Despliega el menú
Aragón

Las obras del colegio de Parque Venecia salen a licitación y se alargarán hasta el inicio de 2018

Educación está en proceso de negociación para que puedan comenzarse los trabajos pendientes en el Cuarte 3.

El colegio de Parque Venecia, uno de los más demandados de la ciudad de Zaragoza (tanto que el Gobierno de Aragón ha decidido concederle un aula más de primero de infantil ante la avalancha de solicitudes recibidas en el año de su estreno), no tendrá su sede terminada al menos hasta el primer trimestre de 2018. La licitación de los trabajos se publicó ayer en el Boletín Oficial de Aragón y el tiempo para su construcción se estima en aproximadamente siete meses (210 días).

Mientras tanto, y como ya se anunció en días pasados, los matriculados en este centro, que comenzará a funcionar en septiembre con cuatro aulas para niños de 3 años, darán clase en el colegio de La Estrella, en el barrio de La Jota. A pesar de la distancia entre ambos barrios (unos siete kilómetros), el Departamento de Educación se comprometió a costear el transporte y el comedor de todos los alumnos en esta situación hasta que se termine de construir el colegio. La primera fase del edificio constará de 12 aulas de infantil, que salen a licitación por 2.858.984 euros. Las empresas interesadas tienen dos semanas, hasta el próximo 22 de mayo, para presentar sus ofertas.

Esta primera fase de Parque Venecia se construye sobre una parcela de 4.443 metros cuadrados, cuyo edificio tendrá 2.337, que también albergará un vestíbulo de acceso con sala de psicomotricidad y zona de dirección, con sala de profesores. En las obras que salen ahora a concurso también se incluye el comedor, que será compartido con los futuros alumnos de primaria, y que tendrá un acceso cubierto desde ambos edificios.

La consejera de Educación, Mayte Pérez, dijo ayer que su Departamento ha hecho "un esfuerzo tremendo" por solucionar la falta de plazas en la zona sur de Zaragoza, donde habrá desde septiembre nueve centros –dos más que en la actualidad– y anunció que próximamente se adjudicarán las obras para los colegios integrados Valdespartera 3 y Arcosur.

Mientras siguen los trámites para construir las escuelas en el sur de Zaragoza, el Departamento de Educación sigue en el proceso negociador para buscar constructora que se haga cargo de los trabajos pendientes en el Cuarte 3. El centro debería estrenar su fase de primaria el próximo curso, pero la rescisión del contrato con la anterior adjudicataria, Sacyr, retrasó este plan inicial.

El Departamento sacó a licitación unas obras para terminar el gimnasio y cuatro aulas de primaria en las que acomodar a los alumnos actualmente en 3º de infantil. Sin embargo, este concurso quedó desierto y ahora está contactando con diversas empresas para ofrecer los trabajos, de manera que puedan estar terminados para septiembre. Si no es así, se adaptarían espacios de forma puntual en el edificio de infantil.

Cuarte de Huerva ha sido en los últimos años uno de los puntos calientes del proceso de escolarización, y la puesta en marcha del Cuarte 3 contribuyó a mejorar la situación. Los vecinos del municipio siguen demandando un instituto –los alumnos de la localidad cursan la secundaria en centros de Zaragoza, a ocho kilómetros de sus casas–, aunque el ciclo de infantil se cubre este año abriendo una vía más en el Ramón y Cajal.

Precisamente ayer, el colegio concertado Ánfora felicitó a la consejería de Educación por esta decisión. En una nota de prensa, el centro da las gracias a la consejera por "la valentía" de su rectificación. Aun con todo, desde este centro se quejaron de que aún no se oferten las plazas necesarias en Cuarte, lo que, en su opinión, ha llevado a padres a solicitar vacante en colegios concertados fuera del municipio.

La situación de la Romareda

Por otra parte, en el barrio zaragozano de la Romareda, donde la gran demanda también ha obligado a abrir una vía extra en el Doctor Azúa, ningún niño del barrio se quedará sin plaza, según la DGA. A todos los que pidieron plaza en colegios del entorno y cuentan con ocho o siete puntos para entrar en ellos ­–es decir, que tienen hermanos en el mismo colegio o viven a menos de un kilómetro de él– se les asegura una vacante en una escuela de la zona.

Etiquetas
Comentarios