Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Cerca de mil aragoneses sufren al año una reacción adversa a algún medicamento

Muchas de las alergias o problemas se producen al combinar varios fármacos.

La mayoría de las veces tomar un medicamento es sinónimo de mejora de salud y curación, pero en un porcentaje de casos, afortunadamente mínimo, el fármaco ocasiona reacciones adversas en el individuo e incluso el empeoramiento de su estado. Cerca de mil aragoneses sufren al año algún tipo de resistencia, alergia o problemas graves al tomar un tratamiento farmacológico. Algunos incluso precisan de atención en las Urgencias hospitalarias.

Es el servicio de Farmacovigilancia de la dirección general de Salud Pública del Gobierno de Aragón el que registra la mayor parte de las reacciones adversas que se tienen a medicamentos. Los profesionales sanitarios tienen por ley la obligación de comunicar a las autoridades competentes cualquier sospecha en ese sentido. En la Comunidad, de hecho, si la incidencia de reacciones adversas no es superior a la del conjunto del país, sí es más alto el nivel de participación de los trabajadores en el programa de notificación de estas interacciones.

Los especialistas aseguran que es imposible garantizar que los medicamentos no causen ninguna alergia o problema en determinadas personas, porque destacan que, en definitiva, es una sustancia química, y aunque los ensayos clínicos hasta la comercialización del producto son exhaustivos, no se hacen en todo tipo de población ni analizan situaciones concretas.

Además, recuerdan que muchos de estos problemas se producen por la interacción entre varios medicamentos. Una práctica especialmente frecuente en Aragón al tener una población envejecida y pluripatológica, donde es normal tomar varios medicamentos para distintas dolencias. Por ejemplo, uno de los fármacos más frecuentes ingeridos por la población mayor, como es el famoso omeprazol, disminuye la absorción de la vitamina B12, lo que puede conllevar una menor efectividad de fármacos prescritos para otro tipo de enfermedades.

Cada individuo, un mundo

La profesora titular del departamento de Farmacología y Fisiología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Zaragoza, María Luisa Bernal, hace hincapié en que algunas de estas intoxicaciones se producen por la genética del propio individuo, que influye en cómo de rápido se metaboliza una sustancia. Así, en ocasiones, el cuerpo puede ir acumulando dosis del principio activo si el proceso de metabolización es más lento de lo normal, y provocar una reacción en la persona. "Por eso, cada vez se le da más importancia a la farmacogenética", explica la profesional. Precisamente, esta disciplina intenta estudiar la respuesta farmacológica del individuo a determinados fármacos y hacer tratamientos más individualizados.

Afortunadamente, la mayoría de reacciones adversas que se tratan son leves y son los propios médicos de familia los que retiran la medicación y comunican los problemas detectados a Salud Pública. No obstante, algunos casos llegan directamente a las Urgencias hospitalarias, ya que precisan de una atención inmediata, por ejemplo, por una hemorragia digestiva ocasionada por la ingesta de un fármaco o un ‘shock’ anafiláctico que puede poner en peligro la vida del paciente.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión