Despliega el menú
Aragón

El conductor que mató a Carlos Pellejero admite que tomó cannabis y "al menos" tres rayas de cocaína

La juez ha decretado prisión provisional comunicada y sin fianza por cuatro delitos, incluido el de omisión del deber de socorro.

A. L. P. C., el vecino de Milagro ha declarado este martes
A. L. P. C., el vecino de Milagro ha declarado este martes
Blanca Aldanondo (Diario de Navarra)

La juez de guardia de Tudela ha decretado prisión provisional sin fianza para A. L. P. C., el vecino de Milagro que el pasado domingo atropelló y mató en un camimo al zaragozano Carlos Pellejero, de 20 años, cuando regresaba con su novia y unos amigos de celebrar el Día del Ángel. El conductor, de 28 años, ha admitido que a lo largo de todo el día había estado consumiendo drogas: en concreto, cannabis y "al menos" tres rayas de cocaína.

Durante su extensa declaración, el causante del atropello ha negado que condujera excesivamente rápido y hasta que se diera cuenta de que había arrollado a un grupo de personas. En cualquier caso, ha explicado a la juez que se marchó del lugar porque se puso nervioso y no supo reaccionar.

El abogado de la defensa, el zaragozano Javier Osés, ha pedido a la juez que decretara libertad provisional para su cliente. Sin embargo, como habían propuesto la FIscalía y la acusación particular, que en nombre de la familia del fallecido ha ejercido Carmen Cifuentes, del despacho de Enrique Trebolle, la magistrada ha optado por la prisión provisional comunicada y sin fianza.

Cuatro son los delitos que la juez atribuye al detenido: homicidio por imprudencia grave, lesiones también por imprudencia, un delito  contra la seguridad vial y otro de omisión del deber de socorro.

La juez destaca, según ha informado Europa Press, que en el atestado policial se pone de manifiesto que el investigado iba circulando con su vehículo por un camino procedente de la zona de Las norias de Tudela, donde se habían reunido numerosos jóvenes para la celebración del domingo de resurrección. "Dicha conducción la realizó a una velocidad excesiva para las condiciones de la vía, tal y como señalan los testigos que depusieron ante la Policía Foral, presentes en el momento de los hechos, así como tal hecho fue igualmente corroborado por los ocupantes de dicho vehículo, los cuales afirmaron en su declaración que iban asustados de la forma en que conducía", expone el auto.

El conductor "cogió una curva a excesiva velocidad" y arrolló al joven que resultó fallecido y a otras dos jóvenes, las cuales han tenido lesiones que requirieron de su ingreso hospitalario. "Ha de ser reseñado, que consta en dicho atestado policial que una de esas jóvenes en el momento de ser atropellada por el investigado había quedado en el capó de dicho vehículo y aquel, para 'quitarse el cuerpo', dio un volantazo, cayendo aquella al suelo", continúa la juez.

"Siguió su camino"

Además, señala que, "una vez ocurrido el siniestro, el investigado siguió su camino sin parar, y cuando uno de los ocupantes le dijo que parara, paró, y se bajaron del mismo los dos ocupantes, así como dicho investigado les dijo que no dijeran nada", algo que viene "corroborado por la declaración prestada por los ocupantes ante la Policía Foral".

Además, del atestado y averiguaciones policiales se infiere que el investigado "siguió conduciendo hasta parar en un campo donde quitó cristales de la luna delantera, la cual había quedado desquebrajada del siniestro, y una vez realizada dicha actuación, siguió su ruta, previsiblemente, hasta Milagro, lugar de su residencia". "Llegó al domicilio familiar, metió el coche en el garaje, así como intentó limpiar los restos de sangre del mismo", añade.

Consta igualmente en las actuaciones que una vez identificado el investigado, a partir de las declaraciones de los testigos, un miembro de la Policía Judicial de la Policía Foral le llamó por teléfono, y éste le colgó. Además, acudió a su domicilio en Milagro la Guardia Civil y tras varios intentos de localizar al investigado, "éste accedió a hablar con los mismos, les reconoció los hechos, y salió de su domicilio, momento en el que fue detenido".

Por último, la juez considera que concurre el requisito para la prisión provisional que busca evitar el riesgo de que el investigado o encausado cometa o reitere dicha conducta delictiva o incluso pueda alterar pruebas para la investigación del delito.

La resolución no es firme y contra la misma cabe interponer recurso de reforma ante el juzgado en el plazo de tres días y subsidiario de apelación o recurso de apelación en el plazo de cinco días.

El Ministerio Fiscal había solicitado la prisión provisional, comunicada y sin fianza para el detenido, una petición a la que se ha adherido la acusación. La defensa ha solicitado la puesta en libertad del detenido.

Multitudinario adiós en Torrero

Multitudinario adiós en Torrero a Carlos Pellejero

Decenas de familiares, amigos y conocidos del joven de 20 años Carlos Pellejero se han reunido este martes en el cementerio de Torrero para darle su último adiós.

La capilla número 1 del camposanto zaragozano se ha quedado pequeña al filo de las 11.00, cuando se ha oficiado la misa por estudiante de Enfermería que falleció en la tarde noche del domingo tras ser atropellado en Tudela.

Según indicaron fuentes del propio cementerio, el joven ha sido incinerado a las 13.45 de esta tarde.

Etiquetas
Comentarios