Aragón
Suscríbete por 1€

Víctimas del incendio del Corona piden a la Audiencia Nacional que reabra el caso

Presentan un escrito al juez Andreu para que asuma la investigación y le piden que cite a un testigo y a un perito.

La imagen del 12 de julio de 1979. El fotógrafo aficionado Bernardino Ruiz, que tenía una joyería frente al hotel Corona de Aragón, tomó las primeras imágenes del siniestro, que entonces fueron intervenidas por la Policía Nacional y se trasladaron al sumario abierto por el Juzgado de Instrucción 1 de Zaragoza.
Víctimas del incendio del Corona piden a la Audiencia Nacional que reabra el caso
Bernardino Ruiz

Familiares de ocho víctimas del incendio del hotel Corona de Aragón, donde murieron 79 personas y 114 resultaron heridas el 12 de julio de 1979, presentaron ayer un escrito al Juzgado Central de Instrucción 4 de la Audiencia Nacional para que asuma la investigación del suceso. Esta es la respuesta de las víctimas a la decisión del Juzgado de Instrucción 1 de Zaragoza, que se declaró incompetente en este asunto mediante el auto dictado el 25 de junio de 2015.

"Ante esta nueva situación, nos vemos en la necesidad de volver a solicitar ante este Juzgado cuestión de competencia, puesto que no cabe la posibilidad de que dos juzgados sean incompetentes para entender de los mismos hechos", dice el escrito que presentaron las familias representadas por el abogado madrileño Pedro Cerracín.

En la petición al titular del Juzgado Central de Instrucción 4 de la Audiencia Nacional, Fernando Andreu, le solicitan que requiera al Juzgado de Instrucción 1 de Zaragoza que se inhiba del sumario y que remita toda la documentación a Madrid.

Asimismo, una vez que la Audiencia Nacional reconozca la competencia del Juzgado Central de Instrucción, proponen la práctica del testimonio de Juan José Hinojosa, un trabajador de la churrera del hotel Corona, donde se originó el incendio según la versión del proceso penal. Lo citan porque este operario nunca fue llamado a declarar. En una entrevista con HERALDO, Hinojosa relató que la noche anterior al incendio dejó la churrera "con agua y sosa cáustica para limpiarla por la mañana; y la sosa no era inflamable". "Ningún compañero me sustituyó. Fue un incendio provocado, un atentado. La freidora no pudo provocar el incendio porque yo tenía que limpiarla con piedra pómez, secarla bien y luego echar los quince litros de aceite para volver a hacer churros", agregó Hinojosa.

También solicitan que el informe pericial del ingeniero Luis León Marín, que se hizo para el proceso del Contencioso administrativo del Supremo, se pueda incluir en el sumario de la Audiencia Nacional y se le llame a declarar para ratificarlo. En el mismo, el perito declaró que al menos tuvieron que participar tres personas como grupo organizado en el incendio. Asimismo, detalló que había focos distantes del fuego, en el que se fundieron metales, algo que no se podría producir de forma accidental sino intencionada.

El escrito se remite al juez Fernando Andreu, que ya rechazó una querella de las familias en junio de 2013 tras reabrir el caso porque según un informe de la Comisaría General de Información de la Policía Nacional "ningún nuevo dato se ha producido que avale que la comisión de los hechos se realizase por organización terrorista". A pesar de la decisión del magistrado, las familias reiteran que "los orígenes y desarrollo del incendio no quedaron clarificados" y por eso le reclama la investigación.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión