen atender a niños de entre 7 y 12 años; de entre 14 y 17 (este es el grupo más numeroso) y de más de 17 años. El 40% de los casos son derivados a este programa por parte de los servicios municipales del Ayuntamiento o de la Casa de laMujer; un 15% llegan desde Salud Mental y otro 7% del Espacio de Medio Abierto. Ayer, además, este grupo celebró la VII reunión del Observatorio de Violencia Intrafamiliar.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión