Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

#YoComproEnAragón

Marcelino Iglesias: "Los militantes socialistas siempre han tenido una posición más radical que nuestro electorado"

El expresidente de Aragón y senador Marcelino Iglesias muestra su visión sobre el momento actual de la política autonómica y nacional y sobre la situación del PSOE.

El expresidente del Gobierno de Aragón y senador autonómico, Marcelino Iglesias.
El expresidente del Gobierno de Aragón y senador autonómico, Marcelino Iglesias, en la plaza de Navarra de Huesca, delante del Casino.
Rafael Gobantes

¿Cómo valora usted la situación actual de Aragón?

Está saliendo de una crisis muy profunda en la que entró en 2008. La economía está creciendo por encima del 3%, que es extraordinario, y el paro está en el 13%, que es uno de los más bajos del conjunto de las autonomías. Aragón está en un momento emergente para poder superar la crisis.

¿Qué echa de menos en el Gobierno que preside su compañero Javier Lambán?

Tiene una situación mucho más complicada que la que tuve yo cuando era presidente (1999-2011). En mi etapa había un Parlamento en el que nunca perdimos una votación porque hubo un socio, el PAR de José Ángel Biel, que era extraordinariamente fiable y cumplía con los acuerdos. La situación que tiene Javier Lambán ahora en las Cortes es muy compleja.

Defina la gestión de PSOE-CHA en estos casi dos años

Pese a la situación parlamentaria tan complicada y con las dificultades económicas heredadas de la etapa PP-PAR, ha hecho muchas cosas para dinamizar la economía y mejorar las políticas sociales. Ahora todo va a mejorar aún más y para eso será importante sacar adelante los presupuestos de 2017, porque les daría oxígeno y más recursos. Si alguno de los partidos que deben respaldar las cuentas, las bloquea (en referencia a Podemos), sería una tremenda irresponsabilidad. Yo espero que lleguen a un acuerdo, porque es muy difícil explicar a los ciudadanos que recuperar lo perdido en sanidad, educación, dependencia o investigación, no se puede hacer porque alguien bloquea los acuerdos.

Cuando habla de nuevos aires para el crecimiento, ¿se refiere a anuncios como la inversión en Épila de Bon Àrea, la venta de suelos en Plaza o el aumento de actividad en el aeropuerto de Teruel y en Plhus?

Es evidente que la economía, los inversores y los empresarios confían en Aragón. Eso es muy importante. Es la base para crecer. La noticia de Bon Àrea es excelente. Primero, porque es una empresa muy importante con capacidad para crear empleo. Y segundo, porque se instala en el mundo rural. Un dato que para Aragón es vital por sus propias características. Y en tercer lugar, porque hablamos de una firma que viene de Cataluña y es un precedente con relevancia.

¿Usted cómo valora ahora lo sucedido en la gestión de Plaza durante su etapa ante los procesos judiciales que están en marcha?

Es un asunto que se está juzgando ahora y lo que debemos hacer en estos momentos es respetar el trabajo de los jueces.

¿Cree que afectará a lo que hizo en su etapa y a los proyectos que se puedan poner en marcha?

El Gobierno PSOE-PAR fue una etapa larga en las que conseguimos un extraordinario crecimiento económico y pusimos en marcha numerosos proyectos. El caso Plaza no enturbia los logros de entonces ni los que está poniendo en marcha este Ejecutivo.

En todo caso, usted apela a la confianza para atraer inversiones y crear empleo, ¿eso se logra sin presupuestos en 2017?

Es una herramienta fundamental para el crecimiento. No quiero pensar que se queden bloqueados en el Parlamento. Insisto, los que lo bloqueen harán una gran irresponsabilidad. Confío en que se imponga el sentido común de todos. Después de ocho años de sufrimientos, contar con presupuestos no es solo una cuestión de crecimiento, es reforzar las políticas sociales.

¿Qué opina de la apuesta de Lambán: "O hay presupuestos con la izquierda, o no los habrá"?

Lógico y correcto. Javier Lambán tiene que hacer lo posible por hacer un presupuesto con aquellos que apoyaron su investidura. Eso es lo lógico y lo que dicta el sentido común, porque además serán unos presupuestos mucho mejores y mucho más sociales que los anteriores.

En España, el Gobierno central tampoco tiene presupuestos para este año. ¿Eso, qué implicaciones y repercusiones puede tener para Aragón?

Estoy convencido de que en Madrid habrá presupuestos.

¿Con un acuerdo entre el PP y el PSOE?

No. El PSOE no debe apoyarlos, ya ha respaldado medidas sociales de interés general para favorecer a la mayoría de los españoles y aragoneses, sobre todo a los sectores más vulnerables. En el caso del presupuesto, el PP tiene votos suficientes para sacarlos adelante en el Congreso apoyándose en Ciudadanos y en el PNV. Al PSOE nadie le podrá achacar en esta etapa difícil falta de responsabilidad. Al contrario.

¿Si hay presupuestos en Madrid, cree que sería más fácil que hubiera en Aragón, incluso si Podemos no culmina la negociación que ha empezado con el PSOE?

El Gobierno de Aragón tiene que agotar todas las posibilidades para sacar adelante unos presupuestos con quienes le apoyaron en la investidura. Eso es lo lógico y lo razonable.

¿Considera que Podemos está obligado a llegar a un acuerdo con el PSOE tras el pacto que han alcanzado ZEC, los socialistas y CHA en el Ayuntamiento de Zaragoza, pese a que sigue la confrontación entre ellos?

Yo siempre entendí que los acuerdos en política funcionan así. Si usted gobierna en el Ayuntamiento y le apoyo los presupuestos, y yo gobierno en la Comunidad, usted respalda las cuentas autonómicas.

¿Cuál es su valoración del actual Ayuntamiento de Zaragoza que dirige Pedro Santisteve?

La gran transformación de la ciudad la hizo sin duda Juan Alberto Belloch, que supo diseñar proyectos, modificar el sistema de movilidad urbana y modernizarlo, urbanizar las riberas del Ebro y aprovechar el empujón de la Expo 2008. En estos momentos no conozco al actual alcalde ni al equipo de gobierno, ni conozco si ha llevado a cabo algún proyecto de futuro. Es verdad que los momentos no son comparables, pero en lo que va de legislatura al actual Ayuntamiento de Zaragoza lo veo parado y sin avances.

El cambio en el escenario político es notable tras el 26-J, pero hay un problema muy grave con el pulso secesionista de Cataluña. ¿Qué ha pasado?

España ha tenido una serie de crisis profundas en estos últimos ocho años: financiera, deuda, económica y social. Y algunos, como los independentistas catalanes, han pensado que había un momento de debilidad para echar un pulso al Estado, lo que ha provocado la crisis territorial, que es la más grave de todas.

¿Y cuál es el papel del PSOE en esta situación?

El PSOE apoya que el proyecto común de España no se vaya a pique. Esa es la posición, sin dudas. Una de las cuestiones de éxito de la democracia española desde la Constitución de 1978 es la España autonómica. Habrá quien quiera hacer una revisión de estos últimos cuarenta años, pero han sido los mejores años que ha tenido este país. España ha pasado de 4.000 a 30.000 euros de renta per cápita y ha llevado a cabo una de las descentralizaciones más profundas que se han hecho en cualquier otro país de la Unión Europea. Ahora bien, en este momento, el PSOE es un partido que cree que no se puede romper el modelo ni el esquema de modelo territorial, pero que hay que hace reformas para que esta Constitución tenga muchos más años de vigencia y para consolidar el modelo.

Usted y Lambán siempre han considerado a Aragón una pieza clave para el diálogo y sobre todo para el equilibrio en una zona con tantas tensiones nacionalistas. ¿Eso sigue siendo válido?

Me alegro que el actual Gobierno mantenga esa oferta y esa actitud, porque es importante para el conjunto de España. Aragón es un espacio de seguridad y de lealtad. Y hay que mantener esa línea, que también sirve apoyo a muchas apuestas estratégica del país en su conjunto, desde las infraestructuras hasta las conexiones internacionales.

¿Se refiere al Canfranc, entre otras?

Me refiero al Canfranc y al conjunto de las conexiones a través de los Pirineos centrales. Esto encaja en el discurso de que el Gobierno central, el Estado en su conjunto, tiene que hacer una apuesta por lo que significa Aragón en el norte de España.

¿Cómo ve la gestión del PP en España?

Esta legislatura acaba de empezar, así que habrá que esperar un tiempo. Pero en la pasada es evidente que ni yo ni el PSOE ha compartido para nada las políticas de austeridad y de recortes del PP y de Rajoy. Y así lo he dejado claro en los debates que he mantenido con él en el Senado a lo largo de estos años.

¿Es ahora posible llegar a acuerdos con Rajoy?

Sí, porque no tiene mayoría absoluta y con un PSOE que está actuando desde la responsabilidad, se podrá avanzar en acuerdos muy importantes para el país.

¿Y eso puede darse también en las autonomías, como Aragón?

Yo ya he dicho lo que pienso. En Aragón hay una mayoría de izquierdas que votó una investidura y esos grupos son los que tienen la responsabilidad de apoyar al Gobierno autonómico. Asimismo, Aragón ha ganado peso en España y ya se está viendo en asuntos como la financiación autonómica o las medidas hacia la despoblación.

¿Cree que por fin se reformará el modelo de financiación y se tendrán en cuenta las peculiaridades de Aragón?

Es preocupante, porque llevamos tres años de retraso en la reforma del sistema. Y me preocupa porque hay una presión extraordinaria de las autonomías que tienen más población para darle más peso a ese baremo que al envejecimiento, la despoblación o la dispersión. Y por lo tanto, Aragón y otras comunidades del interior tendrán que estar muy atentas para lograr compensaciones y equilibrios.

Si el PSOE no hubiera entrado en crisis, ¿habría sido posible un gobierno alternativo a Rajoy?

Fue posible, pero Podemos votó en contra (en referencia al pacto PSOE-Ciudadanos). Si hubiera respaldado a Pedro Sánchez habría un ejecutivo presidido por un socialista.

Entonces, ¿por qué hubo gestora y se forzó la dimisión de dimisión de Sánchez? ¿Por intentar pactar con Podemos?

No. El acuerdo con Podemos siempre estuvo encima de la mesa y nadie le puso vetos. El comité federal rechazó acuerdos que se basarán en partidos independentistas. Y no hubo más. El comité federal puso la línea roja en acuerdos con fuerzas soberanistas, no con Podemos.

¿El apoyo de Lambán a la gestora del PSOE para que Pedro Sánchez dimitiera fue un error?

Lo que hizo fue lo razonable. España no podía ir a unas terceras elecciones. Y el PSOE, tampoco. Lo que hizo Lambán fue un ejercicio de responsabilidad en un momento complicado y dramático para el país y para Aragón.

¿No tiene usted la sensación de que el electorado socialista va por un lado y la militancia por otro? ¿Que el electorado es menos radical?

Los militantes socialistas siempre han tenido una posición más escorada a la izquierda que nuestro propio electorado. Eso ha sido siempre así.

Y en esta situación, con la presencia de Sánchez y López en primarias tras lo que ha pasado, ¿es posible gobernar el PSOE?

De momento no ha empezado el partido. Habrá más candidatos, seguro. Y todo el mundo respetará la decisión que tomen los militantes. Es imprescindible que en el PSOE haya un equilibrio entre la legitimidad que tendrá un líder elegido en primarias y la que tendrá una ejecutiva que saldrá de un congreso. Esas dos legitimidades no pueden chocar, tienen que ser complementarias.

Eso va ser mucho más que complicado según quién gane las primarias, ¿no cree?

Sí, pero para eso tenemos que hacer unos estatutos que prevean esa posibilidad, porque esa es la realidad con la que vamos a convivir. El congreso tiene máxima legitimidad y por lo tanto tiene que ser compatible con lo que suceda en unas primarias.

¿Usted considera que Sánchez acierta al presentarse o está cometiendo un error tras la crisis que provocó?

Él tiene todo el derecho del mundo a presentarse. Pero tiene un problema y es que gestionar el partido al día siguiente de unas primarias no va a ser nada fácil.

¿El PSOE puede aguantar ahora una tensión así?

Ya digo que no es fácil de gestionar, pero ya ha habido momentos complicados, como pasó con Josep Borrell y Joaquín Almunia y se produjo este choque de legitimidades, Por eso es tan importante lo que se decida en este congreso, que se va a celebrar con un secretario general ya elegido. Por lo que tendrá que buscar encajes, equilibrios y adecuar los estatutos a esta nueva situación.

¿Teme que una confrontación de este nivel pueda acabar con Podemos por delante del PSOE?

El PSOE ha mantenido su posición de partido hegemónico de la izquierda en momentos de máxima dificultad. Los ciudadanos aprecian el esfuerzo de responsabilidad evitando unas terceras elecciones. No es casualidad que el presidente de la gestora, Javier Fernández, aparezca como el líder político mejor valorado. Estoy convencido de que el PSOE recuperará su posición de primer partido de España. Y por cierto, la crisis afecta todo la democracia occidental, también pasa en Gran Bretaña, en Francia, en Italia, en Alemania, en Austria, en Holanda… y en Estados Unidos.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión