Despliega el menú
Aragón

Tercer Milenio

Eduardo Murcia: "Necesitamos formación para los forenses y apoyo a la investigación"

El nuevo director del IMLA, que tomó posesión en febrero, reclama a la DGA que reorganice la Medicina forense y aplique el plan de modernización.

El médico forense Eduardo Murcia, en la entrada del Instituto de Medicina Legal de Aragón (IMLA).
El médico forense Eduardo Murcia, en la entrada del Instituto de Medicina Legal de Aragón (IMLA).
Raquel Labodía

¿Qué proyectos afronta en su llegada al frente del Instituto de Medicina Legal de Aragón?

Hay que reorganizar la Medicina forense en Aragón porque las autopsias deben realizarse en lugares adecuados y en algunos sitios se hacían hasta en los cementerios, que no son idóneos. Desde que somos un Instituto de Medicina Legal de Aragón, las autopsias no tienen que hacerse en todos los juzgados de los partidos judiciales sino centralizarse en las capitales de provincia. Aquí hay un buen edificio en Zaragoza, pero en Huesca no se pensó en la zona de patología en el nuevo Palacio de Justicia, y las autopsias se siguen realizando en el Hospital Provincial. Lo peor era hacer autopsias en el hospital de Jaca, en Barbastro, en Monzón o en Boltaña, donde había un depósito en pésimas condiciones en el cementerio hasta hace poco. El Instituto de Medicina Legal tiene los medios que no tiene una sala de un cementerio.

Su antecesor Salvador Baena pidió a la DGA un acuerdo con las funerarias para trasladar los cuerpos al IMLA...

Gracias a que pidió a la DGA que conveniara con las asociaciones de funerarias el servicio judicial del traslado de los fallecidos se firmó el 1 de enero de 2016 y se puso en marcha el pasado 1 de marzo. Se ha tardado un año en comenzar. Ahora, se tiene que cumplir con las normas, la formación y los vehículos. Los fallecidos se trasladan a las capitales de Huesca, Teruel y Zaragoza. En el territorio entre Fraga, Caspe y Alcañiz, todos los casos se trasladan a Zaragoza.

¿Y cómo va el plan de modernización que paralizó la DGA?

Se presentó en el Gobierno de Aragón y se aprobó, pero sin financiación porque estamos en precario. Todo es coste cero y depende del esfuerzo de los forenses. La modernización se paralizó y solo se mueve algo con la neurociencia (la máquina de la verdad) y la biomecánica. Necesitamos formación de los forenses y apoyo para la investigación sin coste. Por ejemplo, un compañero se ha pagado un curso para ser piloto de dron para poder utilizarlo en lugares de difícil acceso.

Esta semana hablaron con la Universidad de Zaragoza...

Se facilitó el encuentro porque había interés mutuo, en especial para el caso de la docencia.

¿Se puede detectar el riesgo de la violencia machista?

Se va a crear una unidad de valoración integral de la violencia de género, en el que el forense colabore con el equipo psicosocial y detecte el peligro. Es muy complicado detectar el riesgo porque hay casos que no se denuncian y otras veces las medidas judiciales no han servido para frenar el riesgo. Hay que revisarlo y ver qué se puede hacer. Esa valoración debe hacerla un equipo multidisciplinar, formado por forenses, psicólogos y trabajadores sociales. Queremos entrar en Biogen, un sistema de información de la Policía y la Guardia Civil para conocer los antecedentes de los agresores.

¿Hacen más autopsias de las que les corresponden?

Es difícil localizar a los médicos los fines de semana y los que están de urgencias no se atreven a certificar la muerte. Antes hacíamos un tercio de las autopsias de muertes naturales y ahora son dos tercios. Las demás, por muertes violentas (suicidios, homicidios y accidentes de tráfico).

¿Son suficientes en plantilla?

Somos 30 en todo Aragón. Se han creado doce juzgados desde 2008 y ninguna plaza de forense.

Han abierto el IMLA a las prácticas de los estudiantes de Derecho y les han dado una medalla...

Se hace de manera altruista porque la Universidad no ha nombrado a ningún profesor y somos tutores externos. Creo que por ello nos han reconocido. Pretendo que la Universidad de Zaragoza firme un convenio con el IMLA y tengamos el apellido de universitario, como los hospitales. Y que los médicos forenses sean profesores de prácticas. Ese es el futuro. Para los médicos, abogados o psicólogos.

Etiquetas
Comentarios