Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Los pequeños pueblos aragoneses que están ganando batallas legales a las eléctricas

Mezquita de Jarque y Fayón están envueltos en pleitos por el uso de su suelo que, hasta la fecha, les dan la razón.

Embalse de Ribarroja cubriendo los restos del antiguo Fayón
Los pequeños pueblos aragoneses que están ganando batallas legales a las eléctricas
Heraldo

En 1967 los vecinos de Fayón tuvieron que abandonar su pueblo. El plan para inundar sus terrenos y extender lo que ahora forma el actual embalse de Ribarroja, a caballo entre Zaragoza y Tarragona, llevó a todos sus vecinos a un nuevo pueblo de colonización cercano.

Hoy se puede seguir viendo en el embalse la torre de la iglesia del antiguo Fayón, y el embalse sigue ocupando buena parte del término municipal del pueblo nuevo, algo por lo que sus vecinos -ni los que vieron cómo tenían que salir ni los que han nacido después- han recibido nunca ninguna contraprestación a excepción del 1,5% de los beneficios que da el embalse -gestionado por Endesa- según lo que marca la ley estatal de Haciendas Locales. Esto es apenas unos escasos 5.000 euros anuales para el consistorio.

Su situación es similar a la de centenares de pueblos cuyos suelos los aprovecha Red Eléctrica Española. Desde algunos con pantanos cercanos -que en Aragón quizá tengan su caso más extremo en el despropósito del pantano nunca construido que aún se intenta reparar de Jánovas- a otros con subestaciones eléctricas o líneas de alta tensión que cruzan sus campos.

Sin embargo Fayón, que en la actualidad cuenta apenas con 350 habitantes, y Mezquita de Jarque, en Teruel (con 131 vecinos censados) están comenzando a librar y ganar una ardua batalla legal en los tribunales contra Red Eléctrica Española.

Unos pequeños pueblos que de finalizar sus litigios de forma positiva podrían sentar jurisprudencia para que otros núcleos afectados por situaciones similares también comiencen a poder recibir algunos pagos por el uso de su suelo por parte de estas instalaciones.

El caso de Fayón, el pueblo al que se tragó un embalse

En todos estos municipios, que ahora han empezado a recoger los frutos de sus litigios por toda España, se parte de una misma base. Red Eléctrica Española tiene en ellos infraestructuras necesarias para generar o transportar electricidad a otras zonas, pero los pueblos que, para bien o para mal, las tienen en su término municipal no perciben una indemnización o compensación importante por ello.

En el caso de Fayón, el Consistorio de la pequeña localidad aprobó hace unos años una ordenanza que exigía unas tasas a Red Eléctrica. Tras un recurso por su parte, el Tribunal Superior de Justicia de Aragón falló a favor del municipio, pero Red Eléctrica volvió a recurrir hace unas semanas ante el Tribunal Supremo.

“Iniciamos este tema hace ya casi cinco años. Ahora, esperamos que el Supremo nos acabe de dar la razón. Se trata de reconocer unas tasas sobre un mal irreversible para el pueblo”, explica el secretario del consistorio, gobernado por el PP, Antonio Grau.

De salir adelante su petición en el Supremo, Fayón pasaría de recibir 5.000 euros que percibe ahora por la electricidad que produce el embalse, a unos 100.000, unos ingresos muy significativos para un pueblo tan pequeño. Su causa podría suponer además un precedente para que otros municipios cuyos términos municipales están ocupados en parte por embalses- Sin ir más lejos, sus vecinos de Mequinenza- también puedan empezar a cobrar a REE.

Mezquita de Jarque, un pueblo plagado de torres eléctricas

En la Comarca de las Cuencas Mineras se encuentra Mezquita de Jarque, el otro municipio aragonés que está litigando contra Red Eléctrica y que, en su caso, ya tienen una sentencia firme a su favor por parte del Supremo.

Al igual que en Fayón, este pueblo se ha visto afectado por las instalaciones eléctricas. Su término municipal es un punto clave en la red de transporte de energía eléctrica de la provincia al contar con la subestación que centraliza la mayor parte de los flujos y los redistribuye por el sur de Teruel y hacia la Comunidad Valenciana. Al pasar por Mezquita de Jarque, se ven numerosas torres de más de 20 metros de altura que cruzan sus campos.

Su causa también lleva unos años en los juzgados. Tras una primera ordenanza exigiendo tasas que fue tumbada por el TSJA al considerarla excesiva, el Consistorio, gobernado por el también diputado del PSOE Herminio Sancho, elaboró una segunda normativa. Esta también fue recurrida por Red Eléctrica, pero en esta ocasión el TSJA falló a favor del pueblo.

Siguiendo con los recursos, el asunto llegó al Tribunal Supremo, que el pasado mes de enero emitió una sentencia a su favor. La sentencia obliga a las empresas a abonar entre 3.000 y hasta 12.000 euros por metro lineal en el caso de los suelos públicos atravesados por estos tendidos eléctricos, lo que podría suponer según los primeros cálculos un pago de entre 150.000 y 200.000 euros para el pequeño ayuntamiento.

“Los tendidos eléctricos han marcado el paisaje del pueblo. Entendemos que las líneas deben pasar por algún lado, y que si Mezquita es la mejor ubicación deben estar, pero también es de justicia que si es en beneficio de todos los que las sufrimos recibamos una contraprestación por ello”, explica su alcalde, Herminio Sancho, que por ejemplo tiene su explotación ganadera debajo de varios de estos cables.

En el caso de Mezquita de Jarque todo el caso ha sido llevado en los tribunales por Gonzalo Abogados, un bufete que también ha trabajado en otras sentencias de todo el país a través de la Federación de Municipios y Comarcas. Junto con la de Mezquita, el TS ha fallado otras cinco que pueden sentar jurisprudencia para que a partir de ahora Red Eléctrica deba indemnizar a los pueblos en los que tiene sus instalaciones.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión