Aragón

Heraldo Saludable

Aragón mejorará su equipamiento oncológico gracias a Amancio Ortega

El Gobierno de Aragón y la Fundación del empresario gallego tienen un acuerdo inicial para responder a las necesidades de los hospitales públicos.

Aragón cuenta con cuatro aceleradores en hospitales públicos, dos en el Servet.
Aragón cuenta con cuatro aceleradores en hospitales públicos, dos en el Servet.
Asier Alcorta

La Fundación Amancio Ortega ha decidido ampliar su programa de equipamiento oncológico en el sistema público de salud a todas las comunidades autónomas, entre ellas, Aragón. En un principio, este programa estaba destinado a la mejora de los equipos e instalaciones de Galicia, el año pasado se amplió a Andalucía y en esta nueva convocatoria se expande por todo el territorio español, con una donación de 320 millones de euros. Tanto desde la Fundación Amancio Ortega como desde el Gobierno de Aragón han confirmado que ya hay un acuerdo inicial que se formalizará en las próximas semanas, previsiblemente después de Semana Santa.

“En los últimos cuatro meses hemos mantenido diversas conversaciones, intercambio de información... para poder llegar a este punto”, detallan desde la Fundación. Asimismo, especifican que el acuerdo alcanzado se basa en las necesidades de equipamiento que les trasladaron desde el departamento de Sanidad, “a partir de ahí se ha ido trabajando”. Por su parte, desde el Gobierno de Aragón señalan que la renovación se realizará de acuerdo a los planes estratégicos y necesidades del departamento. Sin embargo, ninguna de las dos partes facilitan información respecto al número de equipamientos (posiblemente aceleradores, debido a la gran carencia existente en la Comunidad), su localización (en estos momentos solo hay en Zaragoza) o la cuantía total de la donación.

Lo único que se conoce es que, a nivel estatal, los fondos se destinarán a la compra de más de 290 equipos. “Estamos trabajando con varias variables: las necesidades de equipamiento de la comunidad, la población, la incidencia de cáncer, los tipos de cánceres más comunes... pero el objetivo es que sea lo más equitativo y proporcional posible”, puntualizan desde la Fundación Amancio Ortega. Además, recalcan que una vez que se haya acordado el material y la cuantía, la intención es que los equipamientos se incorporen cuanto antes. No obstante, reconocen que, por cuestiones técnicas, estos plazos pueden variar: “Por ejemplo, no se pueden parar todos los aceleradores para mejorarlos porque no se podría atender a ningún paciente; hay que hacerlo poco a poco y todo lleva su tiempo”.

Desde la Sociedad Española de Oncología Radioterápica (SEOR) valoran de manera muy positiva esta decisión. “En nuestro último informe pusimos en manifiesto las deficiencias que hay en cuanto a equipamiento y las diferencias entre las regiones, por lo que estamos muy contentos de que hayan tenido en cuenta esta información. No hay que olvidar que tres de cada diez españoles no recibe radioterapia en España por la falta de recursos”, recuerda su presidente, Pedro Lara. Por su parte, desde el departamento de Sanidad del Gobierno de Aragón también destacan la apuesta que la Fundación está haciendo por el sistema público.

¿Cuál es la situación actual en Aragón?

Un estudio de la SEOR puso en relieve hace un par de meses la falta de dotación de aceleradores lineales que tiene Aragón, situándose como la comunidad con menos medios y más dispersos, ya que hay pacientes que tienen que recorrer más de 170 kilómetros para conseguir el tratamiento. En estos momentos, la Comunidad cuenta con cinco aceleradores, cuatro en hospitales públicos y uno en una clínica privada (todos ellos instalados en Zaragoza).

En el Hospital Miguel Servet hay dos aceleradores: uno que comenzó a funcionar en 2009 (y que puede tratar hasta 700 pacientes al año) y otro que data de 2011. Por su parte, en el Clínico hay otros dos, del año 2000 y 2009 respectivamente. El privado se encuentra en la Clínica Quirón y funciona desde 2005. En este caso, también recibe pacientes de los centros hospitalarios públicos. Además, está previsto que el próximo año funcionen dos más (independientemente de los que se puedan incorporar por la donación de la Fundación Amancio Ortega), uno en cada hospital público. “Esta decisión del Gobierno de Aragón hará que la situación mejore, pero todavía se necesitan más aceleradores, al menos, hasta tener nueve, en plenas condiciones”, recalca Lara.

En estos últimos meses, las asociaciones de enfermos de cáncer también han criticado la antigüedad, la sobreutilización y los continuos fallos de los aceleradores existentes. No hay que olvidar que uno de ellos ya tiene 17 años y que el más nuevo ya ha superado la mitad de su vida óptima, que los expertos marcan en 10 años. “Con la donación que haga Amancio Ortega se logrará salir de la grave situación en la que nos encontramos; pero es necesario que las autonomías elaboren planes plurianuales para mantener estos equipamientos y renovarlos después de 10 años”, subraya Lara.

Al margen de los aceleradores, la inversión realizada por la Fundación Amancio Ortega también puede suponer la adquisición de mamógrafos (Aragón cuenta con una de las mejores tasas del país), equipos de tamografía axial computerizada (TAC) así como la construcción de los búnkeres para albergar los diferentes aparatos de radioterapia.

Los tumores, la principal causa de muerte

Según los datos facilitados por el Gobierno de Aragón, desde el año 2000, los tumores son la primera causa de muerte en la Comunidad. No obstante, desde el año 2005, la mortalidad por tumores en Aragón ha descendido un 13% en hombres y un 0,2% en mujeres. El cáncer más mortal en hombres es el broncopulmonar (24% de los casos) y en las mujeres tiene más incidencia el de mama (15% de los fallecimientos).

Mientras tanto, según la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), la incidencia del cáncer en España ha crecido un 15% en solo tres años, llegando a los 247.771 nuevos diagnósticos en 2015 (último dato publicado). De hecho, en aquel año, hubo más de 15.000 ingresos en los hospitales aragoneses por neoplasias.

Etiquetas
Comentarios