Despliega el menú
Aragón

Gastronomía

Heraldo Saludable

Las intoxicaciones por comer atún se disparan

En 2017 ya se han producido cinco brotes en la Comunidad, mientras que en los cuatro años anteriores solo se registraron 11.

Atún fresco en una pescadería.
Atún fresco en una pescadería.
Pixabay

El anuncio por parte de la Dirección General de Salud Pública del Gobierno de Aragón de cuatro personas afectadas por comer atún fresco ha provocado cierta alarma en la sociedad. Estos brotes se suman al repunte de intoxicaciones por histamina que se ha registrado en los últimos meses en la Comunidad. Según los datos facilitados por el departamento de Sanidad del Gobierno de Aragón, en 2017 se han confirmado cinco brotes de escombrotoxismo (es la intoxicación que causa la histamina): dos en la provincia de Huesca y tres en Zaragoza, con un total de 10 afectados.

Tal y como muestran los datos de los boletines epidemológicos de Aragón, el primer brote de este año se produjo en Zaragoza durante el mes de febrero. En este caso, dos personas se intoxicaron al comer atún en un restaurante. Dos meses después se produjeron el resto: cuatro personas resultaron afectadas en Huesca al comer atún en dos establecimientos diferentes de la provincia y otras cuatro tuvieron que ser tratadas en Zaragoza. En esta última ocasión, la sustancia tóxica provenía de dos lotes de atún comercializados en la capital aragonesa que pertenecían a un mismo distribuidor de la provincia de Cádiz.

Estas cifras contrastan con las registradas en los últimos años. El Ejecutivo autonómico ha confirmado que entre 2012 y 2016 solo se declararon 11 brotes de escombrotoxismo, lo que supone menos de tres casos cada año; una cifra bastante más reducida que la que se ha contabilizado durante los primeros cinco meses de 2017. Además, en estos 11 brotes, 24 personas resultaron afectadas.

Los casos de Aragón no han sido los únicos y unas 40 personas en todo el país han sufrido una intoxicación alimentaria por atún en los últimos días, a causa de una empresa ubicada en Almería. Por ello, la Agencia de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aecosan) ha recomendado no consumir atún comprado fresco entre los días 25 de abril y 5 de mayo. Asimismo, los responsables de Salud Pública de la Junta de Andalucía mantienen la empresa cerrada como medida de precaución para la protección de la salud de los ciudadanos.

Desde el Gobierno de Aragón especifican que las causas se tienen que analizar a nivel nacional y, además, recalcan que “todavía no ha pasado el tiempo suficiente para saber si se trata de un caso puntual". "Nosotros recibimos el aviso el domingo, ese mismo día la inspección veterinaria ya lo estaba controlando y el lunes los diferentes comercios minoristas ya estaban informados", señala Francisco Javier Falo, director general de Salud Pública.

Esta rapidez en la actuación se debe a la red de alerta de seguridad en la que cooperan todas las comunidades autónomas: "En el momento que vemos que hay algo que puede afectar a otras zonas, avisamos y se pone en marcha el mecanismo de control. En ocasiones, se consigue atajar el problema incluso antes de que llegue al consumidor".

Respecto a las intoxicaciones de estos días, desde la Dirección General prefieren no señalar cuáles son los establecimientos en los que se ha vendido el producto: "Es un producto que está descongelado por lo que, a estas alturas, es complicado que todavía se conserve en alguna vivienda. Entendemos que lo que se vendió antes de su retirada ya ha sido ingerido y no ha ocasionado efectos secundarios".  

No hay que olvidar que estos lotes de atún se pescaron en sus correspondientes caladores para ser congelados rápidamente. Posteriormente, en los centros de manipulación, los descongelaron y trocearon para enviarlos a los minoristas y restaurantes. Es en el momento de la manipulación en el que se produjo la contaminación del atún.

“La intoxicación se produce por la falta de higiene y una mala elaboración, por lo que el culpable es aquel que procesa el atún. Si pasa por varios procesos antes de venderse o se deja a temperaturas más elevadas de lo indicado es normal que el producto se contamine”, recalca Miguel Calvo, catedrático de Tecnología de los Alimentos de la Universidad de Zaragoza.

Al mismo tiempo, explica que no existe ningún modo de detectar si el atún está contaminado y tampoco hay ninguna medida para eliminar los efectos de la histamina. “No cambia de color, ni de olor... y tampoco se soluciona congelándolo o cocinándolo de determinada manera. Es imposible saber si nos podemos intoxicar con él”, reconoce.

A pesar de los brotes detectados en los últimos meses, subraya que “no es una intoxicación importante”. “Hay muchos casos y la mayoría de ellos ni se declaran. Muchos pacientes no necesitan ir a urgencias puesto que en un par de horas se han pasado los efectos”, señala. Según especifica, estas intoxicaciones son muy comunes ya que provienen de la contaminación de la histamina, que es un componente natural de los atunes.

Miguel Calvo recalca que no hay que alarmarse y que se puede seguir consumiendo atún con total normalidad. “A no ser que esté muy contaminado, los efectos suelen aparecer a la hora y en un par de horas se han ido”, sostiene. Lo más habitual es que el intoxicado tenga rubor, sudor facial y picor, aunque también son comunes las náuseas, vómitos, cefáleas y eritema cutáneo.

Aragón registró 159 brotes epidémicos durante el 2016

El trabajo llevado a cabo por la Dirección General de Salud Pública ha provocado que en los últimos años se hayan reducido los brotes epidémicos en la Comunidad. Tal y como ha publicado en otras ocasiones HERALDO DE ARAGÓN, en 2015 se registró un descenso de más del 20% de casos y en 2016 se mantuvieron estas buenas cifras. En el último año se han contabilizado 159 brotes (44 en Huesca, 20 en Teruel y 95 en Zaragoza) que afectaron a 1.324 personas.

Según el documento publicado por el Gobierno de Aragón, las toxiinfecciones alimentarias fueron el tipo de brote más frecuente (32% de los casos). Además, en más de la mitad de estos brotes, tras la investigación epidemiológica se pudo constatar el agente implicado. Y, de estos, el germen que se aisló con mayor frecuencia fue la salmonella, agente responsable de un total de 20 brotes (el 38,4 %).

Etiquetas
Comentarios