Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Casi 60 iglesias, ermitas, palacios y castillos están ya en riesgo de desaparición

El Monasterio de Santa Fe es el último edificio histórico incluido en la lista que alerta del estado ruinoso de los bienes.

Monasterio de Santa Fe. El cenobio, entre Cuarte de Huerva y Cadrete, es la última incorporación a la lista roja de patrimonio.
Casi 60 iglesias, ermitas, palacios y castillos están ya en riesgo de desaparición
O. Duch

El Monasterio de Santa Fe, bien de interés cultural situado entre Cuarte de Huerva y Cadrete, es el último monumento aragonés que ha entrado en la lista roja del patrimonio que elabora Hispania Nostra y que alerta de aquellos edificios que sufren riesgo de desplome o están en ruinas. Aragón, con 59 edificios registrados (28 de Zaragoza, 26 de Huesca y 5 de Teruel) es la cuarta comunidad autónoma con más bienes en peligro, por detrás de Castilla y León, Andalucía y Castilla-La Mancha.

Hispania Nostra, que se creó para defender y rescatar el patrimonio cultural, pone el acento en aquellos inmuebles que han sido prácticamente abandonados a su suerte y que, si no reciben ayudas para su protección y restauración, acabarán desapareciendo. Hay iglesias, ermitas, castillos, palacios, yacimientos, construcciones industriales... La variedad es amplia, pero su problema es común: sobre todos pesa la amenaza de hundimiento o destrucción. La iglesia de la Asunción de Monreal de Ariza resume esta situación. Lleva cerrada 55 años y su interior está apuntalado con grandes andamios. La alcaldesa, Ángeles Lozano, indicó que están "pendientes" de las ayudas que se han solicitado para evitar que se caiga.

Un futuro poco esperanzador

"Si no se actúa de inmediato, el convento de Calanda se encontrará en una situación irreversible". Así de tajante se mostró el alcalde de esa localidad, José Ramón Ibáñez, al recordar el estado de ruina de este grandioso edificio religioso del siglo XVII, llamado el Escorial aragonés por su grandiosidad. Objeto de la especulación de sus antiguos propietarios, y del embargo en la actualidad, los alcaldes de Calanda, Torrevelilla y Castelserás –de los que depende– se encuentran atados de pies y manos para poder consolidar su estructura y evitar su ruina total.

En Huesca, donde hay catalogados 600 monumentos románicos, son muchos los edificios de esta y otras épocas que amenazan ruina.  Cerca de la capital oscense, junto al pantano de Tormos o La Sotonera, esta la torre de la Atalaya, del siglo X. Ha sufrido agresiones vandálicas y pintadas, señaló el experto en arte Antonio García Omedes. También peligran ermitas como las de Acín, Cenarbe, Bergosa o Abós. Esta última está cerca de Jaca y desde la carretera se ve cómo se va hundiendo entre nuevas obras  viarias. En el Somontano, en Ilche, se halla el palacio fortificado de Permisán. Data del siglo XVI y es BIC, pero ha sucumbido a la ruina y está a punto de caer.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión