Despliega el menú
Aragón

Tercer Milenio

Tercer Milenio

La solicitud de patentes en Aragón cae casi un 40% en solo cuatro años

A pesar de todo, la comunidad aragonesa sigue siendo la que presenta más peticiones en relación al número de habitantes.

Fábrica de inducción de Montañana de BSH, una de las empresas que más patentes registra en Aragón.
Fábrica de inducción de Montañana de BSH, una de las empresas que más patentes registra en Aragón.

La caída de la inversión en investigación (tanto en el sector público como en el privado) está teniendo un efecto directo en la solicitud de patentes nacionales. Así se desprende del continuo descenso vivido en Aragón durante los últimos años. Según los datos de la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM), mientras que en el 2012 se solicitaban un total de 232 patentes, esta cifra ha descendido hasta las 146 de 2016. Esto supone una reducción de casi un 40% en solo cuatro años. Aunque en el ámbito nacional esta tendencia es ligeramente mejor, también se siguen registrando datos cada vez más bajos. De 2012 a 2016 se ha pasado de casi 3.400 solicitudes de patentes a 2.849, lo que supone una reducción de más del 15%.

A pesar de este continuo descenso, Aragón sigue siendo la comunidad con más actividad inventiva. El último informe presentado por la OEPM hace unas semanas señala que en la Comunidad se registran 112 solicitudes de patentes por cada millón de habitantes; mientras que en grandes núcleos urbanos como la Comunidad Valenciana o Madrid, estas cifras se sitúan en 79 y 71 patentes por cada millón de habitantes. Esto demuestra que, a pesar de la reducción de solicitudes, Aragón todavía sigue despuntando por su gran capacidad inventiva.

Según ha destacado en anteriores ocasiones el Gobierno de Aragón, este descenso se debe a que la solicitud y concesión de patentes cada año es más complicada: “Cada vez hay una mayor internacionalización (ya no solo patentan países del denominado primer mundo) y se necesita un mayor uso de las tecnologías, por lo que es necesario que exista un grupo de investigación importante, provocando que sea casi imposible que una persona sola inscriba un producto".

Otro problema que existe en la sociedad aragonesa es que el grueso de todos los inventos proviene de tres entidades concretas: BSH, la Universidad de Zaragoza y Valeo. Estos tres organismos son los creadores de más de la mitad de las patentes que cada año se realizan en Aragón. De este modo, si cualquiera de ellos cambia su estrategia y decide reducir su inversión en investigación o patentar menos productos; se produce un descenso generalizado de las solicitudes en la Comunidad. Un claro ejemplo fue la decisión de la Universidad de Zaragoza de no realizar patentes sin un estudio de mercado previo, que demuestre la aceptación comercial que puede tener el producto.

De este modo, aunque ahora solo se patentan una decena de inventos cada año, los ingresos que obtiene el campus público por ellos se ha multiplicado por 4 en los últimos cuatro años. En concreto, ha pasado de ingresar 83.000 euros en 2012 a los 342.795 euros de 2016. Con estos datos, la institución aragonesa se sitúa como la cuarta del país con más ingresos por 'royalties', un 300% por encima de la media.

¿Un cambio de tendencia?

Los últimos informes mensuales presentados por la OEPM evidencian lo que podría ser un cambio de tendencia. Según los datos de los tres primeros meses de 2017, en la comunidad aragonesa ya se han presentado el doble de solicitudes que durante el mismo periodo del año anterior. Es decir, de enero a marzo de 2017 se han registrado 69 patentes, mientras que en 2016 solo fueron 34. Aunque es complicado que se mantenga esta tendencia a lo largo de todo el año, sí que es probable que se consigan superar las cifras de 2016, suponiendo el primer incremento de los últimos años.

De hecho, el año pasado, Fernando Fernández, director general de Industria, Pymes, Comercio y Artesanía de la DGA, explicó que los efectos económicos en la investigación se percibían con dos o tres años de retraso; por lo que confiaba en que en un par de años se empezara a notar la mejora de la situación. Ponía como ejemplo que los presupuestos de 2016 incluían 10,7 millones de euros más destinados a innovación y Universidad. Una tendencia al alza que se espera mantener con los de 2017, ya que según señaló la consejera Pilar Alegría, la partida destinada a I+D+i iba a crecer en más de 9 millones.

Por el contrario, este cambio de tendencia en Aragón no se percibe a nivel nacional, donde los datos de este 2017 son muy similares a los de 2016, e incluso, ligeramente inferiores con 10 registros menos. En total en los tres primeros meses del año se han presentado un total de 510 solicitudes.

Más nombres comerciales y modelos de utilidad

La OEPM también cuantifica el número de nombres comerciales, modelos de utilidad, diseños industriales y marcas que se han registrado en 2016. En los dos primeros casos, Aragón ha vuelto a ver incrementadas las peticiones. Los modelos de utilidad han crecido un 6%, hasta llegar a los 70; y los nombres comerciales se han incrementado un 19,25%, hasta alcanzar casi 200.

Por su parte, las marcas han vivido una tendencia a la inversa, con una reducción de casi un 10% en el último año, situándose en poco más de 1.000 solicitudes durante el año pasado. En el caso de los diseños industriales también ha habido un ligero descenso, que ha rondado el 8,33%, con 33 solicitudes.

Etiquetas
Comentarios