Despliega el menú
Aragón

El día que José Pascual Banzo le quitó el récord a De la Quadra-Salcedo

Se cumplen 50 años del récord nacional de lanzamiento de disco con el que el atleta zufariense superó la marca que hasta entonces ostentaba el reportero Miguel de la Quadra-Salcedo.

El día que José Pacual Banzo le quitó el récord a De la Quadra Salcedo
El día que José Pacual Banzo le quitó el récord a De la Quadra Salcedo

El viento soplaba con fuerza aquella mañana del 19 de marzo de 1967. Sin embargo, nada pudo frenar lo que iba a ocurrir. No era un domingo cualquiera para José Pascual Banzo, el joven atleta de Zuera que a sus 21 años llegaba a la capital aragonesa dispuesto a batir el récord nacional de lanzamiento de disco, una marca que desde 1955 estaba en posesión del atleta y reportero navarro-madrileño Miguel de la Quadra-Salcedo.

Solo un año y medio antes de aquella fecha, Banzo figuraba en el número 44 del ranquin y, gracias a la obtención de una beca de estudios para la residencia Blume de Barcelona, había logrado situarse en el puesto número 3, mejorando en 12 metros su propia marca.

La prueba se disputó en el Stadium Casablanca, ante la negativa del rector de la Universidad de Zaragoza de ceder ese día sus instalaciones deportivas a la Federación Zaragozana de Atletismo que en un principio iba a celebrar allí las competiciones.

“Si no me hubiese marchado a Barcelona jamás habría batido el récord, -recuerda Pascual Banzo medio siglo después de aquella hazaña-. Mi primer entrenador no creyó en mí pero el segundo que tuve, el doctor Ruiz de Porras, sí. Él fue quien me ayudó a perfeccionar la técnica y a mejorar mi marca”.

Un récord que perdura

Y vaya si lo hizo. En la serie de lanzamientos que realizó ese día en la capital aragonesa registró 44 metros, 47 metros y 52,12 metros, con un nulo de 53,12 metros por salirse fuera del círculo de lanzamiento. Por tanto, José Pascual Banzo se alzó con el récord nacional superando en 1,12 metros la marca de Miguel de la Quadra-Salcedo que no había sido alcanzada desde 1955.

“Este récord lo hice en Zaragoza en presencia del entonces delegado nacional de Deportes Juan Antonio Samaranch con quien mantuve una gran amistad”, cuenta. Aquella plusmarca de 52,12 metros sigue vigente como récord de Aragón. Nadie ha conseguido batirla 50 años después.

En opinión de Banzo, que ha entrenado a algunos atletas aragoneses que han llegado hasta los 50 y 51 metros, como Toño Morón, Ignacio Pardo o Carlos Calvo, su marca no se ha llegado batir porque “se requiere muchísimo entrenamiento y dedicación exclusiva, algo que estos deportistas no tienen. En mis caso, sí tuve esta oportunidad en la residencia Blume”.

“De la Quadra-Salcedo era un hombre increíble”

José Pascual Banzo nunca compitió con Miguel de la Quadra-Salcedo, aunque recibió su felicitación por su logro y desde entonces trabaron amistad. “En el año 1979 vino a Zaragoza con el circo de Ángel Cristo, y le estuve enseñando a lanzar barra aragonesa porque ese año fui campeón de Aragón -su padre fue lanzador de barra aragonesa y su abuelo, también campeón de Aragón-. Hasta montamos en elefante; nunca había sufrido tanto como subiendo en uno de esos animales, rememora-. Era un hombre increíble, completísimo, igual corría que saltaba que lanzaba... Para mí, conseguir ese récord de España en aquellos años lo fue todo”.

Pascual Banzo

José Pascual Banzo lanzando barra aragonesa. Foto: Luis Mompel

No fue más que el comienzo de sus éxitos deportivos. Fue campeón de España de lanzamiento de disco en 6 ocasiones, en 1967, 1968, 1969, 1970, 1971 y 1973 y solo 20 centímetros le alejaron de ser olímpico, con una registro personal de 54,80 metros. “Lo pasé muy bien durante aquellos 6 o 7 años que practiqué atletismo y tengo unos recuerdos fabulosos. Podría haber sido muchas más veces internacional pero, por un lado, tenía un temor tremendo a volar; y por otro, había aprobado unas oposiciones para entrar en Banca Catalana, ya estaba trabajando allí y quería labrarme un porvenir”, revela.

Un éxito cantado

José Pascual Banzo lanzó cientos de discos en el mundo del atletismo... y también algunos en el de la música. En concreto, tres álbumes, fruto de su pasión por la música y su excelente voz. En el primero de ellos grabó una serie de canciones de corte lírico entre las que figuraban ‘Granada’, ‘Oh sole mío’ o ‘L'elisir d'amore’, entre otras. Posteriormente publicó el disco de boleros ‘Nosotros’ y después, junto con su hijo Pepín Banzo, responsable de toda la instrumentación, grabó un álbum de jota y jota lírica.

Pascual Banzo

José Pascual Banzo. Foto: Laura Uranga

La vocación musical la tuvo desde pequeño. A los 9 años ya cantaba la jota en su pueblo, Zuera, con la Rondalla Zufariense. Una década después, durante su estancia en Barcelona, alternó sus entrenamiento deportivos con las clases de canto, como alumno de Magda Badals, una profesora que había conocido a Miguel Fleta. Durante su aprendizaje fue animado a viajar a Milán para perfeccionar su técnica vocal pero entonces ya era campeón de España de lanzamiento de disco “y aquel título me deslumbraba, aparte de que me deparaba también la oportunidad de viajar por todo el mundo”, confesaría años más tarde en una entrevista.

Tras abandonar la élite deportiva se centró en su trabajo y aprovechó para retomar la música. En 1975 ganó el primer premio del Certamen Oficial de Jota de las fiestas del Pilar, pese a reconocer su “gran timidez” a la hora de enfrentarse al público.

“Volvería a repetir todo lo que he hecho en mi vida a excepción de que siempre he tenido verdadero pánico a actuar en público. De hecho no sé cómo gané aquel certamen de jota”, confiesa.

Etiquetas
Comentarios