Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Rebelión de las familias por el retraso para construir colegios en el sur de Zaragoza

Arcosur y Valdespartera 3 no están edificados y Parque Venecia iniciará el próximo curso sin escuela. Los padres convocan nuevas movilizaciones.

La mayor desproporción de oferta y plazas escolares está en los barrios de Montecanal y Valdespartera. También hay problemas en Cuarte
Rebelión de las familias por el retraso para construir colegios en el sur de Zaragoza
Heraldo

Entrar al colegio deseado es más fácil si está cerca del domicilio del alumno, una meta difícil en zonas de expansión como el sur de Zaragoza, donde existen menos servicios. Por este motivo, los tres centros que se anunciaban para el próximo curso, y que el bloqueo presupuestario impide construir (Arcosur, Parque Venecia y Valdespartera 3), se han visto en el ojo del huracán: los padres los demandan, la oposición los exige y el Gobierno quiere hacerlos, pero no logra desatascar las cuentas que ya tenía destinadas para su edificación.

Las ampas y organizaciones vecinales han decidido plantarse. A una reciente concentración le seguirá otra, el próximo jueves, en la plaza de España (18.30). Una cita que aprovecharán para urgir a que los nuevos centros estén cuanto antes y para pedir que aquellos que tuvieron que irse a colegios de Casablanca y la Romareda por falta de vacantes o exceso de competencia, puedan volver, si ese es su deseo.

Este retraso causará más de un quebradero de cabeza en el próximo proceso de escolarización. El pasado año, unos 600 niños comenzaron las clases en el distrito sur. La mayoría, en Valdespartera. En este barrio en concreto hay dos centros levantados y otro virtual: es decir, no tiene sede, pero da clase en espacios cedidos por los otros dos. En las escuelas abiertas hay aulas para 150 alumnos (tres clases de 1º de infantil en cada uno de ellos), pero han tenido que hacer hueco para otras seis unidades del Valdespartera 3, el siguiente centro que se levantará y para el que hay 3,8 millones en las cuentas de 2017.

Aunque la DGA ha hecho todos los trámites para adelantar la licitación y adjudicación en cuanto haya presupuestos, el hecho es que, ahora mismo, parece difícil que ese nuevo edificio esté listo para septiembre. Mientras tanto, los otros dos colegios ya en marcha deben hacer hueco a estos alumnos (una clase en el Valdespartera y cinco en el San Jorge, lo que supone 150 niños extra), saturando sus dependencias, obligando a instalar aulas prefabricadas y a atender en el comedor al doble de niños de los que caben.

Si su edificio no estuviera terminado para el próximo curso, estos 150 pequeños continuarían en unos colegios que no son los suyos y que además recibirán a otros 150 niños más, los de 3 años que comienzan su etapa escolar.

La realidad de Valdespartera no es muy distinta de los barrios adyacentes. En Arcosur no existe ningún colegio aún –la parcela E7 espera desde hace cinco años albergar el primer colegio del barrio, mientras sigue cubierta de hierbas– y, en la actualidad, los pequeños arqueros están derivados en seis aulas del CEIP Rosales del Canal, una enorme infraestructura que ya de por sí acoge a 100 niños nuevos por año en cuatro clases para cada ciclo.

En esta misma zona existe el colegio Montecanal y también el Zaragoza Sur, que actualmente solo funciona como centro de infantil (con niños entre 3 y 5 años), aunque la apertura de su aulario de primaria servirá para descargar un poco la zona.

Como en el caso del Arcosur, Parque Venecia también espera tener colegio lo antes posible. Hasta ahora, sus escolares se han visto obligados a marcharse a centros de otros barrios necesariamente. Su puesta en marcha detendría esta sangría, pero Educación ya ha informado a las organizaciones vecinales que el esperadísimo centro no estará disponible para septiembre, aunque se abrirá en cuanto terminen los trabajos. Los niños que viven en el barrio podrán cambiarse al nuevo centro entonces.

El tiempo apremia porque toda aquella obra que no esté en licitación para el próximo mes de marzo es complicado que llegue a estar terminada solo seis meses después. El bloqueo a los presupuestos de 2017, que incluye tres millones suplementarios para infraestructuras educativas (un 15% más que en 2016) dificulta este objetivo, que la DGA comparte. Educación informa que este año hubo plazas libres en toda la oferta puesta en marcha en el distrito sur, aunque eso no quiere decir que todos los alumnos tuvieran un centro cerca de su domicilio.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión