Despliega el menú
Aragón

Los profesores jubilados vuelven al colegio

La DGA regula la colaboración voluntaria de los docentes jubilados en los colegios. No cobrarán ni podrán ocupar puestos de trabajo.

Grupo interactivo en el colegio Ramiro Soláns, en el que participan jubilados y voluntarios.
Grupo interactivo en el colegio Ramiro Soláns, en el que participan jubilados y voluntarios.
R. S.

Los profesores jubilados podrán volver al colegio. Algunos no se han ido del todo y tras su jubilación siguen participando en talleres, charlas, extraescolares, concursos y otras actividades. Ahora la DGA ha decidido regular esta colaboración, crear una "red de la experiencia" y favorecer la creación de asociaciones de docentes jubilados.

El Departamento de Educación publicó la semana pasada en el BOA el proyecto de la Orden por la que se regula la colaboración voluntaria de los docentes jubilados en los centros públicos. El proyecto deja claro que son actividades sin remunerar y que su participación no afectará al número de profesores en activo contratados en el centro. Y sus actividades se desarrollarán siempre bajo supervisión de los profesores y del equipo directivo del colegio.

La DGA quiere potenciar y reconocer la colaboración de estos profesores. "La dilatada experiencia de estos profesionales, el sosiego con que pueden abordar sus actividades y su formación garantizan que su participación en la vida del centro escolar resulte beneficiosa para toda la comunidad educativa en virtud de una escuela abierta y participativa", señala la normativa.

Las actividades que pueden realizar (y que en muchos casos ya hacen) son muy variadas, tanto dentro del horario escolar como fuera: charlas, talleres, fiestas, encuentros deportivos, programas de fomento de la lectura, concursos literarios, torneos de ajedrez, revistas, escuelas de padres, investigación, etc. Puede participar cualquier profesor funcionario jubilado que haya trabajado en centros públicos aragoneses o que viva ahora en Aragón.

Jubilados y voluntarios en el Ramiro Soláns

Hay colegios donde ya participan activamente profesores jubilados, como el Ramiro Soláns de Zaragoza, premiado por su proyecto educativo y su apuesta por la innovación. Aquí colaboran dos profesoras jubiladas muy vinculadas al colegio: Charo Blanco y Macu González. Participan en talleres para padres fuera del horario lectivos y en grupos interactivos con alumnos en el aula. Macu dirige un taller de artesanía y medio ambiente, en el que cosen, tejen, hacen juegos y decoran el colegio.

"Para la innovación es fundamental la colaboración de profesores jubilados y de voluntarios. Ellos aportan su experiencia y sus conocimientos. En los grupos interactivos de nuestro centro participan 45 personas voluntarias: son profesores jubilados, familiares, alumnos de la Facultad de Educación, amigos. Tienen un perfil muy diverso y se encargan de dinamizar las actividades que realizan los alumnos en pequeños grupos", explica la directora del Ramiro Soláns, Rosa Llorente.

"Después de 16 años en el colegio y los últimos ocho de directora, cuando me jubilé quería seguir colaborando. Estaba muy implicada en el proyecto 'Entre todos', que ha transformado la vida del centro y sus familias. Y he seguido trabajando en él", explica Charo Blanco, de 62 años, que se jubiló hace tres cursos.

Durante dos cursos ha participado en talleres de alfabetización y cultura general para padres y madres de alumnos del centro. "Les ayudamos a mejorar su capacidad lectora, la escritura y las cuentas. Y de forma transversal trabajamos muchos valores con ellos: la educación de sus hijos, el machismo o temas de salud. Y este curso participo una vez a la semana en grupos interactivos con niños de 3º de Primaria", señala Charo.

Etiquetas
Comentarios