Despliega el menú
Aragón

La saturación que le pasó factura a Rosales

El colegio llegó a tener 137 solicitudes en 2013 y este año solo ha recibido 36. La masificación y la llegada de un segundo centro al barrio influyen en los números.

El centro, en las afueras del barrio, ha sido muy demandado durante muchos años.
El centro, en las afueras del barrio, ha sido muy demandado durante muchos años.
Aránzazu Navarro

El colegio de Rosales del Canal llegó a tener 137 solicitudes para 75 plazas en el año 2013. No había otro centro en el barrio y el ‘boom’ en las zonas del sur de Zaragoza empezaba su escalada. En los cursos siguientes, siguió con una elevada demanda, a la que se sumó el alumnado de colegios que aún no estaban construidos (antes, el Zaragoza Sur; ahora, el de Arcosur), pero que sí que tenían estudiantes asignados y que ocupaban aulas puente.

El tráfico de solicitudes fue aminorándose, pero se mantuvo alto: en 2014 y 2015 apenas quedó alguna vacante; en 2016 fue solicitado por 74 familias y, este año, solo han aspirado a una de sus cien plazas 36 niños. El dato ha caído como un jarro de agua fría entre las familias, que achacan el bajón a un cúmulo de factores, como el "desgaste" que sufren los colegios que crecen casi desde el principio por encima de su capacidad. A unos metros, el Zaragoza Sur, un centro que de momento ofrece solo infantil y se estrenó este curso, ha recibido 93 solicitudes para 75 vacantes.

Llama la atención que, incluso, una docena de familias de Rosales hayan preferido separar a sus hijos este curso y matricular a los de 3 años en el nuevo colegio (a unas manzanas de distancia) manteniendo a los mayores en primaria, a pesar de que, por la mañana, entran a la misma hora en dos centros diferentes. Algunas familias pidieron al Servicio Provincial de Educación que se abrieran ya vías en primaria en Zaragoza Sur para agruparlos, algo que finalmente no han conseguido.

"Rosales llega a este punto quemado y masificado", denuncian desde la ampa del colegio, donde critican "los engaños" del Departamento de Educación y "la situación en la que se deja a un centro vital durante mucho tiempo". Se refieren con esto a que, a pesar de que se les dijo que no, Rosales volverá a recibir a niños de Arcosur, lo que obligará a instalar aulas prefabricadas. "Los niños de 3 años no se pueden echar la siesta porque no hay espacio libre y el centro está sobredimensionado, porque está funcionando con 900 alumnos", lamentan. Además, el hecho de que el Zaragoza Sur se haya construido más cerca de la zona residencial, que no esté masificado y que sus alumnos puedan cursar en él hasta el Bachillerato, hacen que las familias lo prefieran, según la ampa.

Otro factor diferencial es que Zaragoza Sur ofrece jornada continua, y algunos de los que han decidido separar a sus hijos la prefieren, ya que luego los mayores que tienen en Rosales pasarán al instituto, donde también tendrán jornada continua. Además, el volumen de alumnado de 3 años se ha ido reduciendo: entre los dos coles ofertaban en este proceso 175 plazas, pero hay censados 125 niños en el barrio. Algunas familias aseguran también que no están de acuerdo con la gestión del centro, y ha habido problemas internos por cuestiones como la biblioteca o el British Council.

El Departamento de Educación no entra a valorar las quejas de la ampa y las familias y solo recuerda que la elección de un colegio u otro se debe a muchos motivos, como que haya un proyecto u otro, o los tiempos escolares, es decir la jornada escolar que tenga implantada.

Etiquetas
Comentarios