Despliega el menú
Aragón

¿Cuántas personas mueren a consecuencia del tabaco?

Un estudio del Ministerio de Sanidad constata que casi 700 fallecimientos en Aragón se atribuyen al tabaco.

Más de cien farmacias en toda España ayudarán a los fumadores a dejar el tabaco
¿Cuántas personas mueren a consecuencia del tabaco?
Heraldo.es

Cajetillas de tabaco con fotografías de tumores o con frases tan directas como 'Fumar mata' llevan años intentando concienciar a la sociedad española y también aragonesa de los efectos directos que provoca el tabaco en la salud. Sin embargo, a pesar de las campañas publicitarias y de la prohibición de fumar en determinados espacios no se ha conseguido reducir de manera significativa el número de personas que fallecen a consecuencia de esta costumbre. Según los datos publicados por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, unos 700 aragoneses murieron en Aragón en 2014 a causa del tabaco. 

Durante los últimos años, no se han registrado cambios significativos y la tendencia se mantiene con entre 650 y 750 fallecimientos por tabaco cada año. “El alcohol y el tabaco se encuentran en los primeros riesgos de muerte a nivel nacional y mundial y, cada año que pasa, van aumentando un poco más”, recuerda Belén Lomba, vicepresidenta del Colegio Oficial de Médicos de Zaragoza.

Los datos del Ministerio respecto a las dolencias por las que se fallece a causa de fumar evidencian que el 50% mueren por un cáncer, el 27% por enfermedades cardiovasculares y el 23% por respiratorias. No obstante, Lomba lo puntualiza un poco más: el cáncer del pulmón, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y la cardiopatía isquémica son las dolencias más comunes. “En estos casos, los años de duración son importantes, ya que si alguien que fuma deja de hacerlo, la predisposición a que sufra estas enfermedades se reduce de manera significativa”, señala.

La mayor parte de los fallecimientos a causa del tabaco se producen en personas con más de 65 años. En concreto, según los datos facilitados (a nivel nacional), este grupo supone dos de cada tres fallecimientos. A pesar de esto, la tendencia que se observa hoy en día es que los adolescentes y adultos jóvenes de hasta 40 años son los que más fuman. “En ambos grupos se ven altos índices de consumo, por lo que no parece que el número de fumadores vaya a descender en los próximos años”, sostiene Lomba.

De hecho, según la Encuesta Europea de Salud, desde 2009 a 2014 solo se han registrado 1.000 fumadores menos, por lo que todavía hay más de 260.000 aragoneses que fuma de manera diaria. Además, cada vez son más las mujeres que tienen este hábito. Prueba de ello es que, según el Ministerio de Sanidad, en menos de 15 años (de 2001 a 2014), el número de fallecimientos de hombres por esta cuestión ha descendido un 17%, mientras que las muertes de mujeres han aumentado más de un 75%.

Por todo ello, considera que hay que realizar más campañas publicitarias y de educación sanitaria en las que se expliquen cuáles son los riesgos que tiene el consumo de tabaco. “Además, en Atención Primaria tenemos un programa de prevención de la salud que permite detectar si el paciente fuma o no. De este modo, se les pueden facilitar diferentes ayudas para conseguir dejarlo y realizar un seguimiento”, detalla. No obstante, reconoce que no es una tarea fácil: “Si alguien está realmente enganchado, es complicado conseguirlo. De hecho, hay mucha gente que quiere dejarlo, pero que no lo logra y otros que lo consiguen, pero con el tiempo acaban recayendo”.

Una treintena de fallecimientos por alcohol

Los datos también evidencian que los fallecimientos atribuibles al alcohol tampoco han descendido en los últimos años. En 2014 un total de 33 personas murieron a causa del consumo de alcohol en Aragón. “En estos casos, lo más común son las cardiopatías vasculares y los problemas en el aparato digestivo, en concreto, la cirrosis”, recuerda Lomba. Asimismo detalla que no solo existen fallecimientos de la propia persona (debido al consumo a largo plazo), sino que también mueren otros a causa del consumo ajeno: “El alcohol provoca a corto plazo la pérdida del control, por lo que se ocasionan accidentes de tráfico y de trabajo”.

Tal y como detalla Lomba existen dos tipos de consumo de alcohol: “Por un lado, están los crónicos, que beben de manera continuada a lo largo de todos los días de la semana y, por otro, los agudos. En estos segundos, el consumo es más intenso y está concentrado en espacios cortos de tiempo. Por ejemplo, gente que bebe todos los fines de semana durante muchos años”. En todos estos casos, se pueden acabar desarrollando enfermedades ligadas al consumo de alcohol.

Como ocurre con el tabaquismo, desde Atención Primaria se intenta diagnosticar a aquellas personas que tienen un consumo elevado de alcohol y se les ofrece ayuda. “Se les comentan los riesgos que existen y si vemos que son alcohólicos se les pone en contacto con un centro de deshabituación; si, por el contrario, solo existe el riesgo, les seguimos atendiendo nosotros con el objetivo de reducir el consumo y evitar riesgos”, afirma. Al mismo tiempo reclama mayores campañas de publicidad, “como las que realiza la Dirección General de Tráfico (DGT)", y también educativo-sanitarias.

Etiquetas
Comentarios