Despliega el menú
Aragón

Cómo leer un prospecto y no morir en el intento

No es fácil poder descifrar este papel, en ocasiones de más que considerables dimensiones, que por normativa está dentro de todos los envases de los fármacos.

Cómo leer un prospecto de medicamento y no morir en el intento podría ser el título de una película de parodias si no fuera porque diariamente miles de personas se enfrentan a esta ardua tarea y su salud depende de ello. Este ‘pergamino’ para gran parte de la población ilegible, y para más inri en letra de tamaño reducida, recoge información para la mayoría de las personas ininteligible y solo comprensible para el sector científico, farmacéutico o sanitario. Porque, confiésenlo, nadie o muy pocos acaban desplegando el papelito y leyendo las advertencias o recomendaciones por completo. "¿Que quién se lo lee? Casi nadie", reconoce el doctor en Farmacia, José Luis Allué. "Pero es necesario. Al fin y al cabo es una sustancia médica. Y nos interesa saber la información", añade el profesional, que ha participado en un ciclo de conferencias sobre esta cuestión, organizadas por la Escuela de Salud de la dirección general de Derechos y Garantías de los Usuarios y en las que han colaborado voluntariamente varios farmacéuticos. En estas sesiones, que se están celebrando por diferentes puntos de Aragón, se aclaraban también cuestiones de los envases de los fármacos.

Allué recomienda a la población detenerse y centrarse en algunas partes del prospecto: qué tipo de medicamento se está tomando, para qué sirve y cómo se debería tomar. Y tampoco olvidar cuestiones tan importantes sobre si puede provocar interacciones con otra medicación. "No obstante, para aclarar cualquier cuestión siempre estamos los farmacéuticos", asevera.

Etiquetas
Comentarios