Despliega el menú
Aragón

Heraldo Joven

Los beneficios del teatro

Además de ofrecer una bonita puesta en escena para el público, detrás del telón se aprenden muchas otras cosas.

El teatro es una actividad que requiere mucha concentración y trabajo, pero genera grandes satisfacciones.
El teatro es una actividad que requiere mucha concentración y trabajo, pero genera grandes satisfacciones.

Cuando quedan segundos para salir al escenario y el actor puede escuchar algunos ruidos del público mientras espera a que se enciendan las luces para salir a escena, la adrenalina puede convertir el momento en algo adictivo.

Pero al margen de la emoción que produce estar sobre el escenario, ocultos tras el telón, los personajes vuelven a ser personas, que trabajan cada día para que el espectáculo salga adelante. Y, entre función y función, la magia del teatro trae algo más que la simple emoción de estar a contraluz.

¿Conoces los beneficios del teatro?

Creatividad

1. Fomenta la creatividad. Desarrollar un personaje y quedar envuelto en la trama de una historia obliga al actor a desenvolverse en situaciones que requieren un alto grado creativo.

Empatía

2. Aumenta la empatía. Recrear un personaje requiere olvidar por un momento quién eres y convertirte en alguien distinto, con sus gestos, sus problemas, su forma de andar, su voz, etc.

Psicomotricidad

3. Desarrolla las habilidades psicomotrices. Actuar es una actividad en la que se comunica con todo el cuerpo, potenciándose este como herramienta de trabajo, se exploran nuevos movimientos y se mejora la coordinación.

Agilidad

4. Mejora la agilidad mental.  Subir al escenario ayuda a entrenar la memoria y las habilidades de improvisación, necesarias para recordar el texto, conectarlo con el del resto de compañeros de reparto para que pueda seguirse con fluidez el hilo de la historia, superar situaciones imprevistas, tener recursos para improvisar y ser fiel al ‘The show must go on’.

Comunicación

5. Ayuda a reflexionar sobre la forma de comunicación. No se proyecta la voz de la misma forma en una conversación habitual que sobre el escenario, ni se requiere el mismo cuidado en la dicción o el lenguaje empleado.

Desarrollo personal

6. Mejora el desarrollo personal. Presentarse frente a un público requiere trabajo personal, lograr vencer la timidez y cruzar las barreras personales y los complejos, algo que ayudará a reforzar la autoestima, ser versátil y tener predisposición. Ser perseverante tiene sus frutos y el trabajo duro tiene una recompensa más satisfactoria.

Compromiso y orden

7. Requiere orden y compromiso. Para poder dedícate a una actividad que te gusta, sea el teatro, los bailes latinos o el curling, es necesario establecer un orden de prioridades entre las obligaciones, los ensayos y el resto de tiempo, estar predispuesto a dedicar parte de tu tiempo libre a esa actividad, ser responsable con los compromisos que establezcas y planificar un horario. Todo ello ayuda a que la mente establezca un orden y estructure las ideas de forma clara.

Nuevo entorno

8. Descubre un nuevo entorno. Moverte en círculos en los que se comparte una pasión permite conocer a personas muy interesantes, con las que tendrás cosas en común y podrás compartir lo que más te gusta. Además, como en cualquier actividad que requiera trabajo en equipo, también deberás tener paciencia y ser tolerante con los demás y con sus ideas.

Emociones

9. Es una fuente de emociones. A todo lo anterior se le suma la vorágine de sentimientos que transcurren durante el espectáculo, desde que se abre por primera vez el telón hasta que se escuchan los aplausos: la magia del teatro.

- ¿Dónde estudiar teatro en Zaragoza?

Ir al suplemento de Heraldo Joven

Etiquetas
Comentarios